Cruces entre Provincia y Municipio por la seguridad en La Plata

Marcelo Montero, funcionario del Ministerio de Seguridad bonaerense y Virginia Pérez Cattáneo, Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano, se trenzaron por el control de fiestas clandestinas y la nocturnidad en la ciudad

El diálogo entre la Provincia y el Municipio en torno a las políticas de seguridad está virtualmente cortado desde hace al menos dos semanas. Las acusaciones sobre quién rompió la mesa de coordinación entre ambas gestiones son mutuas y ahora ya se manifiestan públicamente.

La Secretaria de Convivencia y Control Ciudadano de La Plata, Virginia Pérez Cattáneo, se expresó desde su cuenta de Twitter acusando a la gestión de Axel Kicillof de “mirar para otro lado” con respecto al control de la nocturnidad en la ciudad y de “tomar de rehenes a los vecinos platenses”. Además, afirmó que la Provincia tiene “reacciones espasmódicas” en materia de seguridad.

Por su parte, Marcelo Montero, Director Provincial para la Gestión de la Seguridad Privada del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, fue quien salió a responderle haciendo referencia al operativo realizado ayer por la noche con el objeto de evitar disturbios, aglomeración de personas en espacios públicos, fiestas clandestinas, y cumplimiento del protocolo establecido en la etapa del DISPO.

El funcionario provincial, manifestó a través de una gacetilla de prensa que por pedido expreso “de los vecinos que denuncian que el intendente Julio Garro, ni sus funcionarios se hacen cargo de frenar los disturbios: tal como como veníamos haciendo desde hace semanas, (…) encabezamos en ésta oportunidad un operativo de saturación, aún mayor al de semanas anteriores (con 300 efectivos entre infantería, GAD, GPM e inspectores), con el objeto de llevar tranquilidad y respuesta a los vecinos; sin medir, ni discutir, ni cuestionar  la gestión municipal, que parece estar más atenta a la tarea de los funcionarios provinciales y a reclamar que les resuelvan las problemáticas, que son las mismas que en otros distritos, con la diferencia que hay ediles que se hacen cargo y solicitan de ser necesario el apoyo específico del gobierno provincial”.

Al mismo tiempo, desde la cartera de seguridad, expresaron que en muchas oportunidades, al fiscalizar comercios y encontrar irregularidades, al momento de proceder a las clausuras por algún incumplimiento, se hace presente el municipio para también clausura los comercios (mayormente) por no tener habilitación municipal.

“Algo similar ocurrió con las aglomeraciones de jóvenes en Plaza Malvinas (19 y 53) donde se habían llegado a juntar más de 1500 personas y como consecuencia de no darle una solución a los vecinos, que se comunicaban al teléfono 147 del municipio y estando ubicado el predio frente al edificio de Control Urbano, fue que decidieron contactarnos y pedirnos por favor que intervengamos; así fue como dispuse una guardia de fin de semana del grupo GAD, más los rondines del equipo de ReBA, ReCap Agencias y GPM, que recorrieron plazas y parques durante los fines de semana y recién en ese momento, dispusieron el corte de las intersecciones de la plaza con los vehículos de tránsito municipales, situación que de haberla realizado con anterioridad, se habrían evitado los disturbios”, expresó Montero.

Cabe recordar que los chispazos entre ambas gestiones vienen desde hace un mes, cuando la Municipalidad intentó impulsar la compra de pistolas Taser para la policía local, y no tuvo el visto bueno de la provincia a pesar de las declaraciones del Ministro Sergio Berni a favor de la utilización de este tipo de armamento.

Luego, hace quince días el conflicto escaló un poco más cuando desde la cartera provincial decidieron desplazar al polémico Jefe de la Departamental La Plata de la Policía Bonaerense, Sebastián Martínez Pass, y al Jefe de la Policía Local Pablo Moracca, sin el acuerdo de la Intendencia platense.

Comentarios

- Advertisement -