Denuncia municipal: la respuesta de la comunidad senegalesa

Vendedores ambulantes salieron a responder los argumentos del gobierno local sobre una presunta “organización criminal” detrás de su actividad. “Sí fuéramos víctimas de trata no se entiende por qué el Municipio responde profundizando todos los días operativos violentos”, se preguntan

Integrantes de la comunidad senegalesa que radica en la ciudad, en su gran mayoría vendedores ambulantes que trabajan en la calle, emitieron un comunicado para responder a la denuncia que la Municipalidad de La Plata presentó este lunes en los Juzgados Federales de la ciudad. En ella, sostienen que existe una “organización criminal” que explotaría laboralmente a estos migrantes.

Sin embargo, los propios senegaleses y el colectivo de abogados y abogadas que los acompañan respondieron públicamente a lo que ellos consideran “afirmaciones falsas o incorrectas” sobre la situación.

“Esta semana la Municipalidad de La Plata habría presentado una denuncia en la Justicia Federal señalando a algunos jóvenes senegaleses y a integrantes del Colectivo de abogados y abogadas populares “La Ciega” como parte de un entramado criminal que tiene por fin explotar laboralmente a migrantes senegaleses de la ciudad, entre otros graves delitos”, comenzaron diciendo.

Lo ponen en potencial porque, según explican, ni siquiera ellos han sido notificados formalmente de la denuncia. Respecto a la presunta red de trata que los explota laboralmente, según sostienen la Municipalidad, indicaron que “no es esa nuestra situación” y que “sentimos la necesidad de aclarar que no hay tal cosa y que cada uno trabaja por su cuenta de forma independiente”.

Y se preguntaron: “Si efectivamente fuéramos víctimas de una red de trata, no se entiende por qué el Municipio responde profundizando todos los días operativos violentos y discriminatorios contra los manteros, persiguiendo con especial énfasis a los senegaleses”.

En tanto, justificaron su necesidad impostergable de tener que salir a la calle: “La mayoría de nosotros somos vendedores ambulantes que llegamos a este país para trabajar y poder ayudar a nuestras familias que quedaron en Senegal, pero al igual que le ha sucedido a ustedes, el aislamiento obligatorio decretado por la pandemia no nos permitió salir a la calle durante meses”.

“Queremos hacer un llamado a los organismos de derechos humanos, instituciones, organizaciones sociales, y a la comunidad platense en general, a acompañarnos en la difusión de nuestra voz, y apoyarnos en esta injusta arremetida. Migrar no es delito. Trabajar es un derecho”, concluyeron los trabajadores.

El comunicado completo se puede leer aquí:

Comentarios

- Advertisement -