Producción especial: Fasacal, la calera del terror

Entre la década del ´40 y del ´80, en el barrio Hernández de La Plata funcionó la fábrica de cal FASACAL. En 2019, la calera fue señalada en la justicia federal como un centro de tortura y exterminio que funcionó entre 1974 y 1989. Conocé en profundidad qué sucede con la exfábrica platense

Una producción de Paola Álvarez, Camila Gallo y Estefanía Velo para Pulso Noticias

Tal como viene informando este medio, un vecino de Hernández, sobreviviente del terrorismo de Estado, denunció en junio de 2019 que dentro de la exfábrica FASACAL torturaban, mataban y quemaban personas

Él se crió enfrente de la fábrica, sobre calle 511, en una zona poco poblada en esos tiempos. Durante su juventud cuidaba los animales de su padre: las gallinas y las vacas; y también jugaba dentro del predio de FASACAL. Esas tierras fueron parte de sus primeros años de vida.

Allí vio cómo le disparaban a personas, cómo los trasladaban en los vagones del tren exramal Brandsen, y también cómo tiraban esos cuerpos dentro de los hornos con lo que producían la cal.

La familia Larran 

La exfabrica FASACAL es propiedad de Larran, una reconocida familia platense de pertenencia al poder judicial. El presidente y director de la empresa es Jorge Mario Larran (padre), funcionario civil de la última dictadura militar en el municipio de La Plata. Su esposa, Elsa Angela Spinedi, es directora de FASACAL; su hijo Germán Larran, es el actual Subsecretario de Gestión Ambiental de la ciudad, y también forma parte del directorio de la empresa. 

Germán Larran además es consultor de medio ambiente en el Ministerio de Transporte de la Nación; y entre 2005 y 2014 ocupó cargos como funcionario del gobierno de la provincia, específicamente en el OPDS.  

Sumado a estos vínculos familiares, otro integrante de la familia Larran fue funcionario judicial en la última dictadura militar. Francisco Marcelo Larran nació en 1931, fue abogado, trabajó como secretario en diferentes juzgados de la provincia; y se jubiló en 1973 siendo juez en la Cámara Civil y Comercial del Departamento Judicial de San Isidro. En 1976 fue convocado para ser Juez de la Cámara del mismo fuero de La Plata, y de allí ascendió a ministro de la Suprema Corte de la Provincia, cargo que dejó en 1983, tal como informó el diario El Día en 2009 al conmemorarlo en el día de su fallecimiento.   

Un vivero en la fábrica

El predio de la fábrica abarca 32697 metros cuadrados, y está emplazado entre 511 y 510 de 25 a 31. A fines de la década ´80 tras el cierre definitivo de la fábrica quedó totalmente abandonado. 

A medida que pasaron los años el predio de la ex FASACAL seguía acumulándose de basura y los vecinos comenzaron a denunciar que el lugar se había convertido en un basural a cielo abierto.  

En 2010 un grupo de jóvenes del barrio se autoorganizaron y comenzaron a recuperar esas tierras para que sea un pulmón verde del barrio. Realizaron diversas actividades educativas, culturales y agroecológicas, a pesar de que desde 2018 la familia Larran comenzó a hostigarlos y a denunciarlos por usurpación.

Germán Larran presentó dos denuncias en la justicia penal para obtener la apropiación de esas tierras. Sin embargo, fueron rechazadas ya que no estaban cometiendo ningún tipo de delito. 

No conforme con ello, el funcionario municipal avanzó con una denuncia en la vía civil la cual fue acompañada a fin del año pasado por el juez Héctor Iacomini, titular del Juzgado Civil y Comercial N° 21 de La Plata. Sin embargo, debido a la Ley 15193 sancionada el pasado octubre en la cual se suspenden los desalojos judiciales en la provincia de Buenos Aires hasta el 31 de marzo, no pudieron avanzar. Finalmente se concretó el desalojo el pasado 28 de junio aunque pesaba un medida de no innovar en el predio.

Foto aerea del predio de la exfábrica FASACAL, en Hernádez, La Plata. Foto: Pulso Noticias

La impunidad en topadora

A pesar de que la fiscalía federal haya pedido el cierre de la causa ante el impactante testimonio de Juan Carlos Guillermet, el juez Kreplak decidió avanzar en la investigación y dictó una medida de no innovar en el predio. Es decir, que no se puede modificar el terreno.

Sin embargo, la justicia provincial hizo ojos ciegos a esa medida y avanzó con el desalojo. Sumado a ello, la práctica patoteril de Germán Larran continuó: se hizo presente nuevamente en el predio con la topadora de la Municipalidad de La Plata, y días posteriores envió a personal municipal para talar árboles de la zona. 

En paralelo, el juez solicitó la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) quienes se hicieron presente el pasado jueves 15 de julio para comenzar con las inspecciones del lugar. En los próximos meses se conocerán los resultados.     

Los empresarios que fueron cómplices con la última dictadura cívico militar todavía gozan de total impunidad. Ahora la mira de la justicia apunta a los directivos de FASACAL SACI, y prontamente se develará la verdad de las páginas más oscuras de nuestro país.

Leé más sobre FASACAL

Comentarios

- Advertisement -