Picana en Comisaría de Tolosa: piden detener a los policías acusados

Lo solicitaron desde la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia tras los hechos denunciados por un joven de 17 años al que detuvieron y violentaron. Piden que se considere la carátula de “tortura”

La Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires solicitó hoy a la Justicia “que disponga la inmediata detención de los dos efectivos policiales” a los que se investiga por haberse filmado con una picana junto a un adolescente de 17 años que había sido detenido en la comisaría de Tolosa, y que denunció haber sido golpeado.

A través de un comunicado, el organismo detalló que el equipo jurídico de la Dirección de Políticas contra la Violencia Institucional solicitó al fiscal platense a cargo de la causa, Marcelo Martini, que “considere la carátula de ‘tortura’ y en base a ello, ordene la detención de los dos policías involucrados”.

Se trata de efectivos del Comando de Patrullas de la Policía de la Provincia que fueron identificados por la víctima como autores de las torturas que tomaron estado público a través de imágenes que los mismos efectivos registraron.

“Además, la Subsecretaría participó de la audiencia con el fiscal en la que el joven relató los tormentos sufridos, en la que junto al Programa de Niñez y Adolescencia se garantizó la intervención de un letrado matriculado en el Colegio de Abogados de La Plata e inscripto en el Registro Provincial de Abogados del Niño establecido por la ley 14.568”, detallaron.

Y remarcaron que, tras la audiencia, “se hicieron actuaciones ante el Juzgado de Garantías del Joven N°1 interviniente en el caso, que dispuso que el adolescente sea liberado del centro cerrado en el que estaba alojado”.

“Los hechos que tuvieron como víctima al joven de 17 años ocurrieron el domingo pasado y, según el relato brindado en la audiencia con el fiscal, el adolescente fue abordado por efectivos del Comando de Patrullas y trasladado a la Comisaría 6ta de La Plata”, se recordó desde Derechos Humanos.

“En ese marco pudo contar de manera rigurosa haber recibido descargas eléctricas a través de una picana con la que se lo torturó en reiteradas oportunidades, con el objetivo de lograr la confesión de un delito y la delación de otras personas”, continúa el texto.

De acuerdo a la Subsecretaría, la víctima contó que “las torturas comenzaron durante el traslado a la comisaría, continuaron en la dependencia policial, se repitieron durante dos traslados en los que fue llevado al cuerpo médico policial y a la defensoría pública”.

“El adolescente relató que en todo momento estuvieron presentes los uniformados, lo que le impidió denunciar lo que estaba ocurriendo”, dijeron.

(Fuente: Télam)

Comentarios

- Advertisement -