Trabajadoras municipales de las infancias piden un estatuto que las regule

Se trata de educadoras y auxiliares que se desempeñan en jardines de infantes y casas maternales del municipio. Presentaron notas al Ejecutivo y se reunieron con Dirección de Educación de Provincia, pero no hay novedades: cuidan niñas y niños en medio de una una grave precarización laboral

Durante los últimos días del mes de abril, en el comienzo de la tremenda segunda ola de Covid que azotó a la región, un grupo de trabajadoras de los jardines de infantes y maternales a cargo de la municipalidad de La Plata, explicaron a Pulso Noticias la durísima realidad de precarización laboral y ausencia de derechos a la que se veían sometidas diariamente.

Se trata de las Instituciones que pertenecen a la Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad, que realizan la actividad diaria de educar y acompañar a los niños de 45 días hasta los 12 años aproximadamente, pero que están inscriptas como empleadas municipales.

Un tiempo después de dar a conocer la situación en la que trabajan, volvieron a presentar una carta a Martiniano Ferrer Picado, Secretario de Cultura y Educación local, para reunirse con el objetivo armar el estatuto, que permitiría una adecuación legal a la forma irregular en la que trabajan.

Noelia Aval, una de las educadoras que puso la cara y la voz para mejorar estas condiciones, expresó a Pulso Noticias que, a pesar de haber tenido un poco más de visibilidad, no obtuvieron la reunión, ni hay cambios en la forma de trabajo, y sigue habiendo “muchos niños y niñas que están a cargo de muchas trabajadoras que no son docentes y que viven una terrible realidad laboral”.

“Hay familias que llevan a sus hijos a las instituciones y no saben lo que pasa, algunas sí y deciden seguir haciéndolo”, agregó y expresó que “buscamos apoyo de la sociedad para que se sepa de la realidad de cómo se vive en las instituciones municipales de educación: no hay seguimiento, no hay concursos, son formas ilegales”, sintetizó.

Noelia, por manifestarse, fue eliminada de algunos grupos de trabajo, y ella hizo una denuncia de violencia laboral. A raíz de esto fue convocada por una instancia de educación provincial, la Dirección de Educación de Gestión Privada (DIEGEP), que forma parte de la Dirección de Cultura y Educación Bonaerense. Se trata del organismo que habilita y supervisa los CADI, centros de atención de atención y desarrollo infantil.

En dicha reunión, según recordó Aval a Pulso Noticias, la funcionaria le expresó que sabía de lo que sucedía en esos lugares, pero al realizar la nota de cierre del encuentro, expuso que no sabía nada de lo que pasaba.

Por otra parte, esta educadora que denunció la situación a Pulso Noticias, también mencionó como responsable de la situación a la Inspectora de Enseñanza municipal, Viviana De Cecco, “ella también tendría que trabajar en la legalizacion de las cosas, pero ella está ahí sin haber tenido un concurso”, agreǵo.

Proyecto para estatuto

Dentro de una gran cantidad de irregularidades y situaciones de precarización, el grupo de docente y auxiliares municipales en espacios de niñez y adolescencia, están solicitando la apertura de un estatuto que regule su trabajo: “Queremos ser reconocidos por nuestra labor y vocación; siendo esto último fundamental para desempeñarnos día a día, como formadores de sujetos sociales, revirtiendo la situación de prejuicio y discriminación a la que estamos sometidos al ser considerados cómo empleados y empleadas municipales, lo cual ordenaría la Educación Municipal en todos los aspectos”, expresan en un pedido de firmas interno.

Agregan allí que “jerarquizar al personal docente del Municipio, no sólo desde la perspectiva económica sino también del reconocimiento de su labor”.

Tal como expresaron en la nota de abril para Pulso Noticias. Las trabajadoras sintetizaron que “trabajan sin un Estatuto que regularice o supervise la tarea con derechos y obligaciones, nos limita en todos los sentidos”, y mencionaron cargos directivos, de inspectores y subsecretarios que no son concursados. Respecto a los contratos afirmaron que «en la mayoría de los casos somos contratadas/mensualizadas por 3 meses”. Que las suplencias no son abiertas de público conocimiento para todas las docentes y no docente, que en los casos donde las suplencias se toman, estas docentes “no tienen derechos (enfermarse, quedar embarazada, tener algún tipo de accidente, hacer paros, entre otras) ya que esto tiene como consecuencia la pérdida de la misma”.

Respecto a lo que sucede dentro de las instituciones, el grupo de trabajadores municipales docentes y no docentes expresaron que dentro de las mismas “hay personal que no es docente a cargo de niños en las salas ocupando el rol de maestra/preceptora. Manifestaron así la existencia de maltrato con alumnos y docentes “al no haber seguimiento”. Mencionaron robo de dinero y mercadería de las instituciones, que solo terminan en traslados y actas encajonadas.

Comentarios

- Advertisement -