ARA San Juan: el dolor sin filtro de una madre

Pulso Noticias dialogó con Luisa Rodríguez, madre de uno de los tripulantes del submarino. Contó en primera persona lo que significa vivir con la incertidumbre de no saber qué es lo que sucedió con su ser querido. Lleva un mes acampando en Plaza de Mayo esperando novedades a más de 255 días de lo ocurrido

Por Rafael Tossi

Ricardo Alfaro Rodríguez tenía 37 años al momento en que el submarino ARA San Juan (S-42) perdió comunicación con la Armada Argentina el pasado 15 de noviembre. A partir de entonces comenzó el suplicio de Luisa Rodríguez, mamá de Ricardo, que dejó su hogar en la provincia de San Juan para acercarse a Mar del Plata y desde allí tratar de saber de primera mano qué es lo que sucedió con su hijo.

Ignorada por las autoridades de la Armada y el poder político nacional, Luisa se encontró con los familiares de los otros submarinistas para empezar una lucha que todavía continúa y que lleva 255 días sin respuestas por parte del Gobierno. Pasando frío y con la impotencia de recibir sólo un silencio de radio por parte de aquellos que deberían ofrecer contención, las familias de los tripulantes se han instalado desde hace cuatro semanas en Plaza de Mayo esperando que el poder político escuche sus reclamos. Hasta ahora, la única contestación a sus pedidos ha sido la persecución judicial para sacarlos de la tradicional plaza, el espionaje contra ellos y un amedrentamiento físico que tiene como objetivo hacerlos callar y esconder sus reclamos.

En diálogo con Pulso Noticias, Luisa Rodríguez aseguró: “Soy una muerta en vida, me quitaron lo más importante que era mi hijo, que dejó sin un padre a dos de mis nietos. Me quitaron una parte de mi vida, ya nada es igual a partir del 15 de noviembre del año pasado”.

Esta madre coraje relata que lo peor que sucede en estos casos de pérdidas fatales “es no saber qué es lo que pasó con él, dónde está, no poder ir a entregarle una flor al cementerio y tenerlo presente de esa manera, es muy doloroso para todos nosotros, porque nos vemos como lo que les sucedió a las Madres de Plaza de Mayo, y sentimos un abandono muy grande por parte del Estado para con lo que nos está pasando. Es un descuido tan grande que nos duele a cada paso que damos”.

Luisa sostiene que “hay una burla del poder político hacia nosotros, nos denigran, nos abandonan a la buena de Dios. Ahora mismo vamos y miramos las embarcaciones existentes en nuestro país porque no los está buscando nadie a nuestros familiares, porque la espora que los estuvo buscando hace unos días se fue por el temporal. Cada vez que asistimos a este tipo de actos es como si nos estuvieran matando con un tiro al corazón, ver que los que deben hacer las cosas no las hacen, es un dolor enorme”.

“No paramos de llorar, de contenernos entre nosotros, de rezar para que nuestros hijos, esposos o hermanos sean encontrados y podamos aunque sea tener la oportunidad de llorarlos en paz. No tener eso es una tortura que no se le desea a nadie, todo ese sufrimiento que hace que poco a poco nos vayamos muriendo en vida y que saquemos fuerzas de donde no las tenemos para luchar contra un sistema que nos oprime con mentiras”, recalca Rodríguez.

Ocultamiento oficial

Tal es la tristeza que sufren los familiares de los tripulantes del ARA San Juan por estas horas, que Luisa ha abandonado temporalmente su trabajo como especialista en Terapia Intensiva en su San Juan natal para venirse a la Capital Federal a pedirle al presidente Mauricio Macri y al ministro Oscar Aguad que “den la cara y nos cuenten ellos qué es lo que pasó con nuestros seres queridos. Ellos saben qué ocurrió pero, por motivos que no sabemos cuáles son, lo ocultan”.

En ese sentido, explica que “si nosotros no sostuviéramos este reclamo, el submarino ya habría pasado al olvido. Los familiares estamos viviendo mal, fuera de nuestras casas encadenados a la plaza de Mayo, en hoteles que nos podemos pagar gracias a la solidaridad de la gente que se acerca a darnos apoyo y a pedirnos que no bajemos los brazos y sigamos peleando por conocer la verdad de lo que pasó con el ARA San Juan”.

La mamá del oficial segundo del submarino manifestó: “Yo lo dije la primera semana que se perdió el submarino, yo expresé que el Gobierno nacional estaba escondiendo algo, y esto es así sin dudas. ¿Por qué nos miente?, ¿qué es lo que está escondiendo?, eso es lo que queremos saber nosotros, evidentemente es algo muy grande lo que está escondiendo y que no quiere que nosotros los familiares, el pueblo argentino y el mundo lo sepamos. ¿Tiene miedo a un escándalo diplomático el gobierno?, a mí me parece que pasa eso”.

Rodríguez afirma que su hijo le dijo “‘mamá, el submarino tiene desperfectos y a lo mejor cuando salgamos no vamos a volver’. Pero hay una contradicción cuando han estado declarando en la Comisión Bicameral los jefes de la Armada: algunos de ellos dijeron que el submarino se encontraba en perfecto estado, cuando nosotros sabemos que pudo haber tenido algún desperfecto, ¿pero qué pasó que están escondiendo todo?”.

Y continuó: “No hay interés del oficialismo y del Gobierno nacional de buscar a nuestros familiares y al submarino. Quieren ganar tiempo por intereses mezquinos de cara a las elecciones del año que viene, pero no quieren bajo ningún punto de vista buscar a nuestros familiares. No hay interés en hacer esto porque evidentemente hay algo que están escondiendo, que están tapando, que puede ser algo grande”.

Estuvo en la paritaria docente
Lucha total

En otro de los tramos de su charla con Pulso Noticias, Luisa no escatimó sus críticas hacia el presidente al expresar que “Macri es un presidente ausente en diferentes problemas que atañen a la sociedad y a la República Argentina, como en este caso la pérdida del submarino. Se nos perdió un submarino con 44 tripulantes y ni al presidente Mauricio Macri ni al ministro de Defensa Oscar Aguad les interesa en lo más mínimo esta situación”.

Nosotros tuvimos que salir de la Base Naval de Mar del Plata porque no llegaba el pedido nuestro de que se esclareciera esta situación, y nos vinimos a acampar a la Plaza de Mayo, pero Macri pasa todos los días en helicóptero por arriba nuestro, nos ve que estamos ahí y no hace nada. Nosotros no vamos a bajar los brazos, no vamos a aflojar por más que nos vigilen, porque el Gobierno nos está vigilando con un dron. Nosotros no vamos a bajar los brazos, no nos vamos a rendir.

Asimismo, sentenció que “el Gobierno está realizando una acción de inteligencia contra nosotros, tuvimos y tenemos los teléfonos intervenidos. Somos madres, hermanas e hijas. El Gobierno nos está castigando básicamente por protestar ante su desidia, y quieren con el miedo sembrar incertidumbre para que las personas, los ciudadanos, no reclamen lo que es justo”.

Para Rodríguez, “es un desastre lo que Macri está haciendo con el país, vemos la educación cómo está, la salud, los jubilados, esto que pasó con el ARA San Juan. Pero él no siente dolor, nosotros decimos que este hombre no tiene los pies sobre la tierra”.

“No nos intimidan con todo el armamento que tienen para reprimir, no nos intimidan las balas de goma, los palos. Yo le digo a Macri y a Aguad que ya perdí un hijo, perdí lo más importante en mi vida, por lo que no me importa seguir perdiendo, pero les digo que ellos no deben estar en el lugar que están, porque no son aptos, yo les pido la renuncia a los dos porque son incapaces para ocupar el lugar que vienen teniendo de poder”, concluyó Rodríguez.

Comentarios

- Advertisement -