“Debemos apostar a que las empresas se instalen en la ciudad”

Luciano Alessio, referente de Asociación Puente, que impulsa Miguel Pichetto en la ciudad de La Plata, visitó la nueva redacción de Pulso Noticias en el marco del ciclo “Entrevistas en Piso”. A pocos días del cierre de listas, cuenta por qué aspira a una banca en el Concejo Deliberante y ofrece su mirada sobre distintos temas de la realidad local, especialmente el comercio, sector del cual proviene 

Luciano Alessio, comerciante, desde hace dos años forma parte -junto a un grupo de jóvenes profesionales- de la Asociación Puente, espacio político que impulsa el ex senador nacional Miguel Ángel Pichetto en la ciudad de La Plata e integra el armado de Juntos por el Cambio. A pocos días del cierre de listas, el joven de 38 años aspira a conseguir una banca en el Concejo Deliberante para, según promete, “llevar la voz de todos los comerciantes de la ciudad”.

A continuación, la entrevista completa:

Pulso Noticias (P.N.): —¿Cuáles son los temas más urgentes en la agenda de políticas públicas post-pandemia para la ciudad?

Luciano Alessio (L.A.): —Lo principal es generar puestos de trabajo. En La Plata cerraron más de 2200 comercios y mantener dos o tres empleados por local, se hizo muy difícil. Hay que apostar a que las empresas vengan a instalarse a la ciudad. De esa forma, habrá crecimiento. Hace poco, el intendente Julio Garro anunció que las empresas que se instalen en la ciudad no pagarán tasas municipales por diez años. Eso está muy bien. Insisto: tratar de fomentar el trabajo es lo que necesitamos. De acá al año que viene, a medida que pase el tiempo, seguramente muchos locales sigan cerrando porque ya no tienen asistencia del gobierno provincial ni nacional. Los ATP, por ejemplo, dejaron de darse.

P.N.: —¿Alcanza solo con la eximición del pago de tasas para que las empresas vengan?

L.A.: —No. Creo que se tienen que alinear el gobierno nacional y el provincial. El municipal puede hacer algo a nivel local, como la exención de tasas o algún impuesto, pero si de arriba no bajan una línea clara, es difícil. Por ejemplo, créditos a tasas fijas a unos cuantos años, cosa de que un tipo pueda venir, instalar su industria, comprar máquinas y tomar gente. También sería bueno una reforma que apunte a una quita de impuestos, para allanarle el camino a ese emprendedor. Es por ahí.

P.N.: —¿Cómo fue que decidiste incursionar en la política?

L.A.: —Yo fui comerciante toda la vida, desde chico, en distintos rubros. En 2019 me sumé a Puente, donde venimos trabajando desde hace bastante. Dentro del espacio hay chicos que vienen de la política y otros que no, como es mi caso. Hoy en día, a raíz de la pandemia, el comercio es uno de los rubros más golpeados. Entonces mi idea es aportar con lo que sé, con mis ideas, con una serie de proyectos que venimos trabajando en conjunto. La idea es llevar adelante la agenda de los platenses.

P.N.: —¿Cómo imaginas tu rol cómo concejal? ¿A dónde apuntarán más tus intervenciones?

L.A.: —Quiero llevar la voz de todos los comercios de la ciudad. Desde hace bastante estamos en una mesa de trabajo con las distintas cámaras de comercio (Amigos de Calle 12, City Bell, Los Hornos, entre otras). Trataré de llevar las demandas de ellos y de los vecinos en general. Siempre hay pedidos, como asfaltar una calle, poner alumbrado, u otros. Trataremos de abarcar y llevar todos los proyectos que se puedan al Concejo. 

P.N.: —Cómo está conformada la Asociación Puente y cómo se posiciona dentro de Juntos por el Cambio?

L.A.: —Venimos de la rama de Miguel Pichetto, dentro de lo que es el peronismo republicano. Somos un equipo de jóvenes de entre 30 y 45 años, entre los que hay comerciantes, abogados, contadores, ingenieros y otros. Cada uno tiene su idea y trata de ir volcándola al Municipio, que nos ha abierto las puertas para sumarle algo a la ciudad. Es un proceso que se fue dando naturalmente porque empezamos a trabajar con Pichetto cuando estaba en el Peronismo Federal y hoy todos somos parte del mismo espacio. En las elecciones de 2019, cuando Miguel se presentó como candidato a vicepresidente, acompañamos a Julio Garro en la ciudad y ahí empezamos a trabajar.

Alessio, durante la entrevista que mantuvo con Pulso Noticias en su nueva redacción

P.N.: —Recientemente estuviste haciendo recorridas por distintas zonas, como el centro comercial de calle 8 y comedores barriales ¿Qué percibiste en esos encuentros con la gente?

L.A.: —En cuanto a los merenderos y comedores, especialmente los que están en las afueras del Casco Urbano (Los Hornos, Villa Elvira, Lisandro Olmos, etc.), hay una necesidad terrible. Nos dijeron que en un momento había registrados unos 150 comedores y merenderos y hoy hay más de 300. Es una situación que se ha agudizado en el último tiempo. Con algunos de estos centros venimos trabajando hace un año y pico: les llevamos mercadería, cocinamos con ellos algunos días, entre otras acciones. En cuanto a los centros comerciales, la mayoría de los reclamos giran en torno al valor de los alquileres, el pago de impuestos y la baja generalizada del consumo. En el centro, al no funcionar ministerios ni muchas dependencias de gobierno, bajó mucho la circulación. 

P.N.: —¿Cómo considerás el manejo de la pandemia por parte del municipio hasta el momento? La Plata fue una de las ciudades que tuvo este año un pico de casos muy fuerte en el marco de la segunda ola de la pandemia. ¿Crees que faltaron controles o medidas que frenen el impacto del virus?

L.A.: —El año pasado, especialmente, hubo muchos meses de parate dispuesto por el gobierno nacional. La gente de La Plata no es que se relajó y decidió salir, sino que necesitaba trabajar. Ese es el tema. Si al tipo que tiene un negocio le decís que tiene que estar tres meses cerrado, ¿sabés lo que es para él tener que seguir pagando impuestos, alquiler y servicios aún sin trabajar? La ley de alquileres que salió nadie la respeta. Hoy en día te pueden decir: “El aumento es del 100%. Si te gusta, bien, sino andate”. A aquel que tiene un comercio hace 50 años, lo matas y no le queda otra que cerrar de un plumazo, como ocurrió con La Veneciana o la París. La gente se cansó y tuvo que abrir por necesidad. En cuanto a los controles, tampoco fueron demasiado efectivos por parte de la Nación o la Provincia. Los municipios hicieron lo que pudieron.

P.N.: —¿Creés que hubo favoritismos en la apertura de comercios? Hubo sectores, como los salones de fiestas, a los que no les dejaban trabajar, pero al mismo tiempo bares y cervecerías funcionaban a tope, siendo que allí había más riesgo de contagio…

L.A.: —Algo similarpasó con los colegios. Yo creo que no son un foco de contagio y, sin embargo, no los abrieron. Recién ahora los empezaron a abrir. Yo no sé ahí como fue la decisión que tomaron, por qué la hicieron. Porque una casita de fiestas, con un protocolo, con 20 personas, lo podés manejar. Igual que un colegio con las burbujas. Se vio claramente: ibas por diagonal 74 y era un mundo de gente de un lado para el otro. Yo creo que va en cada uno cuidarse y cuidar al de al lado. Es una responsabilidad individual.

P.N.: —¿Estás al tanto del Código de Convivencia que plantea el Municipio? Dentro de los puntos está el trabajo en la calle de los manteros, lo que le llaman comercio “ilegal” o no formal. Existe ahí una tensión con los comerciantes. ¿Cuál es tu visión sobre esa situación?

L.A.: —Se ve mucho en calle 12, los manteros están por todos lados. Tenes, por un lado, al tipo que vende carteras en su local y paga 200 lucas de alquiler; y por otro, al mantero que vende exactamente la misma cartera y no paga ni un impuesto. Nosotros estuvimos hablando con “Pelusa”, un muchacho que tiene la feria de calle 80 y la idea era meter ahí a los manteros de calle 12 y de diagonal 80. Pero bueno, no quisieron ir por cuestiones de circulación de gente. No es lo mismo estar allá que en pleno centro. Yo creo que hay que reorganizarlo y tratar de que, aunque sea, paguen un impuesto”.

P.N.: —Es una situación compleja. Es difícil pensar que ellos busquen esta situación de estar en la calle y vender ahí. A nadie le gusta estar en ese lugar.

L.A.: —Nosotros fuimos a recorrer la feria de 80 y está muy bueno el lugar. Hicieron boxes. Lo que pasa es que son ferias que abren jueves, viernes y sábado. Son limitadas. Acá vos sabés que están de lunes a lunes vendiendo en la calle. Pero bueno, hay que buscarle la vuelta para que haya un equilibrio: ponerles días para que trabajen o correrlos a otras calles que no sean tan transitadas. Porque si no es una competencia muy tensa con el comerciante que paga impuestos y que ve cómo otro tipo vende las mismas cosas a mitad de precio.

P.N.: —De las iniciativas que venías trabajando, ¿hay alguna que se pueda adelantar en caso de que llegues al Concejo?

L.A.: —Hay una que estamos trabajando con los centros comerciales, para reactivar el consumo interno. Se trata de abarcar todo lo que es calle 8, 12 o Los Hornos, e impulsar distintos días de descuento en cada lugar. La idea es que podamos ir reactivando los centros comerciales, que hoy están muy castigados. Especialmente el de calle 8, con el que estamos trabajando un proyecto por el tema de las galerías. Allí hay muchas, la mayoría muertas, porque se dejaron de usar y eso hace que se vayan mudando para otros lugares. Muchos negocios se fueron para 12, otros para la zona del Baxar (6 y 50) donde se pusieron muchas casas de ropa. Estamos viendo qué se puede hacer en 8 para levantarla un poco.

P.N.: —La Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP hizo un estudio que indica que el 64% de los comercios en La Plata registraron caídas en las ventas durante el primer trimestre del año. Muchos de ellos, incluso, han cerrado…

L.A.: —Si, yo estoy trabajando con la Asociación de Comerciantes Amigos de Calle 12 y cuando empezó la pandemia había tres locales cerrados por cuadra. Hoy en día no quedó ninguno, se alquilaron todos. Se vino mucha gente de 8 para 12, ya sea por el flujo de gente u otros motivos.

P.N.: —El comercio venía en crisis y con la pandemia se profundizó. Los hábitos de consumo también han cambiado: hoy en día se compra mucho por internet. ¿Qué hacer mientras tanto con ese local vacío, con aquel comerciante tradicional que no se adaptó?

L.A.: —El que no se adaptó directamente tuvo que cerrar, mientras que el que permanece en pie tiene que competir con alguien que alquila un departamento, te vende on line y lo único que necesita es internet, un teléfono y pagar publicidad en Instagram. Eso hace que baje el costo de un producto, porque el que hace eso no tiene que pagar empleados, ni grandes sumas en alquiler y eso también es mucha competencia. Creo que eso vino para quedarse. Hay que adaptarse y ver cómo lo vamos manejando.

P.N.: —¿Qué debe fortalecer o mejorar el oficialismo de cara la elección de septiembre y-por qué no- mirando a 2023?

L.A.: —Creo que no tiene que haber más grietas, tanto dentro del oficialismo como en la oposición. Hay que trabajar en conjunto, seriamente, y darle una solución a la gente que la necesita. Juntos por el Cambio está sorteando las internas que tenía, las está acomodando y creo que eso es bueno para todos. Buscaremos hacer una buena elección y luego llegar lo mejor posible al 2023.

P.N.: —¿Qué expectativas tenés a pocos días del cierre de listas ¿En qué lugar te ves?

L.A.: —Espero verme en la lista, estamos trabajando para eso desde hace bastante. Todo depende del armado que haya acá en La Plata y que Julio (Garro) tenga consideración de todo lo que venimos trabajando y haciendo. Hay que esperar. Yo tengo la confianza de que vamos a estar, y si no, seguiremos trabajaremos desde donde nos toque, tal como lo venimos haciendo.

Comentarios

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Necesitamos más gente así, con gestión privada, que conozca la calle y la situación de los comerciantes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre