Entrevista a Arnaldo Bocco: “Hay un agotamiento del modelo económico”

Así se lo afirmó a Pulso Noticias el expresidente del Banco Central, Arnaldo Bocco. Además, aseveró que tras el acuerdo firmado por el gobierno con el FMI se instrumentarán con mayor fuerza las “políticas de shock” por parte de las autoridades económicas

Recesión, caída en el consumo y en el poder adquisitivo de la población, descenso de la producción, aumento del desempleo, tarifazos, inflación incontenible, dólar por las nubes, vacilaciones financieras. Estas son algunas de las palabras que resumen por estas horas la frágil economía argentina, sembrando una sensación de incertidumbre de cara al corto y mediano plazo a buena parte de la sociedad.

Para entender mejor estas variables macro y microeconómicas, Pulso Noticias se puso en contacto con el expresidente del Banco Central, Arnaldo Bocco, quien criticó con dureza el modelo económico que lleva adelante la administración de Cambiemos, a la vez que alertó por el “fuerte peligro” que pueden representar para el país las medidas que viene ejecutando el ministro Nicolás Dujovne para contener la crisis.

– ¿Cómo evalúa la gestión de Mauricio Macri en materia económica?

– Desde que asumió en diciembre de 2015, Mauricio Macri ha venido llevando adelante un ajuste ortodoxo, de estilo tradicional, como el que aplicó Onganía, después del Rodrigazo, como se aplicó con Martínez de Hoz, como se aplicó en 1989, en 2001. Ni bien asumió devaluó la moneda en forma creciente, y en los últimos meses sufrimos una nueva devaluación y ya se habla en los círculos oficiales de que la misma continuará con el correr de los meses, lo que significa que va a seguir cayendo el salario real y los sectores populares van a seguir perdiendo poder adquisitivo. Es el ciclo histórico de la Argentina, donde cada vez que gobierna la centroderecha toma decisiones de política económica de trasladar ingresos del ámbito urbano asalariado al ámbito rural y productivo de una industria que es bastante deficiente, y el gobierno con sus medidas no alienta un crecimiento, sino todo lo contrario.

– ¿Esta falta de éxitos económicos hizo que el gobierno nacional tuviera que recurrir al FMI como última medida de “salvación” de su plan económico?

– El gobierno terminó recurriendo al Fondo víctima de su propia incapacidad para poder contener la crisis. Creyeron que iban a frenar a los sectores compradores de dólares poniendo gran cantidad de dólares baratos en el mercado, y eso lo único que logró fue que unos pocos hicieran grandes negocios comprando barato y vendiendo caro. El volver al FMI significa además el estrepitoso fracaso del llamado “gradualismo económico” que Mauricio Macri quiso implementar en su primera etapa de gobierno. Ahora se recuesta en el sector más ortodoxo de la economía para tratar de capear una crisis que ellos mismos generaron producto de lo que podría llamarse una mala praxis en materia monetaria y financiera.

– ¿Cree que la economía se puede llegar a recuperar de cara a los próximos meses?

– No puedo ser optimista en vistas de las recetas que vienen utilizando, pero lo que sí puede vislumbrarse es que hay un agotamiento del modelo económico de Cambiemos, con un deterioro muy fuerte de todos los indicadores macroeconómicos, con un nivel de deuda externa que ha crecido más de 150.000 millones de dólares de diciembre de 2015 a esta parte, con un dólar que sigue en alza, entre otros temas, que hacen que las expectativas económicas y sociales sean negativas de cara al corto y mediano plazo, con mayor recesión, desempleo y una caída en el bienestar de gran parte de la población.

– ¿Se viene una etapa de “ajuste de shock” por parte del gobierno?

– El shock ya es manifiesto en todas las medidas que se vienen implementando desde el acuerdo con el Fondo Monetario. Es viable que en los próximos meses se vuelva a insistir por parte del gobierno en agudizar aún más la reforma previsional aprobada en diciembre del año pasado, o que se vuelva a la carga con proyectos flexibilizadores en materia laboral calcados de los años 90, que significaron un gran retroceso para los trabajadores y grandes ganancias para unos pocos empresarios. Igualmente, estas son medidas que se están estudiando en el gobierno pero todavía no se han lanzado porque esperan un momento de buenas noticias económicas para ejecutarlas, ya que sabe que todas ellas son medidas que poseen un amplio rechazo popular y que le harán pagar un alto costo social, que no puede soportar por estas horas.

– Uno de los temas que más preocupa a un sector de la sociedad es el aumento constante del dólar, que luego repercute en un aumento de todos los productos de la canasta básica, ¿por qué ocurre esta situación?

– El Estado ha dado plena libertad, y lo que es más grave aún es que la cantidad de dólares que se tranzan en el mercado negro es parte igual a lo que se moviliza en el mercado legal. Lo grave es que en estos días hay una gran demanda de dólares y hay una sospecha de que los bancos no están vendiendo divisa extranjera por temor a una devaluación aún más alta de la que se viene dando. Lo que debería hacer el Estado es tener una política económica que lleve tranquilidad a la gente, pero con este nivel de cierre de empresas, con la desocupación, la caída de salarios y el poder de compra que han perdido los jubilados hay una importante cantidad de dudas que tiene una cantidad de gente sobre el éxito que pueda llegar a tener el programa económico que ahora depende del visto bueno del FMI.

– ¿Qué impacto tienen los tarifazos en la sociedad?

– Hay sectores que pueden afrontar cambios en las tarifas, en los combustibles, en los precios de los bienes de primera necesidad, y otros que no, que ante el ajuste saben qué representa la pérdida del poder adquisitivo, lo que implica la recesión en la economía, la disminución del nivel de actividad y el aumento del desempleo, no pueden mirar para otro lado. Cuando el presidente dice que le duelen los ajustes que se están haciendo, lo lógico no es que a la primera autoridad de la Argentina le duela lo que está haciendo, sino que él tendría que evitar que pasaran las cosas que están pasando. Culpar siempre al gobierno anterior de lo que ellos están llevando adelante no es una causa que necesariamente justifique con profundidad el cambio en la distribución de ingresos, la reducción del gasto social, los cambios en el sistema educativo. La verdad que no parece que todo estuviera tan bien como ellos dicen en sus discursos.

– ¿Cuál es entonces el escenario que le espera a nuestro país para lo que queda de 2018?

– La Argentina en este 2018 tiene un escenario por demás negativo, con una caída en su PBI que diferentes consultoras económicas, aún las más cercanas al gobierno, calculan que oscilará entre 0,5% y el 1%, con una disminución en el nivel de actividad que traerá aparejados graves problemas de empleo en todo el país, que conllevará a su vez inconvenientes sociales que el gobierno está dispuesto a pagar con tal de hacer cerrar las cifras de los números de la macroeconomía a lo que ellos proponen y a los que lamentablemente están dispuestos a cumplir para seguir recibiendo plata del Fondo Monetario.

Comentarios

- Advertisement -