“Estoy demostrando un cambio social y que los sueños se cumplen”

Así resumió Mara su debut oficial en el fútbol femenino profesional, jugando para Villa San Carlos. La joven trans de 23 años se mostró emocionada y dijo que “hoy no solo podemos hablar de fútbol femenino, sino también de fútbol inclusivo”. El gesto de sus rivales

Mara Gómez quería jugar al fútbol de manera profesional, y lo consiguió. Y así se lo hizo saber a la AFA, que días atrás confirmó la habilitación para que sea oficialmente jugadora de Villa San Carlos. Ayer fue su debut, y la joven trans se convirtió en una marca de época: su inclusión significa, tal como ella lo reconoció tras el partido, un “cambio social”.

“Estoy demostrando un cambio social y que los sueños se cumplen. La vida no es fácil para nadie, pero nada es imposible. Hoy estoy acá, viviendo algo que creí indispensable cuando estuve al borde de no estar, de no existir…Estoy disfrutando del fútbol, que es mi terapia”, manifestó tras el encuentro que se jugó en el estadio Genacio Sálice de Berisso.

Luego de muchos años de lucha y meses de espera, Mara fue titular en el equipo de Villa San Carlos con la número 7 en su espalda y disputó todo el partido ante Lanús por la segunda fecha del torneo de Primera División del fútbol femenino de AFA.

La derrota por 7-1 en la mañana de Berisso quedará como anécdota en medio de un día histórico para el deporte argentino y para la ampliación de derechos en nuestro país. Y es que vale la pena recalcarlo: Mara se convirtió en la primera futbolista trans en jugar en la máxima categoría del fútbol femenino. Un antecedente en la lucha del colectivo trans y disidente.

“Nuestro colectivo siempre fue excluido y discriminado por muchos ámbitos de la sociedad. El primer paso siempre es la familia: si te echa, estás en la calle. Ahí tenés dos caminos: morir o aferrarte a la vida y saltear los obstáculos”, remarcó Mara en diálogo a la agencia Télam en las afueras del estadio.

“En la previa estaba nerviosa y ansiosa, se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Después en la cancha me sentí bien y lo disfruté. Extrañaba el fútbol después de tantos meses en cuarentena”, admitió la delantera.

Y para coronar la jornada histórica, las jugadoras del “Granate” también le regalaron una camiseta de Lanús con su nombre y el número 10 en la espalda en forma de reconocimiento. Un día histórico para el fútbol femenino.

Comentarios

- Advertisement -