Legislatura bonaerense: tierras para cárceles en medio del drama habitacional

En la misma jornada del desalojo violento y la represión en Guernica, la Cámara de Diputados de la Provincia dio media sanción al proyecto que expropia terrenos del conurbano para construir cárceles y alcaidías

En la misma jornada en la que el gobierno bonaerense desalojó violentamente a cientos de familias vulnerables que pugnaban por una vivienda digna en el predio de Guernica, la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó el proyecto de ley que expropia inmuebles en varios distritos del conurbano para ser destinados a la construcción de dos cárceles y 10 alcaidías.

La iniciativa, que ahora debe ser tratada en el Senado, expropia inmuebles en los distritos de Quilmes, Moreno, Merlo, La Matanza y Tigre y prevé la construcción de dos cárceles para mil internos cada una y alcaidías para 300 internos cada una.

El proyecto impulsado por el ministro de Justicia, Julio Alak, contó con el aval del bloque 17 de noviembre y de Juntos por el Cambio. La bancada mayoritaria de la oposición dio apoyo a la medida resaltando especialmente que la puesta en funcionamiento de los nuevos establecimientos penitenciarios deberá hacerse “previa consulta y acuerdo con los Municipios en que se desarrollen”.

Por parte del oficialismo el diputado Jorge D’Onofrio indicó que hoy la Provincia cuenta con un faltante de 20 mil plazas en las cárceles y resaltó que “lo importante que están planteando el gobernador Axel Kicillof y el ministro Alak tiene que ver con que es una decisión de política criminal. No es solamente poner más patrulleros o más penas”.

Además, el diputado massista dijo: “Es importante entender por qué tenemos que hacer más cárceles para tener menos presos en el futuro. Tenemos que convertir las unidades penitenciarias en centros de formación, que no sean para castigo sino para resocialización”.

En tanto, la legisladora de Juntos por el Cambio, Sandra París, enfatizó en que “serán los municipios los que den acuerdo para que las cárceles puedan ser construidos en cada uno de los lugares”.

Por su parte, el diputado del Frente de Izquierda, Claudio Dellecarbonara, afirmó que “tratar este proyecto después de la brutal represión a las familias de Guernica es un verdadero insulto a la clase trabajadora y al pueblo pobre”. “Acá se ve que no hay ninguna voluntad política de resolver el tema de la vivienda”, expresó.

“En vez de expropiar terrenos para hacer viviendas, escuelas, hospitales y reducir la desigualdad, nos dicen que van a construir cárceles”, manifestó, indicando que “la respuesta (del Estado) es represión y cárceles, por eso las quieren construir”.

En el proyecto de ley se indica que el Estado provincial tendrá diez años para la construcción de Unidades y Alcaidías penitenciarias y departamentales, dispuesta en el marco del Plan de Infraestructura Penitenciaria.

Además, se detalla que el SPB hoy cuenta con 49 mil internos en sus unidades, lo que representa la “sobrepoblación más alta de su historia”. Un alto porcentaje de los detenidos se encuentra con prisión preventiva, sin condena firme.

El desalojo como telón de fondo

Sobre los hechos sucedidos en la misma mañana en el predio de Presidente Perón, el diputado del Frente de Todos, Adrián Grana, resaltó: “Hoy, en el cumplimento de una manda judicial, el Ministerio de Seguridad ha hecho un operativo ejemplar, ha hecho un uso racional de la fuerza, ha habido muy pocas lesiones, mayormente las lesiones fueron de las fuerzas de seguridad”.

Y respecto al desenlace dijo que “terminó de esta forma porque hubo organizaciones que no han querido dejar que se llegue a buen puerto con una solución de consenso”.

Respecto a ello, Dellecarbonara subrayó que “millones de argentinos fuimos testigos de la brutal represión que sufrieron familias que pelean por un pedazo de tierra”. “Hoy no hubo grieta, la Justicia, (Sergio) Berni, Kicillof, todos se pusieron frente al reclamo legítimo de las familias, por la tierra y la vivienda. Se pusieron del lado de la represión policial para defender los intereses de la especulación inmobiliaria. Lo hicieron para dar una señal a los poderosos de que no les va a temblar el pulso para atacar los reclamos populares”, manifestó el legislador.

El diputado oficialista César Valicenti opinó que “lo que para nosotros es una buena noticia, el no tener que lamentar ningún hecho trágico, para algunas organizaciones políticas es una mala noticia, porque estarían contentos con contar hoy con un herido, un muerto o alguien a quien culpar”. “Fueron días en los que se trabajó muchísimo y en los que se demostró una vocación de presencia del Estado”, consideró.

Comentarios

- Advertisement -