Grito global contra los abusos sexuales en las infancias

Todos los 19 de noviembre se realizan acciones de visibilización y lucha en el marco del día mundial para la prevención del abuso sexual en las infancias. En La Plata realizarán actividades frente al Arzobispado. Voces en primera persona

Por Estefanía Velo

A medida que transcurren los años el silencio que oprime a les niñes, adolescentes y adultes para denunciar los abusos sufridos se va rompiendo. El abuso sexual en las infancias (ASI) refleja las violencias de esta sociedad patriarcal, donde siempre se apunta al temor, a la vergüenza, y a la culpabilidad de les niñes para disciplinarlos.

Además se construye una cultura de la violación y explotación de los cuerpos de les niñes. Pasa en la calle, en las casas, en la escuela, en la Iglesia -una institución que instala fuertemente mandatos conservadores y enseña que el silencio predomina ante tal o cual violencia-; y puede suceder en cualquier lugar. Según datos oficiales, uno de cada cinco niñas y uno de cada 13 niños en Argentina atravesó una situación de abuso antes de los 18 años.

Durante estos últimos años, en La Plata, la iglesia católica fue fuertemente denunciada por encubrir a curas pedófilos, como Eduardo Lorenzo y Raúl Anatoly Sidders, entre muchos otros. La justicia también es parte cómplice de que se perpetúe las violencias hacia las niñeces. Hace pocos días, el seis de noviembre el Tribunal de Casación Penal bonaerense declaró prescripta la causa del Próvolo, una causa contra los curas Corbacho, Corradi, Primati quienes abusaron de niños sordos durante varios años.

Grito global

Este jueves realizarán acciones callejeras y virtuales en el marco del día mundial para la prevención del abuso sexual en las infancias en diferentes puntos del país bajo el lema un “grito global contra el abuso sexual”.

En La Plata desarrollarán por la tarde una jornada de visibilización frente al Arzobispado. Allí exigirán justicia para las sobrevivientes de Raúl Sidders, del jardín 914 de La Loma, y para que no se prescriba la causa Próvolo.

A las 19 horas habrá un conversatorio virtual, a través de la página de facebook del Colectivo Yo si te creo sobre “los delitos de violencia sexual contra las niñeces y adolescencia son delitos de lesa humanidad”. Allí participarán Norita Cortiñas, María Estela Torres (docente de primaria), Victoria Acebedo (sobreviviente, feminista y activista) y Sol Otero Quiroga  (sobreviviente, abogada y activista).

“Es importante manifestarse para justamente visibilizar está problemática y concientizar a la sociedad de que esto es algo que le puede suceder a cualquier persona”, manifestó a Pulso Noticias Julieta Añazco, sobreviviente de los abusos sexuales cometidos por cura platense Héctor Giménez –quien actualmente reside en el asilo Marín-.

En tanto, para Rocío, la joven denunciante del cura Raúl Sidders “hoy es un día muy importante, no solo porque todas salimos a luchar contra el ASI, sino porque se va a visibilizar la cantidad de casos que hay”. Rocío sobrevivió a los tormentos cometidos por el sacerdote del Colegio San Vicente de Paul de La Plata, entre sus 11 y 14 años.

Ambas mujeres realizaron un proceso de empoderamiento para poner en palabras las torturas sufridas y poder denunciarlos. “Todes tenemos que estar atentes a nuestros niñes”, expresó Rocío.

Según afirmaron desde el Colectivo Yo si te creo, con la actividad virtual buscan reflexionar en torno a los abusos sexuales de niñes, adolescentes, mujeres y disidencias como crímenes de poder, como mecanismos de sometimiento, dominación y disciplinamiento de los cuerpos/subjetividades sustentados bajo este sistema patriarcal, colonial, adultocéntrico, capitalista. “Consideramos los hechos de abusos sexuales como prácticas sistemáticas de tortura y violencia. De este modo, buscamos pensar el rol del Estado frente a estas atrocidades. Queremos revisar los antecedentes históricos vinculados a los ´juicios por la verdad´ para seguir tejiendo disputas políticas, porque luchamos contra la prescripción de los delitos sexuales”, resaltaron.

En el marco de las jornadas del “grito global contra el abuso sexual, denunciaron que existe una política sistemática de descreimiento a les niñes que conlleva la revictimización, el sobreseimiento de pedófilos, el archivo de causas y hasta la revinculación forzada con sus agresores. “Son muy pocas las causas que tienen sentencia firme”.

También señalaron que “las niñas no son madres”. En Argentina de cada diez embarazos en niñas menores de 15 años, ocho son producto de abuso sexual. “Esta lucha que ya no puede seguir invisibilizada”.

“Les niñes no mienten”

“Cuando somos niñes como en mí caso no podemos contarlo porque no sabemos, desconocemos lo que pasa ya que no estamos sexualizados. Por eso en el día de la prevención contra el ASI, pido que estén atentes a sus niñes. A sus cambios de comportamientos, a cada palabrita, hasta a sus dibujos. Muches damos señales distintas, yo le mordía los pies a mis Barbies para que no pudieran salir de mí casa, empecé a tener desmayos emocionales, en mis dibujos ya no existían los unicornios y las sonrisas, eran dibujos sombríos”, contó Rocío.

Y agregó: “Cada cosa que hacemos les niñes, es una señal de algo. Entonces les adultes protectores debemos estar atentes sobre cada cambio de actitud, para poder protegerlos”.

En esa misma línea, Julieta Añazco señaló que “hay indicadores para detectar si une niñe está siendo víctima de abuso, como por ejemplo, tener pesadillas recurrentes, no poder conciliar el sueño, encopresis, enduresis, comer compulsivamente o no comer, la auto lesión, aislamiento, cambios repentinos de conducta”, entre otras manifestaciones.

Foto archivo: Nicolás Braicovich (Pulso Noticias)

Aunque remarcó que no es fácil identificar lo sucedido. Para ello “hace más falta la Educación Sexual Integral (ESI) en las escuelas y en las familias”. La mayoría de los abusos sexuales se dan en un entorno familiar, de confianza del niñe. Y añadió que siempre le crean a quien le cuenta lo sucedido, “no trates de presionar, dale tiempo para que cada quien pueda procesar lo que sucede o sucedió, y tratá de acompañar ese proceso”.

También apuntó contra la complicidad de la justicia: “un abusador no puede estar suelto; las causas de ASI no pueden prescribir porque el ASI no tiene fecha de vencimiento”. Para Julieta, “les niñes no mentimos. Cómo podemos mentir sobre algo que desconocemos”. Según las cifras del Ministerio Público Fiscal (MPF), en Argentina cada 1000 abusos sexuales infantiles que se cometen solo 100 se denuncian y apenas uno recibe condena.

Por último, desde el Colectivo Yo si te creo afirmaron que a pesar de este contexto de pandemia y crisis sanitaria siguen “organizades y unides, luchando, visibilizando y dando voz en todos los territorios para que las niñeces puedan vivir libres de todo tipo de violencias”.

Comentarios

- Advertisement -