Fiesta clandestina: el organizador “se cree impune porque es policía”

Así lo afirmó a Pulso Noticias una vecina del evento ilegal desarticulado en Ruta 11. Además, informó que los lugareños venían alertando sobre la situación desde la tarde del sábado. “Estamos indignados por la fiesta pero también con la policía y Control Urbano”, dijo

Una fiesta clandestina, de la que participaban más de 200 personas, fue desarticulada esta madrugada en La Plata por violar las medidas restrictivas dispuestas a raíz de la pandemia de coronavirus.

Tras insistentes llamadas de los vecinos, agentes de la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano municipal, junto a Policía Local, intervinieron en el evento ilegal que se desarrollaba en una casa ubicada en el kilómetro 13 de la ruta 11, camino a Magdalena.

Una vecina del lugar, que prefirió reservar su identidad, relató a Pulso Noticias que se encontraban realizando llamados alertando por esta situación desde las 14 horas del sábado y que el dueño de lugar pertenece a la policía.

“A la tardecita nos empezamos a comunicar pero ya había vecinos que venían denunciando a la policía desde las dos de la tarde. Mi marido llamó al 911, le dijeron que iban a pasar la denuncia pero no la pasaron. Llamamos al 147, desde ahí tampoco pasaron la denuncia. Mientras tanto, otra vecina se comunicaba con Control Urbano y desde ahí le decían que si no pasaban la denuncia desde el 147 ellos no podían mandar patrulla. La policía terminó llegando a las 23:30”, dijo la vecina del lugar.

Además indicó: “El dueño del quincho y su mujer son policías. Le dijo a los vecinos que había alquilado para 80 personas ‘nada más’, como si eso fuera poco. Y nos enteramos que ya tenía reservado el quincho para otra fiesta. La indignación de los vecinos es porque no es la primera fiesta que realiza. Aparentemente se cree impune por ser policía”.

“Terminó habiendo banda en vivo, un terreno del barrio se usó para estacionamiento, hubo un descontrol impresionante. Había parlantes por todos lados, gente pasando música y ni un solo barbijo. Cuando apareció Control Urbano ya había más de 200 personas y seguía llegando gente en remises, un descontrol”, relató la vecina, quien se mostró muy preocupada por la situación.

“Lo que pasó es muy riesgoso para el barrio. Realmente los vecinos estamos indignados no sólo con el accionar del dueño del quincho y la gente de la fiesta, sino también con el accionar de la policía y de Control Urbano porque tardaron horas en aparecer. Se podría haber frenado mucho antes”, aseguró.

Según fuentes policiales, al llegar al predio se encontraron con el dueño vendiendo entradas en la puerta. Durante el operativo de Seguridad se secuestraron bebidas alcohólicas, equipos de audio, parlantes, consolas, frezeers, y una importante cantidad de bebidas alcohólicas. La mayoría de los asistentes escaparon corriendo por el fondo del lugar.

Comentarios

- Advertisement -