Bronca de los Espacios Culturales por la suspensión de actividades artísticas

Afirman que la medida anunciada por el Intendente Julio Garro discrimina a estos lugares con respecto al sector gastronómico del centro de la ciudad donde “lxs trabajadores van con síntomas para no perder el laburo y las personas comen una al lado de la otra”

Tras difundirse este fin de semana en redes sociales imágenes de bares del centro de la ciudad incumpliendo todo protocolo sanitario, este martes el intendente Julio Garro anunció una reducción de su horario de funcionamiento, entre otras medidas para evitar la propagación acelerada del Covid-19.

Pero lo llamativo es que en ese decreto incluyó además “la prohibición de manifestaciones artísticas”, lo que impacta de lleno en la actividad del centenar de espacios culturales con los que cuenta la ciudad, los cuales estuvieron ajustándose estrictamente a los protocolos sanitarios.

Esto generó la suspensión de eventos planificados para este fin de semana, de talleres y otras actividades, y causó bronca entre las y los gestores culturales locales. “Otra vez el trabajo cultural en jaque. Se dispararon los contagios en nuestra ciudad, donde la municipalidad lo único que hizo fue hacer marketing. En un territorio con mas de 100 espacios culturales independientes, se prohíben las manifestaciones artísticas, la fuente de trabajo y la razón de ser de artistas y espacios Mientras tanto las cervecerías amigas de Julio Garro pueden abrir hasta las 00 hs. ¿Qué clase de medida sanitaria es esta?”, remarcaron desde la Casa Cultural C’Est La Vie.

“Sabemos que nuestra casa es un ejemplo de que podemos utilizar protocolos y continuar con la actividad artística. Que podemos cuidarnos y encontrarnos. Todo este tiempo tratamos de estar a la altura de la responsabilidad civil de los tiempos que corren”, afirmaron y agregaron: “Compramos barbijos atom/conicet para todo el equipo, pusimos alcohol en todos lados, distanciamos mesas y redujimos la capacidad al mínimo que podemos trabajar”.

“Mientras tanto, en las empresas lxs trabajadores van con síntomas para no perder el laburo y en las cervecerías las personas comen una al lado de la otra. Pero el problema somos nosotrxs. Los únicos lugares donde circula el virus, el único momento, la única actividad. Qué caretas. Qué negligentes. Qué asco”, señalaron a través de sus redes sociales, al tiempo en que anunciaron que si bien suspenderán eventos seguirán funcionando como espacio gastronómico “para sobrevivir disfrazadxs de cervecería. Para verles. Para mantenernos en pie”.

Por su parte, la Fábrica Cultural En Eso Estamos expresó  que “las actividades artísticas, en primera instancia, tienen una función social y educativa, no son meramente de ‘ocio’, o de ‘recreación’, sin menospreciar esas funciones que también reivindicamos. Y a su vez, insistimos, son trabajo, aportando a la actividad económica de la ciudad”.

“El sector cultural sufre una minimización como fuente genuina de ingreso que no hace más que profundizar la precarización que caracteriza al sector en la ciudad”, señalaron y aclararon que no están “en contra de las medidas de cuidados y disminución de la circulación social, sino que pedimos, que nuestras actividades como Espacio Cultural sean consideradas a la altura de lo que son y significan. Si nuestros pares, educativos y gastronómicos pueden estar abiertos y garantizar los protocolos ¿Por qué nosotros no podríamos?”.

“Nuestros talleres tienen cupo reducido, tomamos la temperatura al ingresar, montamos puestos sanitizantes por todo el espacio, y nuestras instalaciones permiten una aireación permanente del lugar. A su vez, para las actividades que requieran una circulación controlada de sus asistentes, diseñamos mobiliario dispuesto a las distancias protocolares”, destacaron.

En tanto, el espacio cultural y gastronómico La Bicicletería, ubicado en barrio Hipódromo, también se expresó de forma crítica con la medida. “Bueno, gente, parece que según las restricciones la música es más peligrosa que la birra así que lamentamos informar que cancelamos shows hasta nuevo aviso”, dijeron apelando al humor.

“Cuando más aceitado estaba el protocolo, cuando nuestrxs visitantes más se estaban acostumbrando a cuidarse y cuidarnos, cuando las agendas de los espacios empiezan a florecer, la ambición política de querer ser el paladín del sanitarismo, pero solamente dar una muestra de que gobierna para sus socios comerciales, nos pone en jaque de nuevo”, afirmaron.

En ese sentido, señalaron: “cientos de shows cancelados, artistas sin trabajar y la cultura como sinónimo de riesgo pero nunca como trabajo, salud o necesidad escencial de la comunidad. Le pedimos a las autoridades municipales que revean está decisión. Y a la comunidad que por favor siga acompañando los espacios de cultura alternativa para poder sobrevivir a esta nueva ola de negociados”.

De todas formas, comunicaron que permanecerán abiertas sus opciones gastronómicas: “La Bici sigue abierta para morfar cosas ricas, tomar esa birrita o el vinito anticovid y charlotear con tu compa de burbuja (o con quien quieran)Lo importante siempre es cuidarse une, porque así cuidas al de al lado”.

Asimismo, los espacios culturales platenses que conforman la red Fugitiva, se preguntaron ante las nuevas medidas: “¿Es acaso una invitación a que los centros y espacios culturales nos dediquemos pura y exclusivamente a vender cerveza y tragos? Mientras tanto, los bares pueden seguir funcionando como lo venían haciendo, pero hasta las 23 horas, continuarán apiñados de personas, pero en un horario más reducido. Acortar la cantidad de horas que se puede ir a tomar y comer algo a un bar, y prohibir el desarrollo de actividades artísticas, no nos parece una solución real en ningún sentido. Solo beneficia al afán de lucro de los dueños de esos lugares”.

A través de sus redes sociales, expresaron que “la realización de estas actividades significa la posibilidad de sostener nuestro trabajo, por eso siempre lo hicimos con seriedad, tomando las precauciones necesarias para cuidar a quienes se acercaban a las actividades y sobre todo a nosotrxs mismxs. Ya estamos cursando el segundo año de pandemia y no hay políticas claras de apoyo para los espacios culturales. Otra vez se nos presenta un año complejo, de abandono y persecución por parte del Estado”.

Comentarios

- Advertisement -