Emergencia laboral: los trabajadores de prensa “pusieron en tapa” sus reclamos

Empleados de más de 300 medios gráficos de todo el país recrearon esta mañana la portada de sus matutinos para exigir mejores condiciones de trabajo y la reapertura urgente de paritarias. Salarios adeudados, ajuste y precarización son denominadores comunes de una actividad considerada esencial

Paritarias congeladas, salarios y aguinaldos abonados en cuotas y precarización de las condiciones laborales son algunas de las situaciones que la prensa atraviesa en este contexto de pandemia, en el cual la actividad periodística es caracterizada como esencial.

En este marco, y como parte de un plan de lucha, desde la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) se lanzó una campaña en la que los integrantes de las redacciones de más 300 medios gráficos recrearon las tapas de sus matutinos instalando sus reclamos entre los principales titulares.

“Emergencia laboral en prensa” y “#ParitariaPrensaYa” se pudo leer en las portadas recreadas por los trabajadores de El Día, Agencia DIB e Infocielo de nuestra región, pero también en las tapas de los matutinos de Capital Federal, así como de distintos lugares del interior de la provincia de Buenos Aires y el país.

“Como parte del plan de lucha salarial, la FATPREN pone sus reclamos en las tapas de todo el país. Con más de 300 ediciones hechas por sus trabajadorxs, desde la Federación denunciamos la crisis salarial y laboral de nuestro sector y exigimos la apertura inmediata de paritarias”, indicaron desde la organización sindical en un comunicado.

“En la pandemia, nuestro oficio ha sido declarado esencial. Sin embargo, como organización planteamos que cumplir con ese rol social es muy difícil si se avasallan nuestros derechos laborales”, señala el documento.

“Aún en las más poderosas empresas periodísticas tuvimos una pérdida del poder adquisitivo de más de 50 % en los últimos años. A pesar de que la canasta básica es de 43.811 pesos, el salario básico de un redactor es de 34.297 pesos y el de un reportero gráfico o un cronista, 29.946 pesos”, detallan.

Asimismo, se resalta que “en medio del debate por la libertad de expresión, la FATPREN sostiene que ésta sólo es posible si se defienden tanto las condiciones laborales como la pluralidad de voces. De ahí la importancia de la democratización de la pauta oficial y la preocupación por la precarización y el ajuste en los medios”.

Además de los reclamos generales del sector, en algunos de los matutinos se incluyeron los principales conflictos en cada una de las empresas en particular. Así desde Clarín reflejaron el pago de salarios “en cuotas y con errores de liquidación”, en La Nación remarcaron cómo la empresa se “come” mensualmente $5000 de los sueldos en conceptos de un comedor que no funciona, e Infobae resaltó el incrementó de “apenas 15%” del sueldo en el último año.

En la misma línea, desde Página 12 se refirieron al congelamiento desde hace nueve meses, luego de que venciera lo que definieron como “la peor paritaria de 2019”. “Nuestros ingresos se redujeron a la mitad en cinco años”, afirmaron los trabajadores del periódico.

Una edición muy especial fue la de la tapa de Perfil, en donde los trabajadores de prensa apelaron a la ironía para fortalecer su reclamo: “Perfil y la maldita costumbre de no pagar aguinaldo. Cuarta vez en los últimos cinco años”, indica uno de los titulares. Como título central (con foto del dueño del medio) se expresa, “Fontevechia, Kant y la ética del incumplimiento”, mientras que junto al logo del diario se advierte “Con esta edición: Un recibo de sueldo para llorar toda la cuarentana” (con imagen del recibo).

Con mayor o menor creatividad, los trabajadores de la redacciones de todo el país dieron esta mañana una muestra de organización por un reclamo que es urgente. Porque la precarización laboral, el ajuste y el incumplimiento en el pago de los salarios por parte de las empresas de medios, implican un daño a la libertad de expresión.

Comentarios

- Advertisement -