La plataforma de moda juntó al Lobo y el León

Entrenaron, respondieron a un juego de preguntas y hablaron de sus sentimientos infantiles en esta pandemia. Los entrenadores y coordinadores, satisfechos y hasta superados por la respuesta de los pibes del fútbol infantil

A las 18 horas ya estaban cambiados, como si el Country o El Bosquecito estuviesen adentro de casa. Pero no. Mamá y papá les preparó la computadora, les dio el okey y ellos empezaron a jugar. Con internet, con la plataforma Zoom, con sus amigos del fútbol y desde casa…

La iniciativa empezó de casualidad, porque los entrenadores ya estaban tan ansioso como ellos, los nenes de diez años. La categoría 2010 de Estudiantes tiene a un delegado de cuarenta años llevando sonrisas por distintos equipos en las ligas menores, don Gustavo Gil Sosa. Escribió el ID y disfrutó desde su casa en Parque Sicardi.

Los de Gimnasia también llevan en ese equipo a un “famoso”, Ignacio Kostenwein, apasionado, inquebrantable en su corazón azul y blanco desde que fue chiquito y jugó con su categoría, la ‘76. Tocó el ícono de la camarita del zoom y con el mate se puso a dar pautas, como si estuviera al lado del banco de suplentes… pero desde la silla de su hogar, en el barrio San Carlos.

Junto a ellos, los responsables de ambos equipos, el grupo de los profesores y ayudantes que se conectaron a horario y empezaron a dar la bienvenida a todas las criaturas. Casi todas ya con diez años cumplidos (esta vez sin fiestita). Todos conocidos de los clasiquitos entre el Pincha y el Lobo, pero muchos de ellos más amigos todavía porque se conocen de los clubes de las zonas por donde viven.

Nacieron en 2010, cuando Diego Maradona fue el DT en un Mundial jugado en Sudáfrica. Y la idea salió de “diez”.

Mientras el mundo, reúne a la gente por la computadora o el celular, tanto sea por trabajo, por estudio o por temas deportivos. Vernos así, por una pantalla, nos acostumbró más que a los pochoclos las tardes de película.

En realidad, esta situación es toda una película. Y los chicos son tan sabios que tal vez se transformaron en ayudantes de sus propios padres. Sí, como si fueran los angelitos que mantienen contentos al mundo.

Los que juegan en la 2010 de Estudiantes de La Plata, hablarán con sus profesores Gustavo Gil Sosa, Marcos Caminos y Diego Garrido. Y los de Gimnasia, con los DT Juan Ignacio Kostenwein, Nicolás Pérez, Martín Torres y Carlos Martín.

Compartirán una charla, que no se sabe qué temas irá trayendo, pero que será inolvidable seguramente. Sí, como si fuera un “clásico amistoso”, pero sin tocar la pelota, ya que es una conversación virtual, donde cada uno expresará cómo la está pasando junto a sus familiares, cómo se llevan con los cuadernos y con la pelota en tiempo donde “hay que estar en casa”.

“Esto de hacer un entrenamiento virtual es una cosa que no hubiéramos imaginado nunca. Por supuesto que los coordinadores fueron los primeros en recibir nuestra consulta”, expresó Gustavo. “Los trabajitos fueron sencillos, un poco de técnica individual. Por ejemplo, tenían que hacer cinco jueguitos con la pierna derecha. Y una vez completado el ejercicio mostrarnos la pelota. Después, con la izquierda. No queríamos exigir más porque en todos los casos no cuentan con lugares amplios”, detalló Nacho.

La propuesta se va a replicar. Los coordinadores están enterados del éxito de la reunión a través de internet.

Marcos Caminos, otro de los profes Pinchas, comparte muchos momentos con Kostenwein, pese a que éste es el técnico del equipo Azul y Blanco. ¿De donde se conocen? De Nueva Alianza, que es la institución barrial 

Ale Nicoletti, del Lobo, y por otro lado, la dupla Omar Bermudez y Ale Saggese, del León, seguramente probarán con este método que salió casi de casualidad. De una charla casual, ya que dos profesores (uno de cada club) tienen una amistad que se acrecienta cuando se encuentran en la Asociación Nueva Alianza.

Los chicos se entretuvieron no solo con la pelota. Les hicieron preguntas sobre seleccionados, clubes de ascenso… Se escucharon como adultos. Y cuando salieron de los cuadraditos de la pantalla, ya sin los chicos, los grandes protagonistas de esta película, pasó que los grandes se quedaron enganchado y gozando del momento.

Un pequeño de Estudiantes, aprovechando un recurso del zoom, esta tecnología a distancia que es capaz de reunir hasta cien personas (ayer los pinchitas y los triperos fueron más de sesenta) tocó un botón donde se levanta una manito avisando que quería agregar algo.

-Sí, adelante, ¿qué quiere decir usted, señorcito?
-Que somos rivales en la cancha, pero no enemigos.

Comentarios

- Advertisement -