City Bell: escracharon a un genocida violador

Organismos de Derechos Humanos se movilizaron a la casa del genocida Miguel Angel Ferreyro, quien cumple condena domiciliaria por delitos de lesa humanidad. Actualmente está siendo juzgado en el juicio unificado por los delitos cometidos en el Centro Clandestino de Detención (CCD) Pozo de Quilmes, CCD Pozo de Banfield y CCD El Infierno

Este domingo al mediodía, sobrevivientes de la última dictadura cívica militar, HIJOS y militantes sociales se manifestaron en la casa del genocida violador Miguel Ángel Ferreyro, ex cabo de la Policía Bonaerense. Ferreyro fue identificado por la militante Nilda Eloy en el juicio por la verdad como su violador en el Centro Clandestino de Detención “El Infierno”.

Durante la segunda audiencia del juicio unificado por los tres CCD –que se realiza de manera virtual-, Ferreyro escuchó la lista de las víctimas que pasaron por El Infierno, sonrió y dijo: “Esos no están en la lista mía”. Una muestra más de provocación a las víctimas del último genocida de nuestro país.

Ferreyro cumple prisión domiciliaria en su casa ubicada en calle 24 y 466 de City Bell. Allí pegaron afiches y hablaron con los vecinos sobre quién es la persona que vive en ese lugar.  

Se trata de “un genocida que participó en el campo de concentración conocido como ´El Infierno´ donde pasaron muchas y muchos compañeros, entre ellos Nilda Eloy que fue quien reconoció a este torturador, asesino y violador. Lo reconoció en el juicio por la verdad, lo reconoció como el violador de ella y otras jóvenes”, expresó a Pulso Noticias María Laura Bretal, sobreviviente de la dictadura militar eclesiástica civil y militante feminista de Las Azucenas.

Durante las afichadas recordaron a la militante Nilda Eloy. Foto: Pulso Noticias

Asimismo resaltó que el genocida “goza como privilegio la prisión domiciliaria. Entonces como decimos siempre, cuando no hay justicia, a 44 años la justicia es tan lenta y tardía no hay justicia, entonces hay escrache”.

“El escrache es la forma que tenemos de concientizar y mostrar a la población quiénes viven a sus lados, dónde están los genocidas que tendrían que estar en cárcel común perpetua y efectiva sin ningún privilegio. Verdaderamente los vecinos, comprobamos hoy, no saben quiénes viven en esa casa”, explicó Bretal. Y agregó: “El escrache es dar a conocer el horror que cometió semejante personaje que vive cerca de sus casas, que todos sepan. Exigimos que la justicia lo lleve nuevamente al único lugar donde tienen que estar que es la cárcel”.

Al llegar al lugar se observó que la casa estaba toda cerrada, y enseguida los vecinos se asomaron para conocer lo sucedido y manifestaban no saber quién era esa persona.

“Creemos que estaba adentro porque un genocida con domiciliaria no puede salir de su casa, la Policía Federal debe controlar eso. Pero sabemos que las domiciliarias son para que se vayan, se fuguen o salgan como hemos visto tantas veces a pasear por el barrio”, manifestó Bretal.

“Si no hay justicia, hay escrache”, una de las tantas consignas que se escucharon en City Bell. Foto: Pulso Noticias

Por último, la sobreviviente de la dictadura afirmó: “este genocida es la primera vez que va a ser sometido a juicio y esperemos que sea condenado a prisión perpetua. Pero desgraciadamente, Nilda Eloy, nuestra compañera hace tres años falleció y no puede verlo en el juicio ni verlo condenado. Asique nuestro compromiso de lucha, nuestro compromiso con ella y con los 30.000 compañeras y compañeros desaparecidos es seguir exigiendo memoria, verdad y justicia. Cárcel común perpetua y efectiva para todos los genocidas. Ningún privilegio, ninguna domiciliaria para los que cometieron los más aberrantes crímenes de lesa humanidad y quienes cometieron un genocidio”.

“Miguel Ángel Ferreyro a donde vayas te iremos a buscar. A la justicia le seguimos exigiendo que vuelva a la cárcel y que sea condenado a perpetua”, aseveró Bretal.

Comentarios

- Advertisement -