“Ellos son tan ladrones como los que están en Casa Rosada”

Así lo afirmó Monica Alegre, mamá de Luciano Arruga, apuntando a las fuerzas de “seguridad” durante la jornada antirrepresiva llevada a cabo por los 8 años sin Omar Cigaran. Las madres gritaron bien fuerte justicia por sus pibes

Fotos: Juan Cicale

El último sábado, el día que Omar Cigarán cumpliría 26 años, se realizó una jornada antirrepresiva en la Plazita de lxs pibxs en Barrio Hipodromo de La Plata para seguir exigiendo justicia tras 8 años de su asesinato en manos del policía Diego Walter Flores. Allí se desplegaron banderas, pancartas con la cara de pibes y pibas asesinadas por la Policía, hubo música en vivo, restauración del mural y también fue un punto de encuentro para varias mamás de jóvenes asesinados por agentes policiales.

“Nos han quitado lo más preciado que tenemos en nuestras vidas: nuestros hijos. No solo hicieron pedazos nuestras familias, nuestro hogar, sino que encima de eso se dedican a ensuciar el nombre de la persona”, expresó Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga, el joven secuestrado, desaparecido y asesinado por la Policía Bonaerense en Lomas del Mirador en 2009.

Monica apunta a la Policía Bonaerense quienes rápidamente señalaron a Luciano como “un pibe chorro” que “cruzó la General Paz sin mirar” y fue atropellado por un vehículo. Un discurso similar al que construyeron las fuerzas represivas en el caso de Santiago Maldonado: un accidente. O bien, en el caso de Facundo Astudillo Castro quien estuvo desaparecido por más de 100 días y luego quisieron instalar la hipótesis de que se “cayó de un puente”.

“Ellos tienen las armas como para desaparecer un pibe, porque el Estado lo dice. El Estado dice que un pibe se ahogó, que fue un tarado que cruzó el río y se ahogó. Otro estupido se cayó de un puente, y un boludo cruzó la General Paz. la Policía no fue. La Policía no es corrupta, pero a Johana Ramallo la desaparecieron y la mataron, y la policía qué hizo. Y todos los pibes, Julio Lopez, los 30.000, qué carajo hizo la Policía”, se preguntó Mónica. Y respondió: “mira para otro costado, como miran ahora (haciendo alusión a los efectivos que estaban en la vereda de enfrente de la plazita) porque saben que digo la verdad”.

Mónica Alegre, mamá de Luciano Arruga

“Ellos son tan ladrones o más ladrones que los que están en Casa de Gobierno, en la Casa Rosada, porque a ellos los avala el Estado. Hay algunos que apenas saben leer y escribir pero tenes que tratarlos como señores porque tienen una chapa y un arma. Y algunos tienen antecedentes penales pero son señores policías. A ellos los avala el Estado, los avala el Poder Judicial”, remató Mónica.

Una luchadora solidaria que camina al lado de otras mamás dándoles muchas fuerzas. Así lo aseguró Sandra Gómez, mamá de Omar, y también Adriana García, mamá de Diego Cagliero, el joven asesinado a quemarropa hace dos años en la localidad de Tres de Febrero. 

También estuvieron presentes familiares de Maximiliano Campos, asesinado el 18 de agosto de 2017 a manos del policía Armando Fabián Bonome, en un hecho ocurrido en el Barrio San Carlos de La Plata. 

A su vez, Roberto Cipriano de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) se hizo presente y remarcó que “Berni es Ritondo” y que estos casos se siguen reproduciendo en todos los gobiernos de turno.

Todas las causas donde están involucrados agentes de las fuerzas represivas, especialmente de la Policía Bonaerense avanzan en los Tribunales de manera muy lenta, con muchas irregularidades y encubrimiento. Hay cientos de ejemplos, el último más visible fue el de Facundo Astudillo Castro, de quien encontraron pertenencias en comisarías del partido de Pedro Luro pero la justicia y el poder político insisten en que la Policía Bonaerense no tiene ningún tipo de responsabilidad.

La fiscal Ana Medina, titular de la UFI N°1, fue quien instruyó en un primer momento la causa por el asesinato de Omar y rapidamente pidió el cierre de la misma. Gracias a la lucha de Sandra, su familia, el Colectivo Contra el Gatillo Fácil y diversas organizaciones lograron luego de cuatro años sentar en el banquillo de los acusados al sargento Flores. 

El 11 de abril de 2017 el Tribunal Oral Criminal 4 de La Plata absolvió al policía, asesino confeso de Omar, con la excusa del “cumplimento del deber” y la “legítima defensa”. Apelado el fallo en Casación los jueces Jorge Celesia y Martín Ordoqui, convalidaron la absolución y dijeron que si bien no hubo “cumplimiento del deber” porque la ley orgánica de policía no obliga a matar, Flores está justificado en el artículo 34 del código penal. Entre muchas otras irregularidades, nadie explicó por qué encontraron el supuesto arma que tenía Omar cuatro horas después, en la morgue policial. 

En diciembre de 2019 la familia de Omar presentó un recurso extraordinario ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense para que se revise el fallo absolutorio, el cual fue rechazado y luego apelaron a la Corte Suprema de Nación, “con muy pocas expectativas de un fallo favorable”, aseguraron desde el Colectivo Contra el Gatillo Fácil.

Sandra Gómez cerró la jornada con un gran grito exigiendo justicia por Omar y todos los pibes. Una mamá con mucho coraje que todavía debe cruzarse en la calle con el asesino de su hijo, quien sigue ejerciendo el cargo en la Policía Bonaerense. Asimismo, remarcó que estos casos se tratan de represión estatal, y no de violencia institucional. Desde 1983 a la fecha ya son 7500 jóvenes asesinados por las fuerzas represivas, según informó la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI).

Comentarios

- Advertisement -