“Hablen, no están solas”: el consejo de Reinoso, capitana de Lobas

La jugadora de Gimnasia hace unos días publicó una carta abierta bajó el hashtag “A mí también me pasó”, sobre la realidad que atravesaron y sufren deportistas (en este caso, vóley femenino)

Por Sergio Pomares

Rosa Reinoso (24) publicó hace pocos días una carta abierta, con el apoyo del Colectivo Doble Cambio, en relación a lo que sufrió durante sus años de formación para ser jugadora de vóley. Siendo integrante de dicha agrupación, la capitana de Gimnasia dejó en claro las sensaciones que le generó el hecho de escribir la misma y la realidad que atraviesan diferentes mujeres que practican vóley (siendo el deporte en cuestión, pero que se da en otros también).

En diálogo con Pulso Noticias, Reinoso -líder de las Lobas- expresó tras publicar la misma: “Sentí un alivio de todo ese peso que iba cargando hace varios años sola, y gracias a todas las chicas me dieron la valentía, la fuerza para salir a hablar y decir que esto no estaba bien, había que desnaturalizarlo”. “Fue muy importante la contención en red”, agregó.

Que cuenten, que escriban, que hablen, que se manifiesten. Las redes sociales virtuales quizás surgieron con ese motivo, pero cada vez podemos ser más receptores que emisores, y eso más que una red o círculo hace que sean puntos sin uniones. Saber y comprender que el poder está en cada una de las personas hace también al empoderamiento y uso correspondiente con factor crítico de las redes sociales. No es fácil, pero salir de la idea emisor-receptor a comprender que puede ser ida y vuelta, hace a la interacción y a conocernos más.

Un equipo fuera y dentro de la cancha

Validando el apoyo en conjunto que se da en el Colectivo Doble Cambio (ex y actuales jugadoras, dirigentas, comunicadoras y personas afines al vóley con la iniciativa de reconocer y mejorar nuestros derechos), sostuvo: “El trabajo en red es fundamental, sobre todo cuando estamos hablando de género”.

Temáticas dogmáticas hacen que los debates no reciban o tengan apoyo, pero a poco eso va quedando atrás en el vóley y es gracias al fortísimo crecimiento y exposición de situaciones que se naturalizaban. Con el colectivo Doble Cambio, han disminuido estos ‘tema tabú’ y aumenta el empoderamiento para ya no ser receptoras sino emisoras y dar herramientas para que más lo sean y ser una red alrededor de la red.

“Una sola tiene miedo, inseguridades, bancarse de salir a hablar y no recibir buenas respuestas. El estar atrás, que esté bancándote ‘que no estás loca, a todas nos pasó, y no consideramos esto´ ayuda un montón”, remarcó la capitana de Gimnasia y estudiante de medicina en la Universidad Nacional de La Plata.

Contar su dura experiencia

La formación, el crecimiento, la falta de nociones de nutrición, las exigencias de quienes no eran profesionales en la cuestión, la falta de dichas personas y el tener que avanzar por un resultado fueron algunos de los detalles que vinculó al lema “A mi también me pasó”, impulsado desde un hashtag. Y sobre su experiencia de vida fue que la capitana de Gimnasia, Rosa Reinoso, se expresó en una carta abierta.

El objetivo o propósito que generó su carta fue “invitar a reflexionar”. “Contar, si eso ayuda a sanar a quien sufrió, es fundamental. Es difícil darse cuenta porque durante muchos años minorizamos, que no fue grave, y hablando vimos que era muy grave, situaciones traumáticas, y ´wow´, qué fuerzas para bancarse eso. Y qué valentía salir a hablar, todas las que salieron y teniendo que bancarse la mirada de los demás nuevamente es preciado”, explayó la paranaense.

Hablar, no están solas

El consejo de la capitana de uno de los equipos que más ha ganado en el vóley femenino es: “Les diría que hablen, que es lo que no hice yo y cargué por muchos años esta mochila que recién ahora se lo pude contar a mis hermanos, a mi familia”.

“Muchas cosas que somatizaba porque me enfermaba, o lo expresaba de otra forma, o me enojaba por distintas cuestiones. Les digo que lo hablen, hay muchos profesionales que están dispuestos a dar una mano, que la familia, la gente que confía puede servir de ayuda. Que el discurso está mal, que no es su cuerpo, que será un camino duro pero contención e información deben tener, nadie tiene que pasar por esto sola”, admitió.

Reinoso esperando recibir, en una de sus tantas finales/Foto: BET

Mensajes

A la vez, luego de la publicación y también sobre otros envíos que se han hecho desde Doble Cambio, las respuestas llegaron y también de comentarios de otras jugadoras en símil situación. “Las respuestas que tuve fueron muy buenas, aunque está ese miedo a no ser revictimizadas nuevamente”, contó.

“He recibido varios comentarios, y las compañeras del Colectivo también: darles las gracias porque muchas pudieron salir a contar esto y nos llegaron muchas experiencias, historias, que todas son chocantes y está bueno para replantearnos cómo mejorar el vóley y cómo dejar de naturalizar para trabajar en pos de la mejora en el vóley”, mantuvo

Y no solo jugadoras. Reinoso reconoció que también le “han hablado entrenadores, gente que está dispuesta a ayudar, a capacitarse, a quizás dar mi experiencia para dar el pie para informarse y demás”.

Comentarios

- Advertisement -