Despidos en Programa Envión: “Fue callar las voces de quienes reclamamos”

En el municipio de Almirante Brown un grupo de trabajadores y trabajadoras fue echado apenas comenzó el 2021. Sostienen que los desplazan por cuestionar la precariedad del programa y organizarse por aumentos salariales. La palabra de una de las despedidas

Por Facundo Diorio

Quienes alguna vez nos quedamos sin trabajo en momentos difíciles sabemos lo que se siente. De un día para el otro todo lo que sostenés para vivir dignamente desaparece. El sueldo que hasta ayer cobrabas por tu trabajo deja de estar garantizado y la incertidumbre aumenta. Sobre todo en un contexto económico como este.

Cuando un despido es injustificado, es decir, que no se basa en aspectos estrictamente laborales, quienes los padecen comienzan a luchar con todas sus fuerzas para evitarlo. Porque no se lo merecen. Y más cuando no hay ningún marco de legalidad que les asegure indemnización u otra garantía para hacer frente a días, semanas o meses sin salario.

Todo esto pudiera aplicarse a las grandes empresa privadas, a multinacionales, a patrones liberales y desconsiderados; pero lamentablemente también sucede dentro del propio Estado. Y paradójicamente, esa angustia que toca vivir es la que termina sirviendo para visibilizar las condiciones de precariedad laboral que todos los gobiernos siguen amparando.

Feliz Año Nuevo, ya no te necesitamos

El municipio de Almirante Brown, conducido por el intendente peronista Mariano Cascallares, despidió a principios de año a cuatro trabajadores y trabajadoras del Programa Envión, una iniciativa educativa que funciona desde hace aproximadamente una década y que está destinada a jóvenes de entre 12 y 21 años de los barrios más vulnerables.

“El objetivo esencial es la inclusión, la contención, el acompañamiento y el diseño de estrategias que fortalezcan su estima, reparen y brinden igualdad de oportunidades”, definen oficialmente. Funciona a través de sedes en los distintos municipios de la Provincia y, por lo general, son puestos laborales administrados por los gobiernos a través de organizaciones sociales, que tienen desarrollo territorial y que ofician de intermediarias.

Almirante Brown no es el único distrito donde algunos se quedaron sin el trabajo. Según cuentan los propios denunciantes, también hubo casos de “despidos encubiertos” en el Envión de Ensenada y de 25 de Mayo (donde gestionan los intendentes del Frente de Todos Mario Secco y Hernán Ralinqueo, también peronistas, respectivamente).

Las personas que fueron echadas reclaman ahora la reincorporación, como no podía ser de otra manera. Y es que según resaltan, fueron desplazados por las autoridades locales “sólo por pensar diferente o reclamar”.

Todos fueron notificados por teléfono y les dijeron que no se trataba de un despido sino de una “no renovación de contrato”. Porque claro, nunca trabajaron en blanco. Como sucede en varios ámbitos del empleo público, son vínculos laborales basados en contratos de que se renuevan cada determinado período de tiempo. Nada asegurado.

Desde aquel miércoles 6 de enero, supieron que no era casualidad que todos los echados fueron quienes vienen llevando adelante reclamos por mejores condiciones laborales y aumento en las becas para los jóvenes que integran el programa.

¿Quién se hace cargo?

Envión es un programa que se financia con fondos provinciales, pero de ejecucuón municipal, es decir, que son los municipios quienes gestionan las contrataciones de quienes realizan las tareas de base en los barrios. Sin embargo, no termina de quedar claro quién tiene la injerencia directa sobre las condiciones de trabajo.

“El intendente jamás nos recibió, jamás nos respondió ninguna de las cartas que mandamos a su nombre. Y sin embargo cuando nos despiden telefónicamente aducen que es el municipio quien lo decide”, contó Elizabeth, una de las trabajadoras despedidas, en diálogo con Pulso Noticias. “Ante nuestros reclamos pasaba que se pasaban la responsabilidad de un lado para el otro y en el medio quedábamos trabajadores, trabajadoras y participantes y familias de Envión”, relató.

La joven, que empezó a trabajar hace dos años y tres meses en el programa, dejó en claro lo precarizado que está la actividad, incluso desde sus inicios. “Las condiciones son terribles y como dijimos alguna vez, nadie que trabaja en Envión vive de eso”, sintetizó con crudeza. Y relató su propia experiencia. “Trabajé siempre con la misma modalidad, monotributista, siempre fue así estos diez años de Envión y nunca se pasó a nadie a Planta”, agregó.

“Yo tenía tres trabajos. Clases particulares, venta de ropa, y con la pandemia no pude hacer nada de eso y lo único que me quedó fue Envión, ahí noté cuán precarizada estaba, y no solo yo sino todes mis compañeres lo notaron”, explicó.

Y enumeró algunos de los reclamos que, según ellos, fueron los antecedentes que llevaron al municipio a tomar la decisión. “Unos 60 o 70 trabajadores del Programa venimos reclamando en asamblea mejoras salariales, mejoras en el programa, aumento de becas para pibes y pibas de Envión, y no solo lo reclamamos a nivel municipal, que es con quien firmamos el contrato, sino también a nivel provincial”, explicó.

“Del grupo de asamblea había un grupo más activo, que hacíamos protestas, pedíamos entrevistas, mandábamos cartas. Incluso hemos logrado reuniones con el director del programa”, contó la trabajadora, quien evidencia que lo que hicieron tuvo una clara intención política. “Estos despidos fueron claramente a callar las voces de quienes reclamamos”, sentenció.

“Apenas nos empezábamos a organizarnos como asamblea, compañeros de cada Envión recibían presiones de su organización, que en lugar de darles apoyo para mejorar las condiciones laborales, presionaban para que dejaran de organizarse y reclamar esas mejoras”, apuntó.

Los despedidos y despedidas responsabilizan por la decisión al intendente de Brown, Mariano Cascallares (Frente de Todos) y a Iris Balmaceda, una de las integrantes del equipo técnico de la Secretaría de Desarrollo, Seguridad Social y Derechos Humanos del municipio. Precisamente a quienes le piden las respuestas. “Lo que nos llama la atención es que nos corrieron durante el gobierno macrista y nos corren en este gobierno”, lamentó.

Ponerse en el lugar

Este jueves 14 de enero los despedidos y despedidas junto a sectores que los acompañan llevarán a cabo una “Jornada Cultural de lucha” en la puerta de la Intendencia de Almirante Brown, para pedir la reincorporación y recibir adhesiones. “Esperamos tu apoyo como vecine y laburante. Te esperamos desde las 11 en la Plaza Brown de Adrogué”, invitaron.

Además, como sucede en cada conflicto que se abre por despidos injustificados, los y las protagonistas piden la colaboración y solidaridad de otros espacios para poder subsistir mientras insisten con su regreso. Para ello, conformaron un “fondo de despido”, al cual se puede aportar para ayudarlos.

CBU: 0140115403504654891216
Elizabeth Alejandra Rivero
DNI: 24.993.451

Comentarios

- Advertisement -