Macri visitó Mar del Plata y se negó a recibir familiares del ARA San Juan

Previo al principal motivo de su visita a la ciudad, que fue la reunión con más de medio centenar de referentes gremiales y empresarios vinculados a la actividad portuaria y pesquera, el presidente de la Nación, Mauricio Macri , se reunió con familiares de víctimas de los tres últimos buques hundidos, tragedias que costaron 25 vidas en poco menos de tres años.

“Hace un año que venimos diciendo que los hundimientos son un negocio redondo, hoy se lo dijimos al Presidente”, detalló Gabriela Sánchez, hermana del capitán del pesquero “Repunte” y una de las participantes de este encuentro de casi media hora que compartió con una decena de familiares de las tripulaciones del “San Antonino” y “Rigel”, que también se fueron a pique.

Entre las cuestiones por atender y resolver que le expusieron al jefe de Estado resaltaron la caducidad de gran parte de las embarcaciones por su alto promedio de antigüedad, necesidad de políticas de fomento para renovar esa flota, una revisión de los permisos de pesca, cumplimiento en medidas de seguridad y revisar los mecanismos de control, con acusaciones directas al rol de Prefectura Naval Argentina.

Héctor Sanitá, padre de Rodrigo, uno de los desaparecidos tras el hundimiento del “Rigel”, acusó de manera directa a empresarios del rubro, varios de los cuales se iban a reunir con Macri minutos después.: “Los dueños de barco cobran un seguro, van al astillero, ponen la plata, hacen un barco más grande y listo”, acusó.

Los participantes de esta reunión, que por primera vez tienen acceso directo a Macri, se retiraron conformes más por la posibilidad de contacto personal que por las respues

tas logradas. Pero también resaltaron que el Presidente les puso en claro la realidad económica que afronta el Estado. “Venimos de 70 años de un país quebrado”, les respondió.

Los familiares de víctimas de naufragios le reclamaron algún incentivo para potenciar la industria naval y así permitir que se construyan nuevos buques pesqueros con mano de obra y valor agregado nacional. Macri comprometió medidas para avanzar hacia ese objetivo. Y le plantearon por qué, por ejemplo, no se aprovechaban las instalaciones y personal del astillero Río Santiago. “Nos contestó que habló con Contessi (dueño del astillero marplatense que lleva su apellido) y le dijo que había que dinamitarlo”, contó Sánchez.

A familiares de la dotación del submarino ARA San Juan se les negó ser parte de esta reunión -decisión de Presidencia- y debieron quedarse con sus banderas y pancartas del otro lado de las vallas, a más de 600 metros de las instalaciones del Instituto Nacional de investigación y Desarrollo Pesquero (Inidep), donde Macri concentró su agenda de actividades en la ciudad.

Clima tenso en Mar del Plata / Foto: Pulso Noticias

Comentarios

- Advertisement -