Sesionó el Concejo Deliberante con la pandemia en segundo plano

La disputa entre la Provincia y el Municipio por la pertenencia del Teatro Martín Fierro y el debate sobre las pistolas Taser ocuparon la mayor parte de la reunión. Lejos quedaron las discusiones sobre la aperturas de actividades, la crisis alimentaria y sanitaria o el desempleo que vive la ciudad

Por David Barresi

El Concejo Deliberante tuvo ayer su sesión número 12 en el Pasaje Dardo Rocha, la cual estuvo signada por dos debates que corrieron el eje de la situación de pandemia y sus consecuencias en la región: la pertenencia del Teatro Martín Fierro y la posibilidad de que las fuerzas de seguridad que actúan en la ciudad utilicen pistolas Taser.

En segundo plano quedaron otros temas que habían ocupado horas de discusión en las sesiones anteriores referidos a los chispazos entre el Municipio y la Provincia en torno a la apertura o no de más actividades y los riesgos que implican en este contexto; la crisis alimentaria y sanitaria que vive la ciudad que se expresa con fuerza en los comités de crisis barriales; el crecimiento del desempleo agravado por la situación de aislamiento o los reclamos de los centros culturales que piden la “emergencia cultural”.

El bloque de Juntos por el Cambio logró imponer otra agenda, que le sienta más cómoda en función de levantar el perfil del intendente Julio Garro de cara al año electoral que se viene: tras la disputa por la titularidad de la República de los Niños, con el discurso de que estaba en juego la defensa del patrimonio platense, ahora el eje se traslada al Teatro del Lago (Martín Fierro).

Tras el avance de la Municipalidad en la ejecución de un plan de refacciones en el predio de cara a posibilitar su utilización en un corto plazo, por las ventajas que tiene en este contexto un teatro al aire libre, la Provincia de Buenos Aires resolvió revocar el convenio firmado el año pasado por la Gobernadora María Eugenia Vidal -un mes antes de finalizar su mandato- y el Jefe Comunal platense que le cedía a la ciudad el uso del espacio.

Ante ese escenario, Garro ingresó ayer en el Concejo una nota enviada al Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia de Buenos Aires, Augusto Costa, referida al uso y a la actual situación del Teatro Martín Fierro, que fue girada a la Comisión de Legislación.

Según se señala, de acuerdo al artículo 2 de la Ley 6183, promulgada en noviembre de 1959 la Provincia transfirió a la Municipalidad el bien comprendido en la Reserva, Paseo del Bosque, y deja constancia que por ende el Teatro del Lago es patrimonio de la Municipalidad de La Plata, si bien esto recién se hace tangible mediante una Ordenanza en el año 1988. En ese sentido, el Intendente pide dejar sin efecto la revocación del convenio firmado con Vidal, bajo amenaza de llevar el conflicto a la Justicia.

Sin embargo, desde el Frente de Todos respondieron mostrando la resolución de la Fiscalía de Estado que confirma que el bien continúa registrado a nombre de la Provincia, y marcando que por esa razón hubo que firmar un convenio entre Provincia y Municipio el año pasado. Además, el concejal Norberto Gómez, se preguntó si la Municipalidad está en condiciones de hacerse cargo de semejante espacio: “Generalmente un Municipio no puede hacer obras de envergadura como las torres de la Catedral, o como el Estadio Único, ni puede mantenerlas en el tiempo”, señaló y luego sus compañeros de bancada apuntaron al estado deteriorado interior del propio Pasaje Dardo Rocha.

Por su parte, el concejal Gastón Crespo también ingresó un proyecto sobre el tema pidiendo que se declare inválido aquel convenio firmado por la gestión de Vidal el año pasado, asumiendo que el espacio es de la ciudad. “Los bienes patrimoniales de la ciudad tienen que estar a cargo del Municipio. Gobierne quien gobierne”, afirmó. De todas formas, remarcó que más allá de a quién pertenece, el eje debería estar en que haya una política de restauración. “Bienvenido el debate de quién es el dueño del lugar, pero también es muy importante que se ponga en valor el Teatro Martín Fierro”, aseguró.

Las Taser y la grieta

El otro tema fuerte de la sesión de ayer fue el ingreso de los dos proyectos presentados por Juntos por el Cambio en torno al uso de las pistolas Taser. En este caso, el oficialismo juega en su terreno, pero la instalación del eje vino del otro lado de la grieta impulsado por el Ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación Sergio Massa.

La primera de las iniciativas de la concejala y presidenta de la Comisión de Seguridad Romina Cayón es una solicitud al Ministerio de Seguridad de la Provincia a fin de que estudie la factibilidad de dotar a las fuerzas policiales con presencia en la ciudad de La Plata de este tipo de armamento. Pero la polémica giró en torno al segundo proyecto de la edil, que plantea autorizar al Poder Ejecutivo a realizar “las adecuaciones presupuestarias correspondientes” para la adquisición de 20 dispositivos.

Sin cuestionar el uso de este tipo de armas en sí mismo, desde el bloque del Frente de Todos se cuestionó la propuesta, teniendo en cuenta que la gestión de Garro viene subejecutando las partidas en el área de seguridad y recordando particularmente que el año pasado apenas se ejecutó el 40% de lo presupuestado. En ese sentido, afirmaron que para evaluar una erogación de ese tipo, primero se necesitan inversiones en otros aspectos en lo que hace a las fuerzas seguridad, apuntando a la comunicación interna, capacitaciones y protocolos de uso para ese tipo de armamento.

Además, también señalaron que en este contexto de pandemia y crisis alimentaria las prioridades deberían estar en otros aspectos y no en la compra de estas pistolas. “¿Tenemos idea cuánto valen las Taser?”, se preguntó la concejala Ana Castagneto y se respondió: “porque el Municipio no está pudiendo llevar dos pollos por olla en el Comité de Crisis”.

Ahora ambos proyectos tendrán que pasar por las comisiones previstas para evaluar si finalmente tienen despacho favorable y se vota próximamente en el recinto, o si sólo quedará en un debate que huele más a posicionamiento político que a discusión de fondo sobre políticas de seguridad.

Comentarios

- Advertisement -