Falta y Resto: “La mejor manera de ser tradicional es renovarse”

La murga uruguaya, que incorporó a seis mujeres entre sus filas, se presenta hoy en la ciudad. Pulso Noticias dialogó con Raúl Castro sobre el machismo en la cultura popular y la crisis actual: “Durante siglos, cientos de murgas sostuvieron la idea de que sus integrantes sólo podían ser varones”

Humor, ironía y denuncia. Fiel a su identidad, la murga uruguaya trasciende el carnaval y nos habla del dolor y la crisis con una sonrisa pintada de colores y decenas de coristas vestidos de payasos. Pero su rica historia tiene una contracara.

“Durante siglos, cientos y cientos de murgas sostuvieron la idea de que sus integrantes sólo podían ser varones. Por eso lo nuestro es una revolución dentro del género: incluimos mujeres con una idea de paridad, 50/50”, dijo a Pulso Noticias Raúl Castro, líder de Falta y Resto, grupo que se presenta hoy en el Teatro Metro de nuestra ciudad, a partir de las 21, con su último espectáculo, la Misa Murguera.

“Es una pieza con una adaptación teatral importante, donde incluimos comicidad y buen humor”, agregó “El Flaco”, teléfono en mano, consciente sin embargo de que el punto distintivo, lo disruptivo, es la interpelación del feminismo a la propuesta creativa de una de las agrupaciones más emblemáticas y reconocidas en el género. Nacida en 1980 bajo la sombra de la dictadura, ha representado el ingenio de un país en Sudamérica y Europa. “La murga en Uruguay es el reducto más importante de la tradición viva. Es tradición pura, y nosotros venimos a tratar de modificar algo que está grabado a fuego en el corazón cultural”, aseguró Castro.

Aquí también las mujeres avanzan y su lucha promete cambiarlo todo. Algunos espacios venían sumando algunas voces femeninas, pero Falta y Resto buscó la paridad en su conformación, y tras su propuesta espera que “este sea un camino que no tenga marcha atrás para todas las murgas. Si pretendemos representar a un pueblo, lo tenemos que hacer desde un lugar de equidad, de igualdad de oportunidades”.

-¿La posibilidad de estos cambios explican la vigencia de un género tan popular?

-Falta y Resto dice siempre lo mismo, pero de manera diferente. La murga se renueva constantemente, y pararse en ese lugar para proponer nos hace bien a nosotros, que tenemos 38 años arriba de los escenarios. La mejor manera de ser tradicional es renovarse. Además, nuestra fuerza está en saber que hacemos una comedia musical política interpretada desde y para la gente, con el fin de transformar la realidad en alegría.

-¿Es más difícil hacer reír y bailar en tiempos de crisis?

-En el caso de la murga no, al contrario. Su caldo de cultivo es la tristeza, es tener que transformar la realidad, y cuanto más cruda es, más evidente y fácil la alegría. Porque implica reconocerse como un ser falible, y te obliga a reírte de tus desgracias, sabiendo que somos parte de esa gente que está sufriendo. A nosotros también nos atraviesa el dolor, y no subimos a un tablado con las prerrogativas de Ricky Martin. Lo hacemos sabiendo quienes somos, y entendiendo que lo importante es que la gente cante y transforme su realidad en alegría.

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre