Pellegrino deja Gimnasia despotricando contra el grupo que él formó

El titular del Lobo dio detalles sobre su salida del club. “La incapacidad de convivir unos con otros”, afirmó. Además, agregó: “Hace unos meses avisé que esto se tenía que solucionar y entiendo que para esto había que dar un sacudón”

Gabriel Pellegrino rompió el silencio, confirmó que dejó la presidencia de Gimnasia y descartó dar marcha atrás en su determinación. “La renuncia había sido informada anoche a mis compañeros y hoy se presentó en la secretaría general”.

El titular del Lobo destacó que “no hay ninguna posibilidad de cambiar de opinión”. Además, sobre los motivos, agregó: “La incapacidad de convivir unos con otros dentro del club. Hace unos meses avisé que esto se tenía que solucionar y entiendo que para esto había que dar un sacudón”.

Con respecto a su decisión, Pellegrino fue contundente. “Creo que esto le va a hacer bien a Gimnasia. No puede haber un presidente que no logre unir a la comisión directiva. Es una cuestión de formas. Hay que poner a la institución delante de todo y esta renuncia le va hacer bien”, manifestó.

¿Qué pasará con Maradona frente a la renuncia de Pellegrino?
Más allá del estado de salud de Diego Maradona, que puso en duda su continuidad como técnico de Gimnasia, la salida de Pellegrino sumó a la incertidumbre. El astro había declarado antes de las elecciones del año pasado que no seguiría en el cargo si no continuaba como presidente.


La carta con la que Pellegrino presentó su renuncia
De mi mayor consideración:

Ayer le comuniqué a la Comisión Directiva que renuncio como Presidente de Gimnasia y Esgrima La Plata. Tomé la decisión de renunciar por la incompatibilidad de formas con algunos integrantes de la Comisión Directiva actual. Uno de los roles principales que considero debe tener el Presidente de nuestro Club, es el de unir las diferentes posiciones y avanzar hacia un mismo camino. Como mínimo, lograr ese objetivo dentro de los integrantes de la Comisión Directiva. Yo no pude conseguirlo.

Al no lograr esta unión decidí dar un paso al costado y tratar de que otro tome mi lugar para conseguir este primordial y fundamental objetivo. Objetivo que en las mayorías de los casos permite que los que forman parte de una gestión puedan convivir alegremente, más allá de sus razones, o no, y de los resultados deportivos.

En el último mes estuve reunido por separado con distintos grupos de personas, y con personas en forma individual, todos integrantes de Comisión Directiva, para escuchar y tratar de generar esa unión que se nota mucho que no existe. Hoy, con mucho pesar, debo decir que no lo logré.

Es bueno decir la verdad y mantener las buenas formas, reconocer cuando uno falla o no puede. Hoy les confieso que aún con las mejores formas lo intente, pero no pude lograrlo.

Me encanta la gestión que estuvimos haciendo. Este fue el motivo y la esperanza por el que en su momento decidí volver a presentarme como Presidente del Club, “confiando” en que se podía mejorar la anterior gestión, como siempre debe ser, apoyado por todos y todas ustedes. Hoy, lo sigo diciendo. Creo que esta gestión va en el camino correcto a ser mejor que la anterior, esperando a la próxima que supere a esta, así debe ser para tener un Club mejor.

Como Presidente uno está para aplaudir los éxitos del conjunto y hacerse responsable de los errores de todos. Sin embargo, hay excepciones, y en mi caso es la de no querer hacerme responsable de las diferencias personales, para algunos insalvables, ni de las dudas, críticas constantes y faltas de respeto de unos hacia otros.

El Club es un lugar para discutir ideas y caminos en pos de tomar las mejores decisiones entre todos, pero no tiene que ser un lugar para generar peleas, que es lo que lamentablemente viene sucediendo. Y, como Presidente y responsable de esta gestión, me declaró incapaz de revertir esta situación.

En cada charla que tuve acepté respetuosamente las distintas miradas de uno sobre los otros, e inclusos las críticas hacia mi, cosa que valore y agradecí, escuche y di tiempos, pero algunos creen que su mirada es la “única verdad”. Esta explicación “de única verdad” no la comparto y me hace mal. De esta manera, no puedo ser el ejemplo de unidad que considero debe tener el Presidente de nuestro Club.

Los últimos años fueron hermosos, porque me tocó ser el Presidente de nuestro Club al cual decimos, y creo en eso, queremos mejorar. Los que están a mi alrededor saben que di lo mejor de mí. Más de lo pensado incluso. Cada día, junto con todos los miembros de Comisión Directiva y los empleados del Club traté de tomar y compartir las mejores decisiones para que Gimnasia esté un poco mejor. Todo eso en conjunto me hace bien y me tuvo predispuesto a seguir, mas allá de malos resultados deportivos y problemas heredados para solucionar. En conjunto se soporta todo eso y mucho más. Para muchos lo habré logrado. Para otros no. Pero el Club esta mejor que antes y eso siempre fue un objetivo tomado como obligación, como tiene que ser. Pero estoy seguro que de esta manera, desunidos, nos estamos alejando de lograr éxitos, nos desgastamos en peleas y no en discusiones constructivas como tendría que ser.

Tengo palabras de agradecimiento por supuesto y siempre estaré cerca del Club para ayudarlo en lo que pueda, como lo hacia antes desde mi lugar de socio. Hoy decido dar un paso al costado porque Gimnasia está por encima de todos y creo, con sinceridad, que otra persona puede tener la energía y la capacidad de lograr la unidad que yo no conseguí.

Un abrazo para todos y todas. A partir de ahora, para muchos de ustedes su amigo o buen conocido como mínimo, espero…

Gabriel Pellegrino

Comentarios

- Advertisement -