“Las condiciones para avanzar en una ley de etiquetado están dadas”

Pulso Noticias dialogó con la diputada, Florencia Lampreabe, impulsora desde el oficialismo de un proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos. La legisladora propone un modelo similar al que se aprobó en Chile y afirma que hay voluntad del Ejecutivo en avanzar con la iniciativa

La problemática del hambre en Argentina coexiste con una porción importante de la sociedad que se alimenta mal, padece sobrepeso y obesidad y no encuentra alternativas saludables para poder revertir esa situación.

El consumo de sal en el país es el doble y el de azúcar agregado es el triple del máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud; 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tienen problemas vinculados al sobrepeso y la tasa de obesidad es la más alta de Latinoamérica.

Pese a esta situación la industria alimenticia sigue invadiendo las góndolas de los supermercados con productos con alto contenido en azúcares, grasas y sodio, cuya ingesta termina traduciéndose, además, en diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, cerebro-vasculares y cáncer, entre otras afecciones.

Una de las herramientas más eficientes para poder revertir esta situación es el etiquetado frontal de alimentos. Se trata de un rotulado especial con información clara, veraz y de fácil lectura, que nos brinda información sobre los productos que contienen cantidades excesivas de componentes nocivos para nuestro organismo.

Ver más | Duros de etiquetar: la industria alimentaria y los límites del engaño

La aprobación de una ley de etiquetado de alimentos es fundamental para garantizar el derecho a la salud, es una herramienta de protección para la información de los consumidores y un elemento clave de disputa de nuestra soberanía alimentaria. Sin embargo hasta ahora han sido infructuosos los intentos por aprobar la norma, en gran medida por las presiones de la industria alimenticia, aunque también por la falta de decisión política.

En la región Chile aparece como un faro en esta materia, pero sistemas muy similares ya se aplicaron en Perú, México y Uruguay, y Brasil va en ese camino. Sobre esto charlamos con la diputada del Frente de Todos, Florencia Lampreabe, impulsora del proyecto de etiquetado por parte del oficialismo.

¿Por qué hasta el momento ha fracaso el intento de aplicar una ley de etiquetado frontal de alimentos?

“No sé si diría que ha fracasado porque es un tema bastante instalado en la sociedad, hay 23 proyectos de ley de etiquetado con estado parlamentario en el Congreso y el actual Ministro de Salud Ginés González García manifestó la voluntad del Ejecutivo de avanzar en este sentido. Sí es cierto que recientemente hubo intentos que no prosperaron, y el que explicó los motivos fue el ex Secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, que dijo que Cambiemos había cedido a la presión de la industria alimentaria porque para ellos la salud era una cuestión secundaria”.

¿Crees que el modelo a seguir es el modelo chileno?

“Sí. La propuesta del proyecto de ley que hemos presentado se basa en el modelo chileno. Proponemos establecer un sistema de advertencias con etiquetas de diseño octogonal negro que informen sobre los excesos de nutrientes críticos en los alimentos: grasas saturadas, sodio, azúcar y hemos sumado edulcorantes. De acuerdo a los últimos estudios del Ministerio de Salud de la Nación, la evidencia científica demuestra que es el sistema más efectivo para informar de manera clara y transparente a los consumidores y advertir sobre el riesgo para la salud de consumir en exceso este tipo de productos alimenticios”.

Este año estás impulsando un nuevo proyecto de etiquetado frontal desde el oficialismo, ¿crees que están dadas las condiciones para que este proyecto avance y se concrete en una ley?

“Como respondía en el inicio, dada la cantidad de iniciativas legislativas al respecto (tanto del oficialismo como de la oposición) el posicionamiento del Ejecutivo que planteó la voluntad de avanzar en una mesa conjunta entre los Ministerios de Salud, Producción y Agricultura, Ganadería y Pesca y la instalación en la agenda de la sociedad, creo que están dadas las condiciones para que se pueda avanzar en esta herramienta de salud pública”.

Respecto a las presiones de la industria alimenticia: ¿De quiénes estamos hablando? ¿Se pueden poner nombres al freno de esta ley?

“Entiendo que pueda haber resistencias para adaptarse a este tipo de regulaciones, pero no se trata de ir en contra de nadie. El aumento en el consumo de alimentos ultraprocesados con exceso de estos nutrientes críticos está relacionado a la malnutrición y a las llamadas enfermedades no transmisibles como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares que son la primera causa de muerte en la Argentina. Se trata de una cuestión de salud pública y del derecho de los consumidores de acceder fácilmente a esta información. A la luz de las experiencias de otros países, sabemos que ninguna empresa ha tenido que bajar la persiana por la implementación de esta herramienta. Y eventualmente, también es una manera indirecta de incentivar a la industria a producir alimentos de mejor calidad”.

Comentarios

- Advertisement -