El Circo Rodas varado en Berisso: “El payaso también necesita sonreír”

El payaso “Chuchoca” contó a Pulso Noticias la amarga situación que atrviesa un grupo de 50 artistas y técnicos. Vecinos armaron una proyección por streaming con el “niño orquesta”, cuya entrada aporte a mejorar la situación

Por Ramiro Laterza

La situación de los artistas y técnicos del Circo Rodas es, al menos, de tristeza e incertidumbre. Podría ser peor si desde el municipio de Berisso no aportaran con mercadería para las 47 personas y niños que quedaron varados en el predio donde tradicionalmente se hace la Fiesta Provincial del Inmigrante o la Fiesta del Vino, frente al Gimnasio municipal.

La empresa circense había llegado a Berisso durante principios de marzo para armar las estructuras y una de las carpas, mientras que el sector de artistas finalizaba una gran temporada en Mar del Plata, donde fueron nominados Para los Premios Estrella de Mar 2020 a Mejor Espectáculo Variedades, Mejor Vestuario y Revelación, al Payaso Cachipuchi.

“Debutamos allí el 23 de diciembre hasta el 16 de Marzo, una de las carpas ya se había trasladado a Berisso así que algunos llegamos un martes, ensayamos el miércoles y cuando estábamos por salir a nuestra primera función se acercó el municipio y la policía a decirnos que no podíamos comenzar” explica a Pulso Noticias con tono chileno un hombre de 58 años con labios gruesos, ojos grandes y gesto de preocupación, llamado José Caín Juárez, mientras se mira en un pequeño espejo y se pinta de rojo y blanco la cara, hasta colgarse una nariz postiza roja y mostrar una amplia sonrisa transformándose en el Payaso Chuchoca.

El circo Rodas recorre nuestro país históricamente, sin embargo, Chuchoca y su hijo Cachipuchi (el niño orquesta) están en Argentina trabajando hace 3 años. En 2017 estaban contratados por el reconocido actor mexicano Carlos Villagrán, hicieron una presentación en el Luna Park y allí la empresa Rodas mostró interés en el dúo y les ofreció una mini gira por 3 meses. “Teniamos todo programado para ir a Estados Unidos con el señor Villagrán, pero quedamos varados por la pandemia”, cuenta aun asombrado tras 5 meses de detenimiento del tiempo y del espacio.

La gira 2019 del Rodas había comenzado en Mendoza, luego Rosario, también Santa Fe, Rafaela, San Nicolás, luego hasta Córdóba, y de allí a San Justo (AMBA) donde aun se encuentra una importante base de la empresa, con artistas practicando, en octubre y noviembre estuvieron en La Plata (predio de Walmart), y luego la temporada veraniega en Mar del Plata.

Chuchoca, ya interpretado con su chaleco y peluca, y con botas de goma por la fuerte lluvia en el predio, explica que nació en México y que es “sexta generación cirsense, tanto padre, como abuelo y bisabuelo vivieron esta vida” y que el acento se debe a que pasó un buen tiempo en Chile, donde nació su hijo: “Hice malabares, fui trapecista, motociclista, cantante, animador, era el chamorro del circo en diferentes empresas” rie, cuenta y completa que de Centro América, fue a Chile, volvió al norte hacia Canadá, después una gira por San Juan (Puerto Rico), donde debutó Cachipuchi y allí se conformaron en pareja de payasos. “Tengo 58 años y no conozco ningún otro oficio que no sea el circo”, resume.

La situación que congeló la risa pero no la panza

Comenzada la pandemia en todo el país, con todo armado en Berisso, el Circo Rodas quedó a la deriva: sin poder actuar y sin poder salir de la localidad rivereña. “Al principio, como todos, pensábamos que era algo de 3 días, una semana… nunca pensamos que la situación era para lo que ocurre hoy en día, donde llegamos a 6 meses que no hacemos ninguna función”, intenta explicar Chuchoca.

En el circo Rodas hay 150 personas, pero tras diferentes movimientos previos a la pandemia y algunos artistas que consiguieron permisos de viaje, una parte se fue al predio en San justo: “la mitad quedó allá y la otra mitad acá” dijo respecto a las 50 personas que duermen desde hace 5 meses en casillas en el predio de Berisso. Por eso, la situación para ellos es complicada: “Fuimos los primeros en cerrar y seremos los últimos en abrir”, agrega el artista mexicano.

Incluso los más chicos, los hijos e hijas de los artistas llegaron a ir 2 días a un colegio de Berisso: “en cada parte que vamos los hijos de los trapecistas y artistas van a los colegios de cada lugar”, explica el payaso.

De todos modos, Chuchoca dejó claro su agradecimiento a toda la gente de Berisso. “Nosotros somos ajenos, pero también somos personas, así lo entendió la intendencia, que nos ayudó bastante con la mercadería, indicó.

Cadena de solidaridad

Como contraparte a esa ayuda municipal, el dúo de payasos realizó algunos aportes a la comunidad: al inicio de la pandemia colaboraron con la campaña “Quedate en casa” y también recorrieron algunos comedores barriales de Berisso: “Los comedores están donde más se necesita y allí también se necesitan sonrisas, pudimos también cumplir nuestra necesidad de entregar alegría”, expresó respecto a la vivencia.

“El payaso también necesita sonreir”, dice Chuchoca y expresa que a pesar de la ayuda municipal, la situación es complicada. “Todo lo que podemos llegar a obtener lo compartimos aquí entre todos, como artistas, como personas y como payasos” expresa mientras bajamos de la casilla rodante y comenzamos a pisar el barro inundado de lluvia.

Por eso, ante la difícil realidad, a la vista de todos los berissenses sobre la Avenida Montevideo, un grupo de vecinos de la ciudad también decidieron dar una mano, aparte de la ayuda municipal. Abrirán una sala y harán una transmición en vivo por Youtube para todas aquellas familias que quieran ayudar con un aporte económico y además, pasar un buen rato con este dúo. Es este sábado 5 de Septiembre a las 18hs Show Virtual de Cachi Puchi”, en el link hacia el final de la nota.

Julián Gálvez es uno de estos vecinos, quien explicó a Pulso Noticias: “somos un grupo de Berisso que nos dedicamos a las redes, las grabaciones y después de unos espectáculos que hizo el circo en el Cine Victoria nos surgió la idea de ayudarlos con que pudieran hacer otros espectáculos”, expresó.

A la hora de organizar actividades o modos de generar un poco de dinero para sobrevivir, los artistas consultan a los dueños del circo, que actualmente están en San Justo. “Nos dejan espacio para buscarle la vuelta por aquí. No conocemos otro oficio, así que es complejo”, explica y agrega que “no pudimos acceder a las ayudas del gobierno a la cultura por no ser argentinos: pertenecemos a la cultura mundial pero no nos llega…tampoco las ayudas a las personas” agrego respecto al IFE. “Por suerte el municipio y esta gente de cultura nos ayuda”.

Es que en ese sentido, reiteró, que las familias pueden dar una mano comprando una entrada y mirando el show en familia del payaso y el niño orquesta, a 220$.

El payaso y un futuro oscuro

“Nuestra senda es la alegría familiar, no es la mala palabra, ni el camino más fácil de hacer reír con groserías, ni el doble sentido” continuó el payaso explicando, ya durante el recorrido entre casillas rodantes, colectivos y camiones de un predio totalmente annegado de lluvia. “El circo es una de las cosas más antiguas, hubo actores de cine, que llegaron a Hollywood, que nacieron ahí como Chaplin, Mario Cantinflas, Lancaster, Jerry Lewis… ellos pavimentaron la senda del Circo”, agregó.

“Queremos decir algo que nos sale a pecho abierto, estamos como todo el mundo a un paso del abismo, no sabemos con qué nos vamos a topar mañana… en los grupos que estamos de payasos por el mundo, en Argentina estamos en la cuarentena más larga”, explicó Chuchoca y agregó: “eso no nos ata para expresar que estamos al servicio de cualquier persona que lo necesite, siempre con resguardo…cuenten con los payasos, para llevar alguna sonrisa, alguna función de Zoom, un cumpleaños de un niño, estamos al servicio”, finalizó.

https://www.eventbrite.com.ar/e/show-del-circo-virtual-de-cachi-puchi-tickets-118851489003

Comentarios

- Advertisement -