Día de la Niñez: una propuesta creativa para construir sonrisas

El festejo del domingo no pasará inadvertido y en eso tendrá que ver una iniciativa que nació de una docente de 38 años. A través de un mensaje de Whatsapp propuso llenar de color las casas y las veredas para alegrar a niños y niñas. La invitación se hizo viral y se replicará también en otras ciudades. La clave: hablar desde el corazón

Por Gabriel López

La corazonada de una maestra de jardín de infantes está atrayendo a miles de personas, grandes y chicas, que vieron con alegría la propuesta de festejar el Día de la Niñez de una manera muy especial, tanto como las circunstancias siguen obligando. Con un solo mensaje de Whatsapp, que compartió entre contactos y familiares, generó que miles y miles se pongan a pensar de qué manera van a decorar la fachada de sus casas y regalarle la mejor vista a los chicos. Es sencillo: decorar la puerta, hasta la propia vereda, y salir a dar una vuelta a la manzana para que todos sientan un momento divino.

Yamila Echevarría está abocada a su tarea diaria de dar clases por Zoom. Hace 15 años cumple su trabajo en el San Pío, de avenida 60 y 28, siendo hoy la maestra de “la sala de cinco”. Es allí donde se abrazó a su profesión, además de otros sitios educativos, como un maternal y el jardín del Club Meridiano. Pensando en “dar lo mejor” para que en este contexto sus alumnos y alumnas “reciban lo máximo”, una tarde decidió darle forma a una idea que sentía que iba a ser muy importante. “Que el Día del Niño en cuarentena no quede como un recuerdo triste”. Lo sintió y no se quedó. Su semillita, su idea, ahora sigue llegando a toda la comunidad platense y argentina en general.

Tal vez recordando aquellos años de la juventud en que se acercaba al Hospital Noel Sbarra a participar en los Voluntariados (lo hizo hasta el día que se casó y vinieron los hijos), Yamila supo que podría vivir algo parecido, pero transportándolo a otro ámbito. De aquel hospital, donde transformaban con muy poco la cara de las criaturas, a una escena que podría darse en la puerta de casa.

“Escribí el mensaje y a la primera que se lo mandé fue a mi hermana, esa persona con la que comparto todo”, comentó Yamila.

Su hermana está en la provincia de Tierra del Fuego.
-¿Qué te parece si empiezo a difundir esto?
-Recién lo leo y me emociona
(le contestaron desde la provincia más austral).

Al rato, consultó a otro asesor, Jorge Laciar, su esposo.
-¿Cómo puedo quedar pidiendo a la gente que cuelgue globos y adornos en la puerta?
-No sé qué va a pasar, pero para mí está bueno
(le devolvió su pareja).

El Watshapp, con sus emoticones, con título e introducción, empieza así:

# HOMENAJE A LA INFANCIA

Hola. Soy Yami. Afortunadamente, debido a mi vocación e interés personal, estuve ligada desde siempre a la infancia. El domingo va a ser un día del niño diferente, por eso los invito a sumarse a esta propuesta. Que les parece si a nuestros héroes más pequeños, esos que se guardaron en sus casas para cuidar a los mayores, esos que reinventaron juegos y recreos virtuales, esos que fueron al jardín y al cole a través de una pantalla, y que además nos llenaron de arco iris y carteles para darnos fuerza y recordarnos que  todo va a estar bien, les demostramos que para nosotros son muy importantes y especiales.

En la vida de esta mujer, en verdad, cada Día de la Niñez siempre ha sido muy movilizador, ya sea en su propia infancia, como en sus años de voluntaria en el hospital o como docente en el jardín preparando regalos. Pero “no quise mezclar lo laboral”, es decir, este pedido que envió fue más bien de su propio espíritu, dejando de lado las tareas y obligaciones del famoso Jardín San Pio X, que es su segunda casa.

Fue ilimitado. Pensó en sus dos hijos, en ahijados, en los vecinitos y vecinitas, en los nietos y nietas de esos abuelos y abuelas que extrañan. Su propuesta del corazón fue ilimitada, superó ampliamente esa sala de 5 (“los más grandes”) donde realiza su gratificante trabajo.

Les propongo que nuestra ciudad amanezca distinta que cada vereda tenga un globo o una guirnalda o algo que la llene de color y le regale a nuestros niños una ciudad vestida de infancia. Me encantaría que todos los peques puedan dar una vuelta en la manzana de su barrio y ver un hermoso Homenaje a la infancia.
Te pido un último favor. Compartí con todos tus contactos y por tus redes este mensaje así llega a cada rincón de nuestra ciudad de La Plata.
Muchas gracias Yami.
Si querés hacer algún aporte o consultar este es mi celu 221 15 5465874

Sí, cuando Yamila compartió el mensaje de Wathsapp, puso su  número de celular, sin pensar en lo que vino casi de inmediato.
-¿Yami, lo comparto así, con tu teléfono incluido? (consultó una amiga, que pertenece al grupo de madres de Fermín, su hijo menor, de 7 años).
-Sí, sí, dejale mi número…

A las dos horas Yamila ya tenía llamados de distintas ciudades: Berisso, Atalaya, Bolívar, Trenque Lauquen… cada vez más lejos… General Pico… un pueblito de Chubut. Es que el Wathsapp escrito con tanto amor caló en el alma de una sociedad que está en un momento muy especial, donde justamente el corazón parece que está en reparación… como en el cuento de Pinocho.

Y ahora van a replicar lo de la seño del Parque San Martín en casi todo el país: ¡a decorar los hogares y a darle una verdadera sorpresa a esos “locos bajitos”!

“Me muevo con mucho cuidado, pero no sabía que iba a encontrarme con esto…” reflexiona Yamila, con su rostro de tía generosa y divertida, mientras Jorge –su compañero de vida- le responde cada mensaje en el Facebook que crearon para la gran ocasión: “Homenaje a la Infancia” (lo pueden encontrar así, y esperan que allí manden las imágenes de las producciones en cada familia).

¿Qué podemos hacer?

Como buena docente, Yamila nos zuzurró secretos, herramientas, para que podamos avivar la mente y encontrar la propia creatividad.

“Esto es un juego. No se pongan en gastos, busquen lo que tengan en casa… cintas, remeras viejas que puede transformar en tiritas de tela para colgar en una columna, sirven los globos, las guirnaldas. Es un ejercicio de creatividad”, dice Yamila.

Y todos felices. Con el Día de la Niñez, donde no hay que ir muy lejos para que el corazón rejuvenezca después de tanto miedo. Es como expresa la docente que vive a la vuelta del Club Universal: “Los niños tienen que recuperar su espacio de juego, que poco a poco salgan. Porque percibí que están un poco preocupados. Ojo, es una vueltita manzana, que es lo permitido”, sonríe Yamila, que aprovecha la nota y menciona al mayor, Jeremías, que a sus 11 años cursa por Zoom el sexto grado.

Y nosotros y nosotras, los y las que hacemos Pulso Noticias, intuyendo a esas madres, padres, hijitas e hijitos burbujeando de felicidad, tenemos una intuición a flor de piel: que el domingo 16 de agosto de 2020 pasará de ser un Día de la Niñez de los más tristes, a uno de los más recordados.

Comentarios

- Advertisement -