Los dos remedios argentinos para tratar el coronavirus

Se trata de la Ivermectina y el suero equino, dos desarrollos financiados por el Ministerio de Ciencia y Tecnología

Los dos medicamentos que el ministro de Salud de la Nación, Ginés Gonzáles García, aseguró que este mes estarían a disposición de los pacientes con covid-19 son la ivermectina y el suero equino, dos alternativas que “van a tener un efecto importante” en el tratamiento contra el virus. El suero equino se produce a partir de anticuerpos de caballos, mientras que la ivermectina es un fármaco que apunta a reducir la carga viral durante los primeros días de la enfermedad. Los dos desarrollos forman parte de las investigaciones financiadas por la Agencia I+D+i, bajo la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

El ministro había afirmado que ambos tratamientos “funcionan muy bien”. Actualmente el método más habitual en pacientes internados por covid-19 es la transfusión de plasma proveniente de las donaciones de pacientes recuperados. Sin embargo, un estudio nacional reveló que no produce un beneficio clínico significativo en pacientes graves. “Se ha demostrado que no es mejor darlo que no darlo cuando se utiliza en fases avanzadas”, afirmó a Página/12 Omar Sued, infectólogo de la Fundación Huésped y parte del comité de expertos que asesora al presidente Alberto Fernández en la gestión de la pandemia del coronavirus. Pero ya en ese momento Sued explicó a este diario que, en cambio, “hay estudios argentinos en marcha sobre medicamentos que son más prometedores”.

Ivermectina

La ivermectina es una droga de venta libre, descubierta en 1970 y utilizada para tratar distintas enfermedades, habituales en comunidades vulnerables, como la sarna o la parasitosis intestinal. Si bien en Argentina es más conocida por su uso veterinario, también existe y es accesible el fármaco para uso médico en humanos. En Salta ya la prescriben como medicamento para pacientes contagiados de covid-19.

El suero equino

Se basa en la transfusión de anticuerpos generados por otro organismo, en este caso, los caballos. Los anticuerpos policlonales equinos, que se obtienen a través de la inyección de una proteína recombinante del SARS-CoV-2 en caballos, tienen un efecto hiperinmune, cerca de 100 veces más potente que el del plasma de recuperados. Este tratamiento apunta a bloquear la propagación del virus en el organismo. Además, por la capacidad de estos animales de producir una gran cantidad de anticuerpos -ya que su nivel de sangre es de 6 a 7 veces mayor que el de los humanos- se puede producir a mayor escala.

Comentarios

- Advertisement -