Guzmán ratifica que “no habrá devaluación”

El ministro de Economía insistió en que no habrá saltos del tipo de cambio oficial e hizo hincapié en avanzar en la “consolidación fiscal”

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó este viernes que “no va a haber devaluación”, y aseguró que “va a continuar la depreciación del peso ante el dólar por la inflación, como hasta ahora”, a la vez que anunció que el Gobierno elabora “un programa fiscal plurianual” que tendrá “como mínimo tres años” de duración, en el marco del programa sobre el que se trabaja con el FMI, y que será enviado para su tratamiento al Congreso de la Nación.

Si bien Guzmán que “tenemos una brecha cambiaria muy elevada”, aclaró que “también tenemos superávit comercial, no hay pagos de deuda externa y, a pesar de lo que se dice, hay US$ 41.000 millones de reserva de los cuales una parte son depósitos encajados por alrededor de US$ 12.000 millones”, a lo que se suman los controles de capitales.

La brecha cambiaria, señaló el ministro a radio con Vos, “genera una expectativa de devaluación que no se condice con la circunstancia que enfrentamos en el frente externo”. La combinación actual en ese sentido “nos permite continuar con la política cambiaria para el tipo de cambio oficial, que es el que importa de forma directa para los precios y la macroeconomía”, resaltó.

Guzmán insistió en que el tipo de cambio oficial seguirá “de la mano de los precios” y consideró que “a pesar de que hay una brecha que genera ansiedades importantes y nos ocupa fuertemente, tenemos las condiciones y los instrumentos para continuar con las políticas cambiarias que venimos llevando adelante y no hacer una devaluación”.

El funcionario dijo que la distancia entre el tipo de cambio oficial y los paralelos genera “ansiedades” y planteó su preocupación sobre el “desanclaje de las expectativas”, aunque intentó minimizar su impacto en la economía real. “Los valores de los tipos de cambio paralelos están muy lejos de representar la capacidad del país para generar ingresos en dólares. Argentina no es un país de ingresos bajos, es de ingresos medios. No es un país de US$ 4000 per cápita, como es lo que indicaría si el tipo de cambio oficial fuera el valor de los paralelos”, afirmó.

“Hay problemas fundamentales de la economía, obviamente, pero también hay una amplificación de las expectativas que van más allá de esos problemas. Y hubo cierto desanclaje de las expectativas, y eso explica una brecha tan alta, pero tenemos con qué seguir manteniendo la política con respecto al tipo de cambio oficial”, dijo.

A su vez, planteó que la suba en estos tipos de cambio tiene que ver con que se trata de “mercados pequeños”. “No tienen relevancia macroeconómica de forma directa. En el ‘contado con liquidación’ se operan US$30 millones por día. Es tan pequeño que con poco volumen la cotización se dispara. Con una orden de US$ 5 millones generás un aumento de la brecha”, afirmó.

A su vez, planteó que la suba de los paralelos tiene que ver con fondos especulativos que ingresaron al país para realizar inversiones financieras en pesos y que ahora buscan desarmar esas posiciones. Para eso, explicó Guzmán, diseñaron un esquema de subastas de bonos en dólares por hasta US$ 750 millones, que podrán ser integrados con títulos en pesos.

“De esta forma, apuntamos a ir limpiando parte de las presiones que generan la elevación de la brecha. El punto es ver su naturaleza, que tiene que ver con fuerzas reales sino con actores que quieren salir de posiciones en pesos. En esencia, son capitales que nunca tuvieron interés en la economía real en la Argentina”, dijo.

A su vez, se refirió a la dinámica del dólar blue, que ayer quebró su récord, subió $7 en la semana y alcanzó los $190. “Hay fuerzas de oferta que no están presentes en el contexto de pandemia”, dijo Guzmán, en referencia a las divisas que aportan a ese segmento los turistas de países limítrofes.

También se refirió al endurecimiento del cepo dispuesto por el Banco Central, el 15 de septiembre, cuando se dispuso encarecer y restringir el acceso al cupo de US$ 200 del ‘dólar ahorro’. “Con esas medidas, lo que dejó de pasar fue que los que compraban dólar ahorro vendieran al blue. Pero se tomaron esas medidas porque había que cuidar el frente de las reservas internacionales para poder manejar el dólar oficial, que es el que más importante para la forma en que queremos darle rumbo a la economía”, concluyó.

Comentarios

- Advertisement -