Síntomas de la crisis: caen salarios y suben las ganancias empresariales

La realidad económica sigue golpeando a los sectores más desprotegidos. Sueldos que corren atrás de la inflación y lucro creciente para los empresarios. Disparidades que quebrantan a la sociedad

La crisis económica que sufre la Argentina no se detiene, y los datos brindados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), más que generar ilusiones positivas sobre lo que vendrá, nos invitan a estar atentos a una realidad que recrudecerá los síntomas negativos, afectando de sobremanera a los más humildes.

En los últimos días, las cifras dadas por el organismo estadístico indican que la participación de la masa salarial en el valor generado en la producción cayó un 2,3% en el primer trimestre de este año en comparación con 2017, al bajar del 53,8% al 51,5%, Esto significa que, a medida que avanza la recesión y el estancamiento económico, los sueldos de los trabajadores decaen en forma sustancial, a la vez que las ganancias de los empresarios crecen sin parar.

El llamado costo laboral, tan temido por los empresarios y las mentes económicas, ha bajado en un fuerte número, mientras que los dividendos de las empresas han crecido sin cesar, lo que ha evidenciado que en los primeros tres meses de 2018 el trabajo en negro creciera un 5,8% con respecto al año pasado, mientras que el empleo legal y registrado creció sólo el 1,1%, es decir, todo ese dinero que el empleador se “ahorra” va a parar a sus bolsillos, acrecentando sus dividendos.

Este “cuco” del costo laboral expuesto siempre por los economistas liberales como la causa de todos los males de la economía que no permite crecer al país, se derrumba ante los propios datos oficiales, ya que a pesar de que los sueldos corren atrás de la inflación, con paritarias que han cerrado a la baja, el blanqueo laboral mediante una reducción de las cargas patronales para los sueldos más bajos y los beneficios desde el Estado a la hora de tomar nuevos trabajadores, no sirvió para que creciera el empleo registrado, lo mismo que la desocupación, que en las grandes ciudades del país alcanza los dos dígitos.

Si se mira al futuro cercano, puede observarse que el acuerdo del gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) incluye que en los próximos meses se avancen con medidas tendientes a una reforma laboral que tienen puntos como una mayor precarización laboral con pasantías que pueden llegar a un año de duración, rebaja de las contribuciones patronales a la seguridad social, convenios laborales a nivel de rama o empresa, quebrantamiento de los Convenios Colectivos de Trabajo, entre otros temas, que incrementarán la conflictividad social y las movilizaciones serán aún más frecuentes que las que pueden verse por estas horas.

Este revival de los años 90 que vive la Argentina hoy, ha llevado a un fuerte deterioro en las condiciones de trabajo y a un fuerte retroceso en la distribución del ingreso, donde los que más tienen ganan más y son cada vez menos, y los que menos tienen ganan cada vez menos y son muchos más cuantitativamente.

Comentarios

- Advertisement -