Rechazan devolverle las plantas de cannabis a un paciente oncológico

Desde la Defensoría del Pueblo de la Provincia habían solicitado la restitución de las plantas sustraídas en el mes de mayo a Luis González, un cultivador de Junín que utiliza el aceite para su tratamiento contra el cáncer. “Me robaron mi medicina”, explica

El Juzgado de Garantía N°2 de la ciudad bonaerense de Junín rechazó en las últimas horas el pedido que había realizado la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires para que se le devuelvan cuatro plantas de cannabis, secuestradas por la Justicia, a un paciente oncológico que las utiliza para aceite y vapeo en su tratamiento contra el cáncer.

Luis González tiene 49 años, se define como un cultivador solidario y todos lo conocen como “Tití”. El pasado 13 de mayo denunció el robo de al menos cuatro plantas de cannabis, las cuales tenía para uso terapéutico desde que fue diagnosticado hace dos años con cáncer en la faringe y luego metástasis en un pulmón.

Desde el comienzo de la enfermedad, Luis fue sometido a los tratamientos invasivos que se aplican en estos casos, provocándole fuertes dolores que lo obligaban a permanecer en su cama y que ningún fármaco (como la morfina y el tramadol) podían quitar, según él mismo explicó.

En comunicación con Pulso Noticias, Luis contó que “no fue secuestro, fue robo. Se llevaron cuatro plantas de mi casa”. A su vez, aclaró que es mejor hablar de uso terapéutico y no medicinal. “La planta no cura, lo que te da la planta es calidad de vida, que es lo que buscamos todos nosotros”, puntualizó sobre los casos de pacientes oncológicos.

“Cuando me sometí al tratamiento de rayos y quimioterapia por mi enfermedad me trajo consecuencias muy feas, como falta de sueño, dolores de garganta, de cuello, y eso no lo solucionas con la medicación que te dan los médicos, eso lo encontré vapeando y consumiendo el aceite de cannabis”, relató sobre su tratamiento.

Luis se refirió además al reciente fallo de la Justicia que rechazó el pedido para que le devuelvan las plantas y dijo que “es muy falto de humanidad porque no se está contemplando la salud de una persona”.  “No consumo ningún otro tipo de medicamento gracias al consumo de cannabis”, comentó sobre los beneficios de la planta. “La Justicia tiene que actualizar sus leyes prehistóricas”, se quejó.

“Hoy somos cientos de miles de personas demandando la legalidad por el bienestar que hemos encontrado en el consumo de cannabis y en la calidad de vida que nos da, además de todo el trasfondo que tiene en relación a toda la industria que hay detrás”, opinó. Y cerró: “Es hora de que legalicen de una vez por toda la planta para todos los que la estamos usando”.

El pedido de la Defensoría

Desde que le quitaron sus plantas, “Tití” se presentó ante el fiscal de turno Esteban Pedernera, quien días atrás se expidió considerando que este caso no está incluido dentro de la ley actual de cannabis y que no existían antecedentes para poder resolver la restitución de las plantas.

Ante la negativa de la fiscalía, la Defensoría del Pueblo de la Provincia tomó intervención ante el Juzgado de Garantías para que resuelvan la devolución de lo secuestrado, sosteniendo que la situación deja a los usuarios de cannabis en un estado de riesgo, generando problemas de salud.

“No devolverle las plantas es negarle el tratamiento y perjudicar su salud”, expresó el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, sobre el reciente fallo judicial. “Esta situación absurda tiene que cambiar cuanto antes. Está en juego la vida y la salud de muchas personas que encuentran en esta terapia una forma de sobrellevar mejor una enfermedad y mejorar su calidad de vida. Vamos a acompañarlo y apelaremos esta resolución”, sostuvo el funcionario en su cuenta de Twitter.

El eje en el autocultivo

Por su parte, Ana Daneri, integrante del Colectivo de salud comunitaria y cultivo de cannabis La Semilla, expresó a este medio que a Luis “lo estamos acompañando desde la organización” y que “es un momento muy complicado porque no paran con los allanamientos y la persecución”. “El atraso a nivel judicial que hay sobre el tema es terrible”, agregó.  

“Conozco todo el proceso de Luis y sé que los resultados desde que comenzó a consumir cannabis fueron asombrosos, sin contar que le daban seis meses de vida y hoy los estudios le dan muy bien. Esas plantas son esenciales para seguir con su tratamiento”, contó sobre el caso.

“Lo que hablan ambas presentaciones de la Justicia hablan de que sus patologías no están dentro de la única patología que contempla la ley 27.350, la epilepsia refractaria, y esa es una de las grandes falencias de la ley actual”, detalló Daneri. Y agregó: “También se basan en que no está permitido el autocultivo y que no hay otros casos en los que ellos se puedan apoyar, pero la verdad es que hay muchos precedentes en la Argentina sobre este tema”.

“Hay fallos que también lleva la Defensoría que son de acá de La Plata, en los cuales se le entrega el cultivo a través de un cultivo solidario”, ejemplificó. “Desde La Semilla creemos en el autocultivo como la única forma de combatir el narcotráfico y saber lo que consumimos”, explicó.

“Nuestro objetivo principal como organización es el autocultivo, sobre todo a nivel salud, cuando hablamos de cannabis terapéutico”, relató y reforzó la idea de Luis: “No es medicinal porque no es una medicina, es un tratamiento alternativo y es una planta”.  

Comentarios

- Advertisement -