Pasada la medianoche, la legislatura aprobó el Presupuesto provincial 2021

El gobernador Kicillof contará con su Ley de leyes luego de gobernar durante 2020 con un ejercicio prorrogado. También se aprobó la Ley Impositiva. Los fondos de infraestructura para los municipios fueron la llave que destrabaron finalmente la negociación

La legislatura aprobó anoche el Presupuesto 2021 y la Ley Impositiva para la provincia de Buenos Aires, herramientas fundamentales a las cuales accederá por primera vez Axel Kicillof, ya que la administración provincial funcionó durante todo el año con un ejercicio prorrogado de 2019.

La Ley de leyes provincial prevé un gasto total de aproximadamente 1,9 billones de pesos y el pedido de autorización para tomar deuda por un monto estimado en alrededor de 65 mil millones en moneda nacional.

La iniciativa fue votada anoche en Diputados, desde donde fue remitida al Senado junto con la Ley Impositiva, las cuales fueron sancionadas finalmente en los primeros minutos de esta madrugada.

La jornada había estado marcada por intensas negociaciones, las cuales fueron resaltadas tanto desde el oficialismo como desde la oposición mayoritaria (el bloque de Juntos por el Cambio). Recién alrededor de la 17 de ayer se conoció el arribo al acuerdo final, al determinarse el destino de 12 mil millones de pesos a un fondo de obras para los municipios.

El jefe de bloque de la bancada del oficialismo en Diputados, Facundo Tignanelli celebró la aprobación de la medida señalando que significa “una inversión récord en obra pública, una asistencia a los municipios en forma récord, una inversión en Educación récord, en Salud exactamente lo mismo”.

Federico Otermín, presidente Cámara de Diputados bonaerenses

“Saben dónde está el récord, donde ustedes no pusieron el récord (en referencia  la gestión de la gobernación anterior) que es en pagar intereses de la deuda”, dijo Tignanelli. Y agregó: “El gobernador decidió destinar todos esos recursos que durante su gestión estaban destinados a pagar servicios de la deuda, ponerlos en el bolsillo de cada uno de los y las bonaerenses, ahí están las certezas del proyecto político”.

Por el lado del oficialismo en senadores, Marcelo Feliú resaltó que “tenemos la certeza de haber votado un Presupuesto sin ajuste,  de apuesta  a la actividad económica, que hay una distribución equitativa sin distinción de banderas políticas, que revaloriza el rol de los intendentes, un presupuesto a la altura de las circunstancias”.

Las críticas más fuerte se escucharon en la Cámara baja, allí Guillermo Bardón, legislador del bloque de Cambio Federal realizó un acomparación entre este primer ejercicio de Kicillof y el primer presupuesto de María Eugenia Vidal, indicando que en Salud, Educación y Seguridad los índices están por debajo de los de 2016. “A favor podemos hablar de la inversión en Infraestructura”, manifestó.

Además remarcó que “este Presupuesto tiene un enorme agujero negro de 138 mil millones de pesos, que tiene que ver con las reestructuración de la deuda que está en marcha”.”Si en un Presupuesto no se incluyen pagos de deuda, que implican el 7% del monto tototal de erogaciones, claramente es un dibujo”, aseguró.

Por su parte, el diputado del Frente de Izquierda, Claudio Dellecarbonara, señaló que “lo que se votó no va en la dirección de resolver los intereses de las grandes mayorías”. “En intereses de duda solamente se va pagar cuatro veces los destinado a vivienda, más del doble de lo destinado a obras de agua potable y 60 veces más de lo que se va a destinar a garantizar internet en las escuelas”, cuestionó.

“Los destinado a Salud o Desarrollo Social queda a niveles de 2018, que fueron los niveles más bajos de la última década”, agregó Dellecarbonara.

En tanto el legislador de Juntos por el Cambio, Daniel Lipovetsky manifestó que “no entendemos porque, después de un año en pandemia, el gobierno no prioriza al sector de Salud”.  “Lo mismo pasa en el tema educativo, no sabemos qué política educativas tiene el gobierno para el año que viene, tampoco eso se ve reflejado en el presupuesto”, dijo.

“En el tema Seguridad pasa más o menos lo mismo, si uno compara el Presupuesto 2019 y lo actualiza por inflacion a 2021 vamos a tener una baja”, consideró.

En la vereda de enfrente el diputado del Frente de Todos, Juan Pablo De Jesús, indicó que esta Ley de leyes “tiene nuevas prioridades, donde los servicios de la deuda pierden peso en el Presupuesto general, donde vemos como todas las áreas del gobierno ganan ese porcentaje, donde vemos una fuerte inversión en políticas sociales y en obras de infraestructura”. 

Asimismo resaltó las inversiones en Educación, Seguridad y Salud, y particularmente que el plan de Infraestructura “contempla 1735 obras que van a generar de manera directa e indirecta 118.000 puestos de empleo”.

En la Cámara alta los principales señalamientos provinieron del bloque de Juntos Por el Cambio. Allí Agustín Máspoli expresó: “No tenemos la información sobre las transferencias no automáticas que la provincia recibió de Nación y no tenemos el destino. Sólo el 12% han sido coparticipadas a los municipios, cuando sabemos que el coeficiente es 16. Habla de una decisión de tener los fondos y centralizarlos. Las transferencias totales a los municipios cayeron el 19% interanual”.

“Nos hubiese gustado un  apoyo a los sectores más afectados por la pandemia. Ese apoyo es con baja de impuestos, pero eso no sucedió”, afirmó. 

Verónica Magario presidió el Senado en una jornada extensa

Números en detalle

Según consignó la agencia de noticias Télam, el Presupuesto contempla una inversión en materia de infraestructura, de más de 174 mil millones y se incrementan los gastos en Salud un 130 por ciento; en Educación un 124; en Desarrollo de la Comunidad un 122 por ciento y Seguridad un 84 por ciento.

De acuerdo con el proyecto, se destinan un total de $174.000 millones de inversión en obras, equipamiento y transferencias de capital que van a impulsar la producción, la logística y el empleo, de los cuales 40 mil serán para obras hidráulicas y rutas y habrá más de 15.000 millones de inversión en viviendas y en la construcción de cloacas y urbanización de barrios populares.

El tratamiento del proyecto se logró luego de intensas negociaciones con la oposición que incluyeron elevar de 7000 millones a 12 mil el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que es girado a los municipios para la ejecución de obras.

El texto incorporado establece que ese fondo será para “financiar obras de infraestructura en materia hidráulica, vial, de energía, de transporte, de vivienda, sanitaria y hospitalaria y de arquitectura y que en ningún caso el Municipio podrá utilizar los fondos percibidos en gastos corrientes”.

Además, incorpora un cronograma para el envío de los fondos a los municipios al delimitar que el Poder Ejecutivo deberá girar un anticipo del 30% antes del 31 de marzo de 2021 y un 20 por ciento adicional antes del 30 de junio de 2021.

Además, se posterga la devolución de los fondos girados por la provincia a las comunas para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Se trata de unos 4.300 millones de pesos del Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal que debían comenzar a devolverse a principio del año próximo y que ahora se postergó hasta enero del 2022.

En cuanto a la ley fiscal, los impuestos patrimoniales no aumentarán por encima de la inflación para más del 99% de los contribuyentes y se aplicará un criterio de solidaridad y justicia distributiva para los sectores con patrimonio muy elevado y aquellos que no fueron afectados por el contexto de crisis, informó Télam.

Comentarios

- Advertisement -