Volantearon para prevenir el abuso infantil en un colegio

Víctimas de abusos eclesiásticos realizaron una actividad en las puertas del San Vicente de Paul, donde se desempeñaba como sacerdote Raúl Sidders. Los directivos de la escuela se mostraron algo reacios a la iniciativa

Familiares y víctimas de abuso sexual realizaron hoy una volanteada y pegatina de carteles frente al colegio San Vicente de Paul -ubicado en diagonal 80 y 115- donde se desempeñaba el sacerdote Raúl Sidders, acusado de abusar de una alumna de 11 años entre 2004 y 2008.

Integrantes de la organización Iglesias sin Abusos y Platenses Unidas Contra el Abuso Sexual en la Infancia se congregaron desde temprano en el colegio, el mismo día en que se estaba realizando uno de los actos de entrega de diplomas de los alumnos egresados.

Además de pegar afiches reclamando “juicio y castigo para Sidders”, entregaron folletos a los familiares de alumnos y alumnas que se acercaron al establecimiento.

“Estamos acá entregando folletos a las mamás y los papás, a los familiares de los alumnos, uno contando la causa y otro a modo de prevención para que estén atentos y alertas a los abusos cometidos”, contó Julieta Añazco, en diálogo con Pulso Noticias.

“Rocío, yo si te creo. Juicio y castigo al cura Raúl Sidders”, se leía en los afiches que colgaron en las paredes, en los postes y en los árboles frente al colegio donde daba clases y confesaba el sacerdote detenido desde el 1 de diciembre último acusado de abusar de la joven cuando era niña, mientras era alumna del establecimiento y tenía entre 11 y 14 años.

Consultadas sobre la recepción de madres y padres al recibir los volantes, las manifestantes expresaron que “la verdad que muy bien, una recepción muy buena.

“Lo mismo los vecinos de la zona, que están al tanto de los abusos cometidos por el cura Sidders, solo algunos funcionarios de la escuela se han mostrado un poco reticentes y nos piden que nos alejemos”, agregó otra de las participantes.

Al respecto, criticaron la actitud de los directivos del colegio, que según ellas “coaccionaron su derecho a manifestarse libremente y de manera pacífica”.

“Estamos circulando por la manzana del colegio y volanteando para que la gente se entere de la clases de gente que todavía forman parte de la comisión directiva de este colegio”, agregaron en referencia a la directora del establecimiento, a quien calificaron de “cómplice”.

El juez de Garantías de La Plata, Agustín Crispo, otorgó días atrás la prisión preventiva, con el beneficio de la prisión domiciliaria y uso de tobillera magnética, al sacerdote Raúl Sidders, pero la medida no se terminó cumpliendo porque fue apelada por la víctima.

Comentarios

- Advertisement -