Vinos que unen, pero que también incluyen

Dos bodegas familiares, una mendocina y otra rionegrina, marcan tendencia en materia de compromiso social con proyectos inclusivos. En diálogo con Pulso Noticias, María Cruz De Angelis de Bodega Aniello y Francisco Rodríguez de Corbeau Wines, nos detallan cuáles son aquellas iniciativas cuyo fin va más allá del mercado

Por Romina Soliani para Pulso Noticias

Existe una especie de eslogan en el mundo del vino que basta con experimentarlo para dar fe de su certeza: el vino une. Es que alrededor de una bebida tan noble también se tejen lazos y voluntades que trascienden el ámbito de los negocios, reflejándose en acciones comprometidas con la sociedad. Ejemplo de ello son las iniciativas de Bodega Aniello y Corbeau Wines, quienes supieron integrar al mundo del vino una mirada inclusiva.  Pensar en y sentir junto al otro, esa es la misión, en convivencia con la elaboración de producciones de excelencia.

Si bien no son pocas las empresas del sector vitivinícola que de una u otra forma acompañan proyectos de entidades de bien público del país, sea en la promoción de actividades culturales o brindando apoyo económico, ambas bodegas además lo hacen de un modo disruptivo.

Iniciado este mes la bodega mendocina Corbeau Wines lanzó una innovadora campaña para un sector tan identificado con la tradición: “Wine is Love”,  la primera de la industria del vino en apoyo a la diversidad. Una edición limitada de botellas, a través de la cual la bodega apoya la lucha por el respeto de los derechos y el reconocimiento de la igualdad de adolescentes y jóvenes LGBTIQ+. La acción es impulsada por la Asociación Ciclo Positivo, y lo recaudado se destinará a financiar el programa “Estamos Juntes”.

Francisco Rodríguez, representante de la marca y miembro del establecimiento vitícola, nos cuenta que la decisión “ha generado muchísimo impacto, porque es innovador desde el punto de vista de la industria, que nunca se había acercado a este tipo de tema”.  Un llamado a la concientización para que “la sociedad toda entienda más allá de la edad, el tipo de consumidor o clase social, que vivimos en una sociedad en la que somos todos iguales y somos fervientes convencidos de ello”, detalla Francisco.

Comprometerse y concientizar con nuestro presente, de eso se trata, lo que se ve reflejado en las cápsulas de las botellas de Mad Bird, identificadas con los colores del movimiento LGBTIQ+. “Si bien se ha avanzado y logrado mucho sobre el tema de la diversidad, queda todavía un largo camino por recorrer y es acá donde nosotros queremos poner nuestro granito de arena”, reflexiona el joven empresario.

A su vez, nos detalla con entusiasmo la repercusión que esta acción tuvo para quienes conforman la bodega: “Esto nos da un empujón para seguir planteando a futuro otra estrategia de responsabilidad social con temas que tengan un real impacto en la sociedad”, afirma Francisco.

Por su parte, la bodega sustentable Aniello, ubicada en la localidad de Mainqué en Río Negro, es otra empresa del sector que apoya con convicción proyectos de implicancia social. En septiembre de 2020 se sumó a la campaña de Latidos Wines, propuesta creada por Diego Lavene, sommelier y paciente del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA). En el marco del Día Nacional del corazón, lanzaron conjuntamente la etiqueta Aniello Latinos 006 Merlot, con el triple fin de colaborar mediante el vino sobre la concientización de la donación de órganos, recaudar fondos para proyectos de investigación de la Fundación Cardiovascular del ICBA, así como para la asistencia a pacientes con enfermedades cardíacas.

Sobre ello María De Angelis, propietaria e ingeniera agrónoma nos cuenta: “Las alianzas logran impulsar muchísimo más a estas cuestiones sociales de relevancia, en especial en la concientización de órganos que en nuestro país es muy baja”. Y amplía: “En el caso de Latidos, fue unirnos con un testimonio vivo como es el de Diego. Necesitamos una sociedad que piense en el otro, desde el lugar que a uno le toque”.

No es la primera vez que Aniello da muestras de su compromiso por la inclusión social. Inauguró el 2020 con el lanzamiento de botellas que le “hablan” al consumidor, algo inédito en la viticultura argentina. Una forma de conjugar la tecnología con la necesidad de personas con dificultades en la capacidad de visión, a través de un código QR que puede escanear cualquier teléfono inteligente. En audios de 20 segundos, aquellas personas pueden conocer las características de 6 vinos de la bodega, tanto como varietal, añada, graduación alcohólica, así como una breve reseña sobre su elaboración y nota de cata.

María nos detalla que si bien fue una prueba piloto, no pudiendo expandirse aún a las demás líneas, “fue súper bien recibida por las personas que lo pudieron probar, como también fue llevado con muchísimo entusiasmo por quienes conformamos la bodega”. “Esta forma de incluir a los consumidores nos representa a nosotros como espíritu, y a los valores de bodega Aniello”, sostiene la joven ingeniera.

Actualmente, la bodega participa de una acción conjunta a Ruah, emprendimiento que promueve la inclusión social de mujeres en situaciones de vulnerabilidad, a través de la enseñanza del oficio textil. Uno de los vinos de Aniello integra la oferta de un combo para el Día del Padre, y lo que se recaude de la venta será destinado a financiar espacios de capacitación para que dichas mujeres accedan a fuentes de trabajo dignas.

“Estamos haciendo un camino, sin buscarlo, pero atentos. Cuando se observa con atención, aparecen estos proyectos porque donde mires está la necesidad”, concluye con emoción María.

Comentarios

- Advertisement -