Recuerdan el brutal ataque asesino en tres casas de militantes platenses

El primero fue el 22 de noviembre de 1976 en calle 63 entre 15 y 16. Allí asesinaron a María Isabel Gau, embarazada de nueve meses, y a Adolfo José Berardi. El mismo día asesinaron a militantes en una vivienda de San Carlos. Y 48hs más tarde realizarían el conocido operativo en la casa de Calle 30

A pesar de los discursos públicos por parte del Estado, los homenajes de distinto tipo, las placas, aun restan muchas tristes y fuertes historias sobre la represión estatal en la ciudad de La Plata. El viernes la ciudad cumplió 138 años y se conmemoró con historias de su fundador, el saludo virtual de futbolistas, bailarines, herederos de aquellos fundadores e ingenieros de la ciudad, hubo músicos que hicieron covers de bandas platenses… sin embargo, muy poco se habla de los tristes aniversarios que se cumplen apenas tres días después del cumpleaños.

Desde la Comisión Provincial por la Memoria recordaron la trágica efeméride de uno de los distintos ataques a casas de militantes, por parte de la policia Bonaerense a cargo de Ramón Camps y Miguel Etchecolatz y las fuerzas conjuntas, durante el genocidio ocurrido en el país y que golpeó con todas sus fuerzas esta ciudad.

El 22 de noviembre de 1976, el Ejército y la Policía Bonaerense atacaron a fuego abierto una casa de calle 63 Nº 1043 e/ 15 y 16 de La Plata. Allí asesinaron a María Isabel Gau, embarazada de nueve meses, y Adolfo José Berardi. Recordaron desde la CPM y los colectivos de derechos humanos que esa tarde su hijo Nicolás fue secuestrado por el represor Miguel Etchecolatz y recuperado por su abuelo tiempo después.

«En el fondo de la casa funcionaba el “embute”, un pequeño espacio subterráneo con un complejo sistema de ingeniería que le permitía permanecer oculto», contaron, respecto a un espacio destinado a la realización de documentos falsos para militantes clandestinos.

Finalmente, Nicolás Berardi recuperó la casa en 2004; se realizaron refacciones e intervenciones artísticas y conserva el embute y marcas del ataque. Hoy es un espacio de memoria habitado por la militancia y proyectos culturales. La casa lleva el nombre de Bichicuí, como lo llamaban María y Adolfo a Nicolás.

El ataque no fue aislado sino que formó parte de un plan represivo contra las tres casas operativas de Montoneros en La Plata, tal como lo describieron profundamente los periodistas Daniel Cecchini y Eduardo Anguita en una nota difundida ayer por el medio Infobae.

Los otros golpes

Ese mismo 22 de noviembre, el grupo de militares y policías al mando de Camps y Etchecolatz, finalizado el operativo en la casa «Bichicuí», se dirigieron al barrio San Carlos, a una vivienda ubicada en la calle 139, entre 47 y 49.

Allí asesinaron a los militantes montoneros Rolando Montes, Mirta Noemí Dithurbide, Enrique Tomás de Simona, Miguel Ángel Tierno, María Graciela Toncovich y Élida Aida d´ Ippólito.

Dos días después, el 24 de noviembre, pasadas las 13hs del mediodía, unos 200 policías y militares rodearon la casa de Calle 30 entre 55 y 56, donde tras varias horas de resistencia por parte de los militantes y el feroz ataque con bombas, ametralladoras y morteros por parte de los militares, finalmente fueron asesinados Diana Teruggi,Juan Carlos Peiris, Daniel Mendiburu Eliçabe, Roberto Porfidio y Alberto Bossio. De la casa se llevaron con vida a la beba Clara Anahí, a la que aun los organismos de derechos humanos buscan para que pueda recuperar su identidad, tras el legado de toda una vida de búsqueda y persistencia por parte de su abuela «Chicha» Mariani.

La Casa Bichicuí en 63 15 y 16
La Casa de Calle 30
Chicha y de fondo su nieta

Comentarios

- Advertisement -