La formación integral en los jugadores, según la Oveja Hernández

El domingo pasado, se realizó el séptimo Café Najnudel, un espacio de reflexión con invitados, acompañado de los espectadores, lleno de actualidad y experiencias del mundo del básquet. En esta edición estuvo presente el actual entrenador de la Selección Argentina, Sergio “Oveja” Hernández. Quien también formo parte del cuerpo técnico, en los periodos de 2005 a 2010, como asistente de Julio Lamas. Esta charla ya se encuentra disponible en el canal de YouTube de la APdeB

Por Manuel Bikauskas

“En argentina hay muchas ciudades y provincias con una cultura basquetbolística espectacular”, asegura Sergio. Compartiéndonos la forma general de juego que busca implementar y caracteriza  a sus equipos, entre ellos, la selección albiceleste, remarca las huellas de su ciudad natal, “Bahía Blanca se destaca por un juego rápido, agresivo, de presión y bueno, muchos cultivamos esa idea. Además tiene que ver con los que hoy sucede y con lo que nosotros podemos hacer, somos muy pequeños”.  Haciéndonos entender que, “nosotros creemos que solo Argentina juega a seis, siete pases, pases extra, rompimiento inteligente. No, todos los equipos del mundo juegan a eso”.

Reflexionando sobre los parámetros generales de esta idea de juego, comenta “si unís lo que es defensa con lo que es ataque, en las dos tenés mucha transición y uso de todo el campo de juego”. Destacando los méritos y dificultades de mantener esta forma, en competencia con el más alto nivel, “El margen de error es muy pequeño y cometes más errores no forzados donde, en el alto rendimiento, es imposible ganar y defensivamente, lo mismo, con tanta presión te comen”.  

En consonancia con el pequeño margen de error sumado a que, en la elite basquetbolística, esos errores se pagan muy fácilmente durante los encuentros, explica que, “el nivel de concentración y focalización en la ejecución es altísimo, cuando vos logras que tu equipo este tan focalizado en la ejecución, le quitas la presión del juego, se olvidan de mirar el resultado, se olvidan de pensar en las consecuencias de cada acto que tienen en la cancha”. Destacando que, lo cree uno de los secretos que supo manejar muy bien la selección nacional. 

Adentrando la conversación en el manejo de los egos que cada jugador presenta, especificando en aquellos que pertenecen a la elite, Sergio mantiene la idea de que, “la base del liderazgo es el conocimiento, utilizo esa frase, si no se arma mucho verso con esto. El jugador de alto rendimiento lo que busca en el entrenador es idoneidad. ¿Recrea un escenario para que el equipo juegue mejor y por lo tanto yo también me luzca? Estamos hablando de egos, los egos son inevitables.” 

A lo que retoma una frase de Juan “Pepe” Sánchez, ex jugador profesional y base de la selección albiceleste, quien también se recibiría en la carrera de filosofía en Filadelfia, “Se debe partir del concepto de que, el ser humano es egoísta por naturaleza, no es altruista por naturaleza, la primera condición humana es la supervivencia; y para sobrevivir hay que tener el egoísmo natural. Si vos tenes eso en claro cuando llega un jugador, entendés esta que especificidad, que es la estrategia, va a colaborar en que él se sienta parte”. 

Adentrándonos en la etapa formativa, “Oveja” reflexiona sobre un primer momento donde “el papá o mamá trae al nene o nena de la mano y te lo entrega, te mira a los ojos como diciendo, al menos no lo arruines, no te traigo a este pibe para que se convierta en Ginóbili.” Entendiendo que a todos los entrenadores les gustaría formar a quienes podrían ser grandes jugadores, destacando que “hay una parte del deporte como herramienta educativa que es fundamental, todos queremos el aspecto técnico y perfeccionarnos, pero también el deporte es una herramienta educativa y hay que tener un nivel de docencia importante”.

Poniendo sobre la mesa sus experiencias como padre, entiende que “acompañamos a un nene a hacer deporte o le insistimos a veces a los chicos a que hagan deporte, porque lo queremos como herramienta educativa, no nos olvidemos nunca de esto”. Brindando suma importancia a la formación integral que deben brindar los entrenadores, “que todo jugador pase por toda experiencia, que todo jugador pueda dominar todos los fundamentos. Y empezar a darle más valor al aspecto físico, a veces lo subestimamos”.

Finalizando este momento de la charla, Sergio reflexiona sobre que deberían ver y tener en cuenta los entrenadores en esta etapa de formación, la cual entendemos como integral, “traen un jugador joven y, no lo encasillas en ningún lado, le enseñas todos los secretos que el basquetbol pueda tener, habidos y por haber. Y después solito va a encontrar su lugar en el mundo”. Aclarando finalmente que, “no hay fabricantes de jugadores, nadie fabricó a Ginóbili, no existen, nosotros acompañamos al proceso de jugador”.

Comentarios

- Advertisement -