Agrotóxicos, salud infantil y una herramienta de prevención

La Sociedad Argentina de Pediatría elaboró un documento en el que remarca la importancia de utilizar una Historia Clínica Ambiental a través de la cual se puedan indagar las condiciones de vida de las y los niños que llegan a los hospitales

A través de un documento de 180 páginas, denominado “Efecto de los Agrotóxicos en la Salud Infantil”, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) decidió hacer un recorrido que va desde la historia de la exposición a pesticidas en Argentina de la población pediátrica hasta el efecto de los agrotóxicos en el desarrollo embrionario y en el sistema nervioso infantil, pasando por una exhaustiva descripción de la forma en la que se expresa la toxicidad de los herbicidas en el corto y largo plazo.

En ese sentido, según señala el trabajo, la utilización de una Historia Clínica Ambiental (HCA) en la que se puedan indagar las condiciones de vida de niñas, niños y adolescentes que llegan a hospitales con diversas patologías resulta clave para poder sistematizar la relación entre las enfermedades y el uso de agrotóxicos.

La importancia del contar y utilizar una HCA es destacada por varios de los autores del trabajo, como la médica pediatra Marta María Méndez, que en su capítulo 10 sobre “Toxicidad de los Herbicidas” describe las características de las intoxicaciones agudas (aquellas cuyos síntomas se dan después de una exposición reciente) frente a compuestos como Paraquat, los acidosfenoxialquílicos 2,4 D y los derivados de aminoácidos (Glifosato) y también menciona la toxicidad crónica.

“La toxicidad crónica es el resultado de la exposición reiterada, durante un largo período de tiempo, a dosis que aisladamente no ejercen efectos tóxicos notables. La exposición medioambiental es la principal fuente de intoxicación, ya que estas sustancias contaminan el aire, el agua y el suelo, así como los alimentos“, detalla Méndez en el documento.

En el trabajo, el médico pediatra Medardo Ávila Vázquez, Coordinador de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, recordó que “desde el año 1996 la cantidad de pesticidas que se aplican en el país aumenta permanentemente por la extensión de cultivos de semillas genéticamente modificadas”.

“Actualmente esos cultivos cubren 30 millones de hectáreas de un territorio donde viven (en pequeñas ciudades y pueblos) más de 12 millones de personas y tres millones de niños. Esta es la población expuesta a pesticidas por vivir en regiones donde estos se utilizan intensamente”, describió.

Por último, la médica pediatra María Gracia Caletti, miembro del Comité de Salud y Ambiente de la SAP, señaló que el objetivo del documento es “brindar a todos los pediatras del país información actualizada sobre los efectos de estas sustancias en la salud infantil. Se trata de una herramienta para hacer prevención, educación comunitaria, diagnóstico y consultas oportunas en centros especializados”.

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre