Absolvieron a Luz, la joven trans detenida injustamente hace dos años

Luz Aimé Díaz estuvo con prisión preventiva desde el 2018, acusada de un intento de homicidio del que nunca hubo pruebas firmes en su contra. El fallo, con perspectiva de género, hizo hincapié en la vulnerabilidad estructural del colectivo trans

Al fin una buena noticia para Luz Aimé Díaz, la joven trans salteña de 22 años que desde el 2018 estaba cumpliendo prisión preventiva, primero en el penal de Ezeiza y luego en un cuarto del Hotel Gondolín, en el barrio porteño de Villa Crespo. Este viernes fue absuelta por la Justicia en la causa que se llevaba en su contra por un presunto homicidio.  

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 8 de la Ciudad de Buenos Aires resolvió absolver a la imputada, ordenando su inmediata libertad y que se le retire el dispositivo electrónico que tenía colocado en el marco su prisión preventiva.

La fiscalía, a cargo de María Luz Castany, hizo hincapié en la vulnerabilidad estructural no solo de Luz sino de toda la comunidad trans, en un alegato con perspectiva de género, que consideró que no hay evidencias para sustentar una acusación contra ella y enumeró las distintas formas de violencia institucional que sufre el colectivo travesti.

“Quiero agradecer a toda esa gente que estuvo conmigo durante estos dos años y estoy muy feliz de haber recuperado mi libertad y no tengo palabras para agradecer todo lo que hicieron por mí. Muchísimas gracias a todes”, expresó Luz tras conocerse el fallo.

“Espero que sirva este proceso para contar con un precedente de como las vulnerabilidades impiden la persecución penal”, dijo Luciana Sánchez, la abogada de Luz, tras conocerse la decisión de la Justicia, destacando además en la importancia de procesos judiciales con perspectiva de género.

Luz llegó desde Salta a Buenos Aires en 2017, en busca de nuevas y mejores oportunidades, con la intención de terminar el secundario, estudiar una carrera y dejar el trabajo sexual. Pero las adversidades de la vida en la gran ciudad la llevaron ganarse la vida de esa forma en un primer momento.

En julio de 2018, Luz fue imputada de “robo agravado y privación de la libertad agravada”. Según la acusación que montaron en su contra, luego de realizar un servicio sexual a dos hombres en Palermo, fue acusada de haber maniatado y violentado a un hombre de 50 años del colectivo LGBT+ en la habitación de al lado.

La defensa siempre sostuvo que Luz fue usada como chivo expiatorio en un caso de robo e intento de homicidio. Y a pesar de que no existió ninguna prueba concreta que la vincule con el crimen, tuvo que cumplir una prisión preventiva de ocho meses en el penal de Ezeiza antes de serle otorgada la prisión domiciliaria, la cual respetó hasta el día de hoy.

Comentarios

- Advertisement -