Partidos históricos: Argentina 3-1 Colombia, Bogotá 2020

En esta última entrega, el partido correspondiente al Preolímpico 2020 frente a la local Colombia. Un encuentro con casi 7000 personas en contra. La concreción del principal objetivo que se había planteado casi un año atrás. Nombre de jugadoras y Hashtags que fueron tendencia en una noche donde todo el ambiente deportivo miró hacia el vóley

Por Ricardo Baldoni

«Cundo logramos cerrar el último set me desbordó una alegría inmensa, aunque a la vez creo que no caía en lo que estaba sucediendo en ese momento. Me costó un par de días relacionar la dimensión de lo que fue ese torneo», recuerda Daniela Bulaich, integrante del plantel que hacía cinco meses lograba la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio.

El 2019 no habría de finalizar el 31 de diciembre para las Panteras, sino el 9 de enero: un día después de navidad se retomaron los entrenamientos en el CeNARD para enfocarse en el Preolímpico Sudamericano, segunda y última oportunidad de clasificación a los JJ.OO.. Era un certamen de pocos días de competencia, que iba a disputarse desde el 7 hasta el 9 de enero en el Coliseo El Salitre de Bogotá.

Tanto el cuerpo técnico, con Hernán Ferraro como entrenador principal, como las jugadoras habían mencionado en el inicio de competencias de 2019 que uno de los principales objetivos iba a ser la clasificación a los Juegos Olímpicos. Para ello debían enfrentarse a Perú, Venezuela y Colombia en un formato de cuadrangular, donde el que terminase primero ganaría el boleto a Tokio.

Hernán Ferraro rescataba la experiencia de la competencia internacional obtenida en la Copa Mundial de Japón, que se había disputado en octubre, para ir adquiriendo juego ante las selecciones potencias y, a su vez, conformar el plantel que iría a jugar el Preolímpico. «Estamos cada vez más cerca, pero todavía estamos lejos», analizaba Ferraro en relación con las principales selecciones del mundo.

Argentina presentó un equipo que conservaba una importante base del equipo que había logrado las clasificación a Río: Yamila Nizetich, Tatiana Rizzo, Julieta Lazcano y Lucia Fresco ya sabía lo que se sentía lograr aquel objetivo y por eso ansiaban repetirlo. Asimismo, un grupo de jugadoras jóvenes continuaban sumando partidos en el seleccionado y eran de la consideración del cuerpo técnico para integrar el equipo titular.

Por poner el ejemplo de dos de las más jóvenes como lo fueron Bianca Farriol y Victoria Mayer, ambas jugadoras sumaron sus primero minutos en la mayor en el 2019, luego de haber disputado mundiales con las juveniles. Ferraro así se refirió hacia ellas una vez lograda la clasificación: «Ambas dos tienen una personalidad importante para afrontar el deporte de alto rendimiento y por eso fueron elegidas, no estuvieron porque eran chicas y yo quería formar un equipo de jóvenes, son las mejores en su rol».

Las Panteras no tuvieron inconvenientes ante Perú y Venezuela. Dos victorias por 3 a 0 dejaban a la selección a un triunfo del objetivo. Todo se definiría en el encuentro contra las locales Colombia, una selección que había tenido un gran 2019, donde había logrado afianzarse a nivel continental -obtuvo la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima-. Quién ganase el partido obtendría la clasificación.

«Durante el 2019 Colombia nos había ganado en todos los encuentros. Sabíamos que era un rival duro pero también sabíamos que nosotras habíamos crecido en muchos aspectos. Obviamente los nervios previos estaban, por jugar un partido de estas características. expresa Bulaich, jugadora que se desempeña en San Lorenzo, y agrega: «Iba a ser difícil por el rival al cual nos enfrentábamos, pero también estábamos confiadas en lo que podíamos lograr como equipo».

El 9 de enero, el Coliseo El Salitre estaba colmado, con 7000 hinchas cafeteros que tiñeron de amarillo el estadio para hacer valer la localía, con la fuerte ilusión de clasificarse por primera vez a los Juegos Olímpicos. Y el comienzo del partido alimentaba esa ilusión, porque un gran inicio de Colombia puso arriba a las locales en el marcador y,aprovechando algunos errores de Las Panteras, se llevaron el primer set.

Ferraro recurrió al recambio. Daniela Bulaich ingresó en el segundo set para disputar sus primeros minutos en el torneo en reemplazo de Fresco, quién había sido máxima anotadora los dos encuentros anteriores. «Desde lo personal fue una experiencia sumamente importante, lo único que quería en ese momento al entrar era poder ayudar al equipo, buscar transmitir otra energía aunque el tablero no estaba siendo favorable», rememora Bulaich.

Ese segundo parcial, fue quizás el más parejo y competitivo del torneo: Colombia seguía prolija en ataque con las muy buenas actuaciones de Coneo y Segovia, pero poco a poco las Panteras se fueron soltando y emparejarían las acciones. Unos muy oportunos bloqueos de Farriol sumado a una ofensiva más fluida, donde Victoria Mayer iba adquiriendo un papel protagónico y encontraba en Bulaich y Rodríguez las variantes en ataque para lastimar la defensa rival. Las Panteras se quedaron con ese segundo set y todo quedaba igualado, para sorpresa del público.

A partir de allí, Argentina aprovechó el impulso de haber logrado ese segundo set y los nervios pasaron hacia las locales. Las Panteras lograban neutralizar los ataques de Colombia con una gran defensa y continuaban manteniendo una gran efectividad en ofensiva. De esa manera Argentina se quedó con el tercer parcial.

Pese a que en ese momento del encuentro era mejor Argentina, lejos estuvo Colombia de darse por vencida, y continuó manteniéndose en partido hasta último momento. Sin embargo, Argentina no aflojaba en ofensiva: tanto Rodríguez como Bulaich se mantenían intratables y Lazcano y Nizetich manejaban las emociones del equipo con puntos muy bien trabajados. Un decidido ataque de Rodríguez para borrar cualquier atisbo de tie break le dio la victoria a las Panteras.

Fue triunfo por 3-1 con parciales de 16-25, 25-21, 25-16 y 25-23, para iniciar un festejo que tuvo más de celebración que de deshaogo. «El compañerismo y la unión que se vio tanto adentro como afuera de la cancha era algo que se veía reflejado hasta en la manera de gritar los puntos, se vivía igual adentro y afuera. La identificación estaba muy marcada y es algo sumamente importante para un deporte de equipo», analiza la punta receptora de San Lorenzo respecto a los tres días de competencia.

Cabe destacar que Argentina tendrá una gran representación en deportes de equipo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, algo que no era tan habitual para el deporte argentino.El básquet (masculino), el hockey (femenino y masculino), el fútbol (masculino y femenino), el handball (masculino) el hockey (masculino y femenino), el rugby 7 (masculino) y la equitación serán parte de la competencia. Las Panteras serán parte por segunda vez consecutiva de los Juegos, lugar que ganaron por derecho propio una noche de verano donde desde Argentina se las seguía por televisión o por redes sociales, sabiéndose bien representados en El Salitre colombiano.

Las catorce integrantes que integraron el plantel que disputó el Preolímpico, Valentina González y Antonela Fortuna estuvieron en la preparación pero no viajaron a Colombia, fueron: Azul Benítez, Victoria Mayer; Lucía Fresco, Sol Piccolo; Julieta Lazcano, Bianca Farriol, Candelaria Herrera; Yamila Nizetich, Elina Rodríguez, Daniela Bulaich, Daniela Nielson, Mariángeles Cossar; Tatiana Rizzo y Victoria Michel Tosi.

Fuentes: FeVA, Archivo 631, Ámbito, DeporTV

Comentarios

- Advertisement -