A 3 años del femicidio de Claudia Salgan, sus familiares piden justicia

La mamá y la hermana de la profesora de educación física asesinada por Marcelo Núñez, su exmarido, dialogaron con Pulso Noticias y afirmaron que “la Justicia es muy lenta” pero ellas van “a seguir luchando”. Por su parte, la representante legal resaltó cuestiones novedosas de la causa: no fue obligatorio presentar denuncias previas a través de un documento público


Por Estefanía Velo

Claudia Salgan tenía 40 años, era mamá de tres hijos y desde hacía cinco años había puesto su propio gimnasio en el barrio de Gorina, hasta que la mañana del 8 de julio de 2015 su exmarido, Marcelo Núñez, con quien todavía compartía la vivienda ubicada en calle 493 entre 132 bis y 133, la apuñaló y ahorcó. A las pocas horas falleció en el Hospital San Roque de Gonnet, sumando un nuevo femicidio en nuestra ciudad.

La madre de Claudia, Florencia Cabrera, relató a Pulso Noticias que hoy en día el gimnasio de su hija sigue funcionando con su nombre, y que eso le da fuerzas a toda la familia. Al lugar concurren muchas mujeres que sienten que allí pueden contar las situaciones de violencia que sufren o han sufrido en algún momento de sus vidas. “Algunas nos dicen que tienen vergüenza o miedo pero esto va a seguir sucediendo hasta que el Estado se haga cargo”, aseguró.

Al día de hoy, “sigue habiendo muchos casos de femicidios, el tema para mí es la Justicia, no hay condenas ni castigos efectivos para los culpables”, señaló Florencia, al tiempo que remarcó: “El patriarcado sigue actuando como si nada”. Según datos oficiales, una mujer muere como víctima de femicidio cada 28 horas en nuestro país.
A su vez, esta madre manifestó que Claudia “era víctima de violencia psicológica y física”, como tantas otras mujeres que mueren en manos de sus exparejas. Además denunció la falta de políticas preventivas para estos casos, sumado a que “varias veces hemos ido a hacer la denuncia a la Comisaría de Gonnet, sin embargo nunca pudimos encontrar esos registros para aportar a la causa”.

La Justicia y las denuncias previas

En ese sentido, la abogada de la familia de Claudia, Sofía Caravelos, explicó a Pulso Noticias que la causa fue elevada a juicio por el delito de femicidio, por el artículo 80 inciso 11 del Código Penal, “una calificación que desde el primer momento los defensores del imputado cuestionaron pero que justamente fue la Cámara de Apelaciones la cual fue sosteniendo que Claudia fue asesinada en un contexto de violencia de género aunque no existieran denuncias anteriores” de manera formal. Es decir, la Comisaría de Gonnet no tiene registros de las denuncias realizadas por Claudia.

Sin embargo, en este caso, la Cámara entendió que “toda la situación previa a la muerte y el modo en la cual se desplegó esa violencia del imputado contra su expareja dan cuenta de que efectivamente la muerte se produce en ese contexto”, señaló la letrada.

En ese sentido, resaltó que lo novedoso de esta causa tiene que ver con entender que no es necesario presentar y acreditar por documento público las denuncias previas para confirmar que hubo una situación de violencia. “Es un avance de la interpretación de los jueces respecto de lo que significa un contexto de violencia de género”, subrayó la abogada, ya que puede ocurrir un asesinato con 15 denuncias previas y allí no queda ninguna duda, pero también puede suceder que los registros se pierdan, como este caso, o que la mujer nunca haya podido realizarla por diferentes motivos. “Las operadoras del derecho intentamos ir llenando de contenido lo que significa la violencia de género”, indicó.

La investigación la llevó a cabo la UFI Nº 6 de La Plata, a cargo de Marcelo Romero. Por su parte, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 será el encargado de juzgar a Marcelo Núñez.

La mamá de Claudia definió a la Justicia como patriarcal, y comparó el caso de la joven entrerriana Nahir Galarza, de 19 años, quien fue condenada a reclusión perpetua por la muerte de su novio. “Porque es una mujer hicieron el juicio en seis meses, ¿cómo puede ser? Hay miles de femicidas y algunos siguen en libertad”.


Los hijos y la Ley Brisa

Hace pocos días el Congreso de la Nación sancionó la denominada Ley Brisa, la cual otorga resarcimiento económico para los hijos de las víctimas de la extrema violencia hacia las mujeres: el femicidio. Sin embargo, Florencia, la abuela que cobijó a sus tres nietos, denunció la falta de asistencia por parte del Estado. “El Estado no se hace cargo de los chicos, ellos se quedaron sin nada, sólo con lo que aportamos desde la familia. No tienen ni obra social”, expresó. Por ello, siguen sosteniendo el gimnasio familiar así no pierden ese ingreso.

Asimismo, contó que hay mucha burocracia para realizar trámites con los chicos. “Mi nieto más grande está pidiendo legalmente la guarda de sus hermanos, pero siempre falta alguna firma o algún papel. Esto se repite en miles de chicos que se quedan sin su mamá por estos hechos. Nosotras vamos a seguir reclamando y luchando hasta que nos escuchen”, sostuvo.

Cabe mencionar que durante el día de ayer la familia de Claudia organizó un evento solidario en el SUM de la Escuela Nº 36 de Gonnet, donde realizaron clases especiales de zumba, y solicitaron alimentos y productos para donar al refugio de mujeres víctimas de violencia de nuestra ciudad.

Por último, Lucía Salgan, una de las hermanas de Claudia, la recordó como una persona con mucha vitalidad: “Todos los veranos pensaba proyectos para mejorar el gimnasio, trabajaba muchísimo, a ella le encantaba eso”.

Comentarios

- Advertisement -