La Cámara de Gastronómicos propuso un protocolo para reabrir los locales

Presentó una propuesta a la Municipalidad que, entre otras cosas, plantea utilizar en un primer momento sólo las terrazas y las veredas, un sistema de turnos y reservas para las cenas y con mesas cuya ocupación no pueda superar las cuatro personas. Todo esto, en caso de que la ciudad cambie de fase el 17 de agosto

La Cámara de Empresarios Gastronómicos de La Plata, Pulpa, presentó a la Municipalidad un protocolo para volver a funcionar en caso de que la Provincia autorice el próximo 17 de agosto el cambio de fase para la ciudad.

Si bien todavía no está confirmado que en esa fecha haya alguna modificación en las normativas sanitarias respecto a la región, debido a que la cantidad de casos todavía sigue en ascenso y la ocupación de camas mostró algunas señales de alarma, los empresarios buscan poner en agenda las necesidades del sector, seriamente afectado por la imposibilidad de abrir los locales al público.

La intención, según indica el texto presentado a la comuna, es funcionar solo en las terrazas y veredas hasta las 24hs, a partir del lunes 17 de agosto, en caso de que la Provincia autorice el cambio de fase. En tanto, a partir del 1ro de septiembre, plantean además habilitar los salones interiores al 50% de su capacidad.

Como medidas sanitarias preventivas, proponen además la disposición de alcohol en gel en la entrada de los locales y de uso obligatorio para los clientes;  que las mesas cuenten con 1,5 metros de distancia entre sí; que para la cena se trabaje con sistemas de turnos y reservas 18hs, 21hs y 22hs; que a las 24hs los locales estén completamente cerrados y sin público; tener a disposición el menú del restaurante en código QR, así como también un medio de pago digital; establecer que la ocupación total de una mesa, no podrá superar el de 4 personas; exhibir cartelería referida a las principales medidas preventivas; que los baños tengan en todo momento jabón líquido, sanitizante de manos y papeles secantes descartables; y la toma de temperatura a los clientes previo a la entrada, que no podrá superar los 37.5 grados.

A su vez, también sobrevuela la posibilidad de habilitar la peatonalización de algunas calles céntricas durante la noche, en particular aquellas que aglomeran locales gastronómicos (diagonal 74 o calle 51), para facilitar el distanciamiento social, medida que de todas formas todavía no fue confirmada por las autoridades comunales.

Comentarios

- Advertisement -