Venganza Afectiva: el colectivo trans local y un encuentro necesario

Tras sostener una campaña de donaciones y acompañamiento durante toda la pandemia, finalmente la red solidaria Venganza Afectiva junto a las chicas trans travestis y no binaries de la ciudad se reunieron para escucharse y plantear un proyecto a largo plazo: talleres, el pedido del cupo laboral y “que no sea todo amargura, tristeza y sufrimiento sino encarar proyectos que nos revitalicen”

La ciudad de La Plata y la gente que la habita sigue generando practicas y experiencias que quedarán en la historia: actos de solidaridad, de apoyo mutuo, atravesadas por militancias individuales, organizaciones políticas y colectivos.

“Venganza Afectiva” es una red de solidaridad hacia el colectivo de chicas trans travestis, varones trans e identidades no binaries de la ciudad. Acompañamiento, acopio de donaciones y entrega de alimentos, medicamentos y elementos de higiene a la casa de cada compañera que se encuentran, como todo el sector, en situación de vulnerabilidad.

Completa ausencia del Estado, que solo interviene a través de la persecución y hostigamiento policial, tanto en pandemia como en toda la historia. Luego de 7 meses de poder entregar los alimentos, pero ante una situación de baja de donaciones, el espacio decidió hacer una asamblea presencial, convocar a todas las chicas trans de la ciudad y poder generar un proyecto a largo plazo.

Checha Ribero es una militante trans de Venganza Afectiva. Ademas es artista, cantora. En comunicación con Pulso Noticias explicó que vienen acompañando a las compañeras con alimentos, trámites, ir a los hospitales, “conociéndolas y generando lazos afectivos que son fundamentales para organizarnos y exigir nuestros derechos”.

Veían que durante las últimas semanas comenzó a aportar alimentos menos gente “no por falta de solidaridad sino por la situación económica del país”. A partir de eso surgió la idea de convocarse “juntarnos y escucharnos, nuestras necesidades, ideas nuevas, de organizarnos, que no sea toda amargura, tristeza y sufrimiento sino encarar proyectos que nos revitalicen como algunos talleres, dijo. Cecha, como se observa en el video adjuntado al final de esta nota, canta y va a ofrecer un taller; también habrá otro de fotografía, y la posibilidad de un taller de radio: “muchas cosas positivas que es lo que nos hace falta”.

“La reunión fue un éxito”, dijo orgullosa y contó que se realizó con todas las precauciones que exige la pandemia, con distanciamiento, sentadas en el enorme patio del Centro Cultural y Social Olga Vázquez. “Surgieron realidades que sospechábamos pero no escuchábamos de las mismas personas… tienen cara, nombre” describió y agregó que hay responsables de toda esta situación que están pasando: “Desde el estado no bajan alimentos, no hay respuestas. Las compañeras son permanentemente golpeadas, robadas, la violencia policial es uno de los problemas más grandes que nos enfrentamos, también en los hospitales”.

“Es un gran paso para toda una pelea que vamos a dar y continuar con la lucha de tantas compañeras que dejaron su vida, que consiguieron leyes que ahora no se cumplen…acá estamos nosotras para tomar la posta de esta lucha por el colectivo”.

La experiencia trans

Por su parte, Vanesa Cuello es una trans con mayor experiencia que el resto. Es platense y opino a Pulso Noticias que lo más importante del encuentro realizado el jueves es plantear un proyecto a largo plazo: “no lo he visto desde hace mucho, articulado con distintas organizaciones y que sea sostenible en el tiempo…que abarque el acceso a la tierra, la incorporación social en todos los espacios y profesiones” dijo y ejemplificó que para este año ella iba a realizar un curso de electricidad: “no estigmatizarnos nosotras mismas a determinadas profesiones- como peluquería, costura y esas cosas- sino incorporarnos realmente a distintas profesiones, impulsar el estudio secundario, que hoy existe la accesibilidad que yo no tuve” expresó respecto a que tanto la secundario como la facultad, ingresó de adulta.

Otro tema que se trató, muy importante para el colectivo es el cupo laboral trans: “Cómo manejarlo, es muy chiquito, cómo se dan las prioridades sin que haya acomodo” también la importancia a la atención psicológica y grupal, y de ahí, pensar algo tan básico como la aspiración a una vida larga: “Se sabe que el promedio de vida es hasta los 40 pero esto se ha naturalizado en la mayoría de las chicas… no aspiran, no se ven de 60 años como mi caso, o 70 u 80”, contó Vanesa.

La crisis que generó la pandemia afectó al colectivo trans directamente. Ese fue el tema de la reunión también. “No tener recursos ni medios como para preservarnos de esta pandemia…. si bien afecta a todos, hay una cuestión económica en quién puede sostenerse en el tiempo aislada y quien no”, explicó.

Comentarios

- Advertisement -