¿Qué pasa con las castraciones de mascotas en La Plata?

El Municipio retomó este mes el servicio, aunque con demoras en la asignación de turnos. ¿Por qué no hubo cirugías durante los últimos seis meses? ¿Cuán imprescindibles son para reducir la población animal urbana? Posturas encontradas entre las autoridades y sectores proteccionistas

Luego de que el 9 de septiembre la Municipalidad de La Plata anunciara en sus redes sociales que volvían las castraciones gratuitas de perros y gatos, las quejas de los vecinos cayeron en cascada porque dicen no recibir respuesta desde la línea de WhatsApp habilitada para solicitar turnos. Pero, ¿cómo se llegó a esta situación?

El 20 de marzo, en línea con el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) dispuesto a nivel nacional por la pandemia, la comuna suspendió el funcionamiento de gran parte de la administración pública. En ese marco, dentro del cese de actividades también se incluyó a las castraciones, que dependen de dos direcciones municipales: Protección Animal y Zoonosis. Seis meses después se retomaron las cirugías, aunque de manera escalonada: este mes lo hizo Protección Animal y el 2 de octubre será el turno de Zoonosis.

“Desde el primer DNU presidencial que decretó el aislamiento, las y los veterinarios están considerados trabajadores esenciales. No pueden cerrar ese servicio. Recién ahora abrieron uno de los dos lugares que hay para castrar, pero con muy pocos turnos al día. Por estadística, La Plata necesitaría hacer unas 320 castraciones diarias, pero estamos muy lejos de eso”, señala a Pulso Noticias una integrante de la ONG Castrando La Plata, quien decidió preservar su identidad.

Al respecto, desde la Municipalidad argumentan que la ausencia de castraciones durante todo este tiempo se debió a que Zoonosis Urbana, organismo provincial que se encarga de regular la actividad en todos los municipios, no les permitía hacerlas. “Si bien nosotros somos trabajadores esenciales de la salud, la cuestión epidemiológica llevó a que se suspendieran las cirugías en todas las Direcciones de Zoonosis. Es el único servicio que no teníamos autorizado. Sin el ok de ellos, no podíamos hacer nada. De acuerdo a cómo está la situación en el lugar, te habilitan o no. En Quilmes los autorizaron antes que a nosotros y a la semana tuvieron que volver a cerrar porque aumentaron los contagios”, explica Paola Miceli, Directora de Zoonosis de la Municipalidad de La Plata.

Lo cierto es que Protección Ambiental habilitó días atrás el número 221-629-2233 (solo WhatsApp por escrito) y la casilla de mail [email protected] para solicitar turnos para castraciones. Según se desprende de los comentarios de los vecinos en las redes sociales, abundan las quejas por la falta de respuesta. “Algunos mensajes contestan y otros no. A la gran mayoría no les responden porque es impresionante la cantidad de gente que se comunica pidiendo el servicio. Es casi imposible conseguir turno. Hace poco nos escribió un chico que tenía un número de celular muy similar al del municipio, con un número de diferencia, que le habían llegado 55 mensajes en un día pidiendo castraciones. Si eso pasó con un número equivocado, no me quiero imaginar cuántos discaron bien”, señalan desde Castrando La Plata.

En ese sentido, la Directora de Protección Animal, Georgina Sacramone, admite que las demoras se deben a la gran demanda y que, por momentos, se ven desbordados: “En los últimos 20 días recibimos unos 6 mil mensajes de WhatsApp y más de mil correos. Es totalmente entendible el reclamo, pero hacemos lo que podemos. Los turnos que estamos dando deben cumplir con un montón de protocolos: que no se acumule gente, mantener la distancia, etc.”.

En el caso de la Dirección de Zoonosis, informaron que a partir de esta semana se habilitará una opción en www.turnos.laplata.gov.ar. Los nuevos turnos otorgados serán con fecha del 19 de octubre en adelante, ya que del 2 al 15 se priorizarán las cirugías que debieron ser suspendidas en marzo a raíz de la pandemia.

Veterinarios municipales suelen hacer recorridas diarias a distintos barrios para vacunar y desparasitar a perros y gatos

Una de las cuestiones que genera mayor disidencia entre los sectores proteccionistas de animales y las autoridades locales gira en torno a la importancia de las castraciones como una herramienta que ayuda a contrarrestar la proliferación de perros y gatos en las calles. Mientras los primeros la defienden, desde el Municipio tienen otra postura.

¿Cuánto ayudan las cirugías para reducir la población animal urbana?

—Paola Miceli: No es la herramienta preponderante para el control de los perros de la calle. Lo que tiene que primar es la tenencia responsable, no una cirugía. Y es necesario educar en ese sentido. Nosotros hemos tenido perros que son de la calle y vuelven a la calle. Lo mismo pasa con los mordedores. Un tenedor responsable de una mascota se hace cargo no solo del agua y la comida -puertas adentro de su casa, no en la vereda- sino también de su salud y en eso está incluida una cirugía, donde el animal es acompañado por su familia.

Castrando La Plata: La ley provincial N° 13879 establece a la práctica de la esterilización quirúrgica como el único método para el control del crecimiento poblacional de perros y gatos. Lo ideal es que haya una mascota por hogar y para eso hay que controlar la reproducción desmedida. Es un tema de salud pública. Va de la mano con el concepto de “Una sola salud” que predica la OMS y une la salud animal con la humana. La castración es la única manera ética de bajar la población animal, pero en La Plata no son suficientes. Hay cualquier cantidad de animales abandonados en las villas, como El Mercadito o los asentamientos de Los Hornos. Los chicos duermen con cachorros y se llenan de parásitos. Está muy bien que den turnos on line, pero, al mismo tiempo, mucha gente de barrios populares no tiene acceso a internet o no sabe buscar. La falta de educación es responsabilidad del Estado y debe proveerla.

En relación a la legislación provincial vigente, se desprende otro punto de discusión. Desde la ONG local critican que el municipio se rehúse a castrar perras en celo y preñadas, pese a que la ley 13.879 no menciona excepciones a la hora de realizar una esterilización quirúrgica: “Los veterinarios no pueden poner reparos ante la ley que no están permitidos. Tienen que castrar a todos. No solo no castran a perras en celo y preñadas, sino que dicen que no se puede. Y eso, legalmente, no es cierto”.

Miceli, por su parte, sostiene que el criterio profesional prima sobre cualquier ley y que su prioridad pasa por cuidar la vida del animal: “Hay un fundamento médico para no hacerlo. Una perra en celo tiene una alta carga de estrógenos que hace que tenga mayor predisposición a las hemorragias. Antes de meter a un animal en el quirófano, nosotros siempre recomendamos a las familias hacer estudios pre-quirúrgicos para saber su estado general. Pero la realidad es que nadie los trae”.

Respecto a otras acciones de atención, como vacunación antirrábica y desparasitación, la Dirección de Protección Animal organiza visitas diarias “casa por casa” a distintos barrios de la ciudad, mientras que Zoonosis ofrece dosis sin turno previo en su sede de 514, 11 y 12, aunque a partir del 5 de octubre atenderá en 52 y 120.

Comentarios

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. El servicio castraciones a perros y gatos de la municipalidad de la plata es totalmente insuficiente y fuera del cumplimiento de la ley provincial de equilibrio poblacional. Es obligación de la municipalidad realizar castraciones de forma gratuita, masiva, sistemática, temprana, abarcativa y extendida en el tiempo. Nada de esto se cumple y encima los requisitos de acceso a los pocos turnos disponibles hacen que sea aún más difícil acceder para los hogares de bajos recursos. En la ciudad y desde la gestión de Julio Garro se privilegia el negocio de algunos en desmedro de la salud de todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre