La Coordinadora Migrante alertó sobre la situación de la comunidad senegalesa

Afirman que sólo el 5% pudo acceder al Ingreso Familiar de Emergencia y que sobreviven gracias a la solidaridad de algunas organizaciones sociales. “Seguimos pidiendo al Estado nacional, provincial y municipal que se hagan eco de las necesidades que tienen”, exigieron

En las últimas semanas recrudecieron los operativos municipales que impiden el trabajo de los vendedores ambulantes, en particular de aquellos pertenecientes a la comunidad senegalesa, con situaciones de violencia policial como en el caso de la detención de uno de ellos, Mbackc Ndao, sucedida hace quince días.

Desde la Coordinadora Migrante y Consejería para Migrantes que impulsa la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata alertaron a través de un comunicado sobre esta situación y sobre la falta de respuestas concretas del Estado para garantizar derechos.

“Como Coordinadora Migrante y Consejería para Migrantes nos indigna el accionar de las autoridades municipales y la forma en que miden la situación social y económica que vienen atravesando una parte de las personas que elegimos vivir en la Plata”, señalaron.

“Son lamentables las imágenes y el contenido que difunde un conocido diario de la ciudad”, remarcaron, en referencia al diario El Día, y agregaron: “es tendencioso y pone al migrante senegalés como el vendedor ilegal. Sin embargo, lo que no dicen es que desde hace 99 días los trabajadores ambulantes no han percibido ingreso alguno para poder llevar un plato de comida a la mesa, pagar el alquiler y los servicios. La comunidad senegalesa, arriesgando su salud, se ve en la obligación de salir a la calle para trabajar y garantizar de esta forma su supervivencia”.

Según explicaron, solo el 5% de las trabajadoras y trabajadores senegaleses pudieron acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). “El resto está sobreviviendo de la comida que algunas organizaciones sociales le acercan de forma solidaria; lo cual no alcanza”, afirmaron.

“La vara con la que miden la situación de la cuarentena las autoridades municipales no es la misma para todos, ya que es mentira que los comercios no están abriendo. Solo basta recorrer las calles céntricas de la ciudad para ver que muchos negocios que no están habilitados tienen las persianas abiertas”, compararon.

En ese sentido, exigen “al Estado nacional, provincial y municipal que se hagan eco de las necesidades que tienen los colectivos migrantes que están en situación de vulnerabilidad y que nos convoquen para establecer un mecanismo de ayuda ya sea de alimentos y subsidios. Para no ir más lejos, muchos de los chicos que trabajan en la venta ambulante pagan su monotributo y sin embargo no pudieron acceder al  IFE”.

“Creemos que es necesario mantener la cuarentena priorizando nuestra salud y rechazamos cualquier tipo de criminalización hacía el trabajador migrante, que lo único que hace es tratar de sobrevivir. Porque si no nos mata el coronavirus lo va hacer el hambre”, remarcaron.

Comentarios

- Advertisement -