Griguol, el viejo que generó la mejor versión de Gimnasia

Dueño de un humor incomparable y de una sabiduría simple, Carlos Timoteo Griguol falleció a los 86 años. Dejó su huella en el Lobo y en todos los clubes en los que enseñó de fútbol y de la vida

Por Lucas Mazzuca

“Lo importante no es ser el mejor de todos, si no el mejor que vos puedas ser” decía Carlos Timoteo Griguol. Y eso es lo que hizo en Gimnasia. Generó con trabajo, dedicación y sabiduría la mejor versión del club en los más de 130 años de vida. Pero claro que alguien tan grande como fue Griguol también dejó su legado en instituciones como River, Rosario Central y Ferro.

Conocido simplemente como “Timo” o el “maestro Timoteo” dejó su huella por los clubes en los que enseñó de fútbol y de la vida. Siempre se propuso ser un formador más que un entrenador. Y eso lo demostraba con hechos: si un futbolista no estudiaba, no jugaba. Sea quien sea.

Su estilo de juego fue muchas veces criticado pero siempre respetado, y convivió en una etapa de gloria en el fútbol argentino, marcada por la eterna polémica entre “menotistas” y “bilardistas”, escuelas que reportaron los títulos mundiales de 1978 y 1986.

Después de cerrar su carrera como futbolista (volante central) en Atlanta y Rosario Central, entre 1957 y 1969, Timoteo se lanzó a la dirección técnica en el “Canalla”, que rápidamente comprobó su sabiduría con el título de Primera División de 1973.

Dos años más tarde salió de Rosario, hizo su primera experiencia en el exterior, en Tecos de Guadalajara (1975-1977), regresó a Central y pasó por Kimberley de Mar del Plata antes de llegar a Ferro Carril Oeste, donde produjo una verdadera revolución.

En 1982, durante la plenitud de su carrera, Griguol el primer título con Ferro Carril Oeste, que dos años después repitió para consagrarse en un verdadero prócer del club porteño de Caballito.

Esa primera corona venía precedida de dos subcampeonatos en 1981, uno logrado en lucha parejísima con el Boca de Diego Armando Maradona.

Aquellos conquistas con Ferro pusieron a Griguol en la consideración de muchos. Tanto fue así que hasta se lo candidateó a entrenador de la Selección Nacional luego de la frustración en el Mundial 1982 de España que forzó la renuncia del “Flaco” Menotti.

Sus equipos campeones y subcampeones de Ferro fueron “máquinas” de ganar partidos. Basados en el orden general, con sacrificio de todos sus jugadores y mucha efectividad, causaron sensación y aún hoy son recordados. Porque además jugaban bien al fútbol.

Con tácticas “importadas” del básquetbol, Griguol había logrado por entonces equipos “casi imbatibles” y que ganaron torneos invictos.

Amigo y compinche del recordado León Najnudel (inventor de la actual Liga Nacional de Básquet) Griguol copiaba y practicaba con éxito en el fútbol jugadas de marca y desmarque del básquetbol, un deporte también exitoso en el Ferro de los ’80.

El prestigio acumulado en aquellos años le abrió la puerta de un gigante del fútbol argentino como River Plate (1987), donde levantó la Copa Interamericana con un equipo que había sido campeón de América y del mundo el año anterior.

Timoteo regresó a Ferro para un proceso de cinco años (1988-1993) en el que ya no tuvo posibilidades de pelear por la gloria pero que ratificó su sapiencia para armar equipos duros de roer.

Al promediar la mitad de los ’90 inició su historia en Gimnasia, club en el que tuvo tres ciclos y que fue otro de los grandes amores de su vida. Llevó al Lobo a un lugar de protagonismo que nunca antes había tenido, promovió valores y futbolistas que fueron vendidos por millones de dólares al extranjero. Nadie tiene dudas de que Carlos Griguol fue un antes y un después para la vida del club Decano de América. Orilló la coronación en en 1995, 1996 y 1998 y le puso final a su carrera como DT en 2004.

Cordobés de pura cepa, nunca cambió su tonada natal ni dejó de repetir el “como eees” característico de la ciudad de Las Palmas donde nació en septiembre de 1943.

Griguol dejó su marca por donde pasó y pisó. Un sabio que daba enseñanzas de todo tipo a sus dirigidos y que impulsó a una generación para la dirección técnica como hicieron Menotti, Bilardo o Marcelo Bielsa.

En los últimos años de su vida, Timoteo fue atacado por una dura enfermedad degenerativa de la memoria.

Se fue otro “maestro” que enseñaba fútbol y de la vida. Se fue Carlos Timoteo Griguol, el hombre que hizo de Gimnasia la mejor versión.

Comentarios

- Advertisement -