Apuntan a la Línea 202 por no cumplir los protocolos sanitarios

Hasta el momento se registraron 20 casos positivos. La Unión de Conductores de la República Argentina denuncia que los dueños de la empresa no activaron los instructivos sanitarios previstos cuando ocurrió el primer caso, y ahora quieren quitarse la responsabilidad acusando al personal  

A partir de ayer se encuentra suspendido el servicio de la Línea 202 al haberse detectado 20 casos de trabajadores con Covid-19. La medida drástica tuvo que tomarse para poder desinfectar totalmente la empresa, realizar los correspondientes hisopados a todo el personal y evitar así que se siga extendiendo la cadena de contagios.

Pocas horas después de que se tomara esta decisión, trascendió la noticia de que la empresa Transporte La Unión inició una causa penal en la UFI N°17 en la que acusa a los choferes de haberse contagiado en un cumpleaños de uno de ellos.

Sin embargo, lo que la compañía conducida por Osmar Corbelli no dice, es que los casos positivos habían comenzado antes, y que no se habían activado a tiempo los protocolos correspondientes. Así lo denunció Juan Manuel Laurenzo, secretario general de la Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), en diálogo con Pulso Noticias, al afirmar que “existe una campaña de difamación de los compañeros. La empresa tenía que haber activado los protocolos hace diez días, y lo hizo recién ayer”.

“Nosotros como sindicato decimos que lo que dice la empresa carece de sentido y de objetividad. Los compañeros detectados positivos que estuvieron en ese cumpleaños son padre e hijo y viven en la misma casa. Eso fue lo que pasó, pero la empresa aduce otra cosa”, explicó el dirigente gremial.

En ese sentido, amplió: “la causa penal que quieren hacer es para restringir la responsabilidad potestaria que tiene la empresa. Como sindicato estamos alertados sobre eso. Estos compañeros que festejaron su cumpleaños, el compañero y su padre, son los casos 4 y 5 de los confirmados con coronavirus. Días atrás de eso, se había detectado el primer caso en la línea 202, por un compañero que sintió síntomas, y como la empresa no emitió ningún tipo de señales cuando él alertó eso, se dirigió al hospital Larraín de Berisso, donde le hicieron los hisopados correspondientes y a los días salió positivo”.

“Ahí la empresa tendría que haber activado el protocolo de seguridad, cerrando la empresa, desinfectando todas las unidades, toda la empresa, realizando el hisopado a todos los compañeros de la Línea. Y de esa manera llevar tranquilidad, actuando como dice el protocolo sanitario a nivel nacional, provincial y municipal. Esto no lo hizo la empresa”, remarcó.

Fuera de la ley

“Cuando alertamos al intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, él se comunicó de forma personal con los directivos de la empresa 202, con el señor Osmar Corbelli, y lo anotició sobre este problema. Lo que hizo en forma tardía este empresario es que recién el lunes a la noche cerró los espacios comunes, luego ayer miércoles a las 00hs decretó que la empresa se cerraba para la desinfecciones correspondientes y para que los compañeros se hagan los hisopados correspondientes. Es lo que dicen los protocolos, pero incluso tampoco lo hizo a todo eso”, aseguró.

Laurenzo señaló que estuvo ayer junto a un equipo de la UCRA “en la puerta de la Línea y vimos que están entrando coches de la 214, empresa también comandada por Corbelli, y que están entrando a la empresa. No vimos a nadie haciendo desinfección, ni siquiera vimos a una persona de seguridad impidiendo el ingreso a la empresa. Porque si se cierra la empresa es para desinfectar, o sea, están cumpliendo el protocolo a medias”.

Según relató, el protocolo indica que “para iniciar la labor, tienen que desinfectar los coches, clausurar los espacios comunes, dar material descartable para los compañeros (barbijos, alcohol) y cerrar el habitáculo del chofer. Entre vuelta y vuelta tienen que realizarse las desinfecciones correspondientes. No existió nada de eso. La desinfecciones de coches se hacían en la madrugada recién; pero el coche, que lo utilizan todos, se usa desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche, en ese tiempo no se desinfectaban las unidades”.

Cabe recordar que la familia Corbelli tiene antecedentes en incumplir las normas básicas de higiene laboral desde mucho antes de esta situación de pandemia y también tiene prontuario a la hora de “embarrar la cancha” desde el ámbito legal.

En 2016 choferes de la Línea Este –cuya concesión pertenece a Unión Platense, al mando de los mismos dueños que Transporte La Unión– llevaron a cabo una extensa protesta por mejores condiciones laborales, principalmente de higiene en el lugar de trabajo, aunque también por las abusivas e ilegales jornadas de trabajo y por los arbitrarios descuentos salariales. Todo esto fue sistemáticamente desoído por las autoridades laborales y luego la empresa terminó despidiendo varias decenas de trabajadores.

Pero la historia no terminó ahí: en abril del año pasado fueron detenidos cuatro ex choferes de la Línea por una causa penal que Corbelli les había iniciado, plagada de irregularidades.  Ahora, nuevamente, la empresa emplea un artilugio legal para desligarse de su responsabilidad, que cobra mayor gravedad teniendo en cuenta la esencialidad del transporte público y el factor de riesgo que implica en plena pandemia.

Comentarios

- Advertisement -