Violento allanamiento policial en un comedor del barrio Malvinas

El Movimiento Surge repudió el accionar de la policía bonaerense que allanó ayer la vivienda donde funciona el comedor Tres Rayitos de Sol. “No vamos a permitir este tipo de atropello contra los espacios de las organizaciones populares”, remarcaron

Un violento allanamiento irrumpió ayer en la vivienda donde funciona el comedor y copa de leche Tres Rayitos de Sol, ubicado en 35 bis y 152 (barrio Malvinas), con decenas de efectivos, móviles, un camión, armas, escudos, obligando a todas las personas que allí se encontraban a tirarse al piso para ser precintadas como si fueran delincuentes.

El espacio pertenece a una organización social, el Movimiento Surge, que repudió el accionar de la policía bonaerense a través de un comunicado publicado en sus rede sociales.  “Este comedor como los compañeros que ahí trabajan han desarrollado en esta pandemia un trabajo importantísimo, para hacerle llegar a quien le falta un plato de comida, generando testeos, participando del comité de crisis desde el día uno”, señalaron.

“Al grito de ‘todos al piso’, ‘cállense la boca’, amedrentaron, amenazaron y apuntaron a la compañera dueña de la casa y responsable del comedor, a los integrantes de la familia como a menores de edad”, describieron.

Según detallaron a este medio integrantes de Surge, los efectivos contaban con una orden judicial para realizar el operativo en esa casa. Sin embargo, lo que pudieron averiguar es que buscaban a cuatro personas que no viven allí y elementos que no pudieron encontrar.

En la vivienda allanada funciona este comedor desde hace más de diez años, y allí lo único que podían hallar eran alimentos y herramientas de trabajo que utilizan los cooperativistas municipales que forman parte el Movimiento. “No vamos a permitir este tipo de atropello contra los espacios de las organizaciones populares”, señalaron.

Violencia policial

“Estábamos acá como todos los días, eran más o menos las siete, yo estaba cocinando, porque además hacemos comida para vender. Estaba hablando por teléfono con una compañera sobre algunas cosas del comedor, cuando empecé a escuchar gritos afuera, y pensé que había alguna pelea en el barrio”, relató a Pulso Noticias Esther, a quien todos le dicen “Bety”, la responsable del comedor que funciona en su vivienda.

“Estaba mi hija, que fue la que salió a mirar para afuera y vio que estaba lleno de policías que venían con escudos”, afirmó y siguió: “Le gritaron a ella, que abra la puerta, a ella la tiraron al piso y le pusieron precintos en las manos. Empezaron a gritar: ‘policía, policía, tirate al piso’. Como yo estaba cocinando y no me tiraba como ellos ordenaban, les dije que esperaran que apagara el fuego porque se me iba a quemar todo. ‘Te estoy diciendo al piso’, me decían, y encima el celular me sonaba, me apuntaron con un arma, dejé el celular y me tiré al piso con mi nieto”.

Los efectivos fueron hasta la parte de atrás de la casa, donde vive el hermano de Esther y su nueva, embarazada de ocho meses. A ambos les pusieron precintos y los tiraron al piso.

“Hubo una orden de allanamiento que era para este domicilio, mi casa. Decían que buscaban una carretilla verde, una bicicleta roja rodado 26. Lo que ellos buscaban acá no lo encontraron. Nos nombraron una persona que no sé quién es, no lo conozco, ni vive acá. La abogada nuestra vio la causa y no hay ninguna persona de mi familia nombrada, la gente imputada, cuatro personas que ellos buscaban, acá no viven ni las conocemos”, aseguró la responsable del comedor.

“Yo uso el comedor mío para hacer las cosas para los nenes. Hoy teníamos que cocinar a la mañana, pero no cociné. Sinceramente, hoy no hice nada para los chicos porque estoy muy cansada, sin dormir, no pudimos dormir a la noche, preocupada por mi hija que es la que quedó más impactada. Mi nuera estuvo a la noche con contracciones, ahora se tranquilizó más”, expresó.

Con la angustia de haber pasado una noche difícil por lo acontecido, Esther remarcó: “Acá somos todos cooperativistas, limpiamos el barrio, cuidamos el barrio. En mi casa sólo hay herramientas de trabajo, y hay alimento porque tengo comedor y copa de leche”.

Comentarios

- Advertisement -