Trabajadores de salones de fiestas volvieron a pedir la reapertura

Esta mañana se congregaron en el centro platense para exigir, tanto al gobierno provincial como al municipal, una solución urgente. Hace once meses que no pueden desarrollar su actividad a raíz de la pandemia

Trabajadores y trabajadoras de salones de fiestas de La Plata se concentraron esta mañana en la esquina de 7 y 50 y realizaron un corte a fin de visibilizar su reclamo para que la actividad, actualmente restringida por la pandemia de COVID-19, vuelva a ser habilitada por las autoridades. La medida tuvo también eco en otras ciudades del país, como Bahía Blanca o Mar del Plata.

“Nosotros creemos que todos tienen que trabajar, nadie está en contra de eso. Que hayan abierto bares y restaurantes nos parece bien, lo que sucede es que nosotros tenemos protocolos armados desde hace más de siete meses, con listas de invitados, elementos sanitizantes ya comprados, y así y todo no nos dejan abrir. Hace 11 meses que estamos sin trabajar y aún no tuvimos ninguna respuesta, ni de la Municipalidad ni de la Provincia”, explicó a Pulso Noticias Mauricio Risso, integrante de la Agrupación Propietarios de Salones de Fiestas y Afines La Plata.

Con globos, inflables, y mesas armadas para la ocasión, los presentes captaron por un momento la atención de la gente que pasaba por la tradicional esquina, donde aprovecharon para expresar sus demandas. Concretamente, piden – además de la reapertura- que se decrete la emergencia económica en el sector y haya algún tipo de asistencia para las familias más urgidas. En ese sentido, presentaron una nota colectiva tanto en el Palacio Municipal como en Gobernación, en la que además solicitaron una audiencia urgente con el intendente Julio Garro y el gobernador Axel Kicillof, respectivamente.

Yamila, quien alquila un local para hacer eventos, es otra de las afectadas por el parate y advierte que muchos de sus colegas ya no se dedican al rubro porque se les volvió insostenible: “Más del 50 % de los locales acá en La Plata ya cerraron. Hay gente que se pudo reinventar, otra que no. Es muy triste ver todos los días en nuestro grupo de WhatsApp que alguien dice que cierra, que no aguanta más. Muchos tenemos deudas millonarias, ya sea de luz, gas o alquiler. Nos siguen cobrando como si siguiéramos abiertos. Es lamentable que no nos den respuestas”.

La mayor bronca de las y los trabajadores tiene que ver con que no saben con certeza por qué no los dejan volver a trabajar, y en ese marco, hablan de diferencias con otros rubros, especialmente el gastronómico. “El Municipio se excusa diciendo que la Provincia no les da la autorización. Y Provincia, la última vez que nos reunimos con ellos, no nos supieron decir el porqué de la prohibición. En algunos restaurantes organizan festejos para 30 personas y nosotros no podemos en nuestros salones, siendo un lugar donde el aforo es el mismo y el movimiento de gente, muchísimo menor”, dice Yamila.

Mauricio, por su parte, hace foco en lo que considera un criterio errado por parte de las autoridades: “Nos comparan con las discotecas y la verdad es que nosotros estamos preparados para hacer un bautismo o un cumpleaños. De esta forma, se está alentando la realización de eventos en lugares inseguros, hasta a veces clandestinos, sin los protocolos necesarios para esta situación”.

Cobertura y fotos: Paola Álvarez

Texto: Lautaro Castro

Comentarios

- Advertisement -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre