Desábato tras la renuncia: “No me gustaron las formas”

Tras la derrota 2 a 1 con Defensa y Justicia, el ahora ex DT comunicó públicamente una decisión que ya tenía tomada junto al cuerpo técnico y apuntó contra la dirigencia. Cierra un ciclo de 10 partidos sin conseguir una victoria

Leandro Desábato dirigió ayer por última vez a Estudiantes en el partido que perdió 2 a 1 con Defensa y Justicia (pendiente de la Copa de la Superliga), tras comunicarle su renuncia al presidente Juan Sebastián Verón y al secretario técnico Agustín Alayes.

El entrenador y su cuerpo técnico se habían mostrado molestos al enterarse en las últimas horas de las negociaciones iniciadas con Ricardo Zielinski para que se haga cargo del equipo a partir del próximo año, algo que terminó definiendo la decisión.

Desábato, de 41 años, tenía la decisión tomada de dejar el cargo en la previa del partido con Newell’s, el pasado 12 de diciembre, pero la presencia de Verón en Rosario y su charla en los vestuarios tras la derrota lo hicieron cambiar de opinión.

Los motivos

El “Chavo” comunicó los motivos de su salida tras la derrota con Defensa y Justicia y aseguró sentirse “dolido porque los resultados no se dieron, ya que había mucha ilusión, pero estos chicos seguramente le van a dar satisfacciones al club”.

“En estas horas nos enteramos que se estaba hablando con otro técnico y no nos gustaron las formas. Estoy dolido por eso, pero mi amor por la gente y por Estudiantes no cambiará jamás”, argumentó respecto de su dimisión.

“Asumimos con la idea de construir un equipo, con la idea de darle minutos a los juveniles y que eso era complicado porque siempre la exigencia es ganar”, agregó respecto del proyecto que encabezó con Rodrigo Braña como su ayudante de campo.

Más adelante aseguró que después de perder con Argentinos ya había ofrecido “dar un paso al costado porque las cosas no salieron, pero al final se siguió adelante”.

Números en rojo

El ciclo de Leandro Desábato como director técnico se termina sin poder conseguir ninguna victoria bajo su conducción en 10 partidos, con 3 empates y 7 derrotas.

Los números son negativos en todos los aspectos, porque además de no poder ganar se concretó la peor racha sin triunfos en la historia del club con 15 encuentros. La caída en Florencio Varela de hoy, por 2 a 1, lo llevó a superar los 14 del año 1956.

Además Estudiantes estuvo 7 partidos sin convertir con 697 minutos en blanco, cifra que es la peor de su historia.

Comentarios

- Advertisement -