Asalto al geriátrico: “No te tengo miedo, soy madre de un desaparecido”

El jueves a la madrugada un hogar de ancianos ubicado en pleno corazón de Los Hornos sufrió un robo por cinco hombres armados. Allí viven 37 abuelos. Su directora, que fue amedrentada, es Haideé Velazco, Madre de Plaza de Mayo

“Vamos a terminar con esto, mirá, ¿ves ahí en esa campera colgada en la silla? Hay un poco de dinero. Llevátelo y andate, nene. ¿Qué me vas a pegar un tiro? No te conviene. Además, no te tengo miedo porque yo soy madre de un desaparecido”.

Todo eso le dijo Haideé Coca Velazco, directora del hogar de ancianos de la fundación MA.kom ubicado en Los Hornos, al ladrón que le apuntaba en la frente con una pistola. Ocurrió el jueves cerca de la 1 de la madrugada, cuando cuatro delincuentes ingresaron con una llave por la puerta trasera del geriátrico a buscar dinero en efectivo en la habitación de la mujer. “Tenían mal el dato”, concluyó Coca. “El día anterior yo había hecho una transacción en el banco pero no me traje la plata”, explicó a Pulso Noticias.

La valentía de la anciana podría haber diluido la avanzada de los hombres, pero no fue así. No conformes con las palabras de Coca, fueron hasta el salón principal donde los 37 abuelos y abuelas internados en la fundación suelen pasar la mayor parte del tiempo y se violentaron con uno de los enfermeros que se encontraba de guardia. También amenazaron a una de las enfermeras, tal como puede verse en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del lugar.

“Este chico, pobrecito, lo único que quería es que no despertaran a toda esta gente que estaba durmiendo”, comentó Coca, “y ligó unos cuantos culatazos en la cabeza”, relató.

Los ladrones se retiraron con lo poco que habían robado del bolsillo de la campera de Haideé después de diez minutos. “Que les sirva para comer, porque no hay trabajo, está brava la situación, yo entiendo”, afirmó la Madre de Plaza de Mayo y reconocida militante por los Derechos Humanos.

Ella, que creó el hogar con su propio esfuerzo hace más de ocho años “porque se había quedado sola”, reflexionó: “A mí, siendo mujer, siempre se me hizo difícil, todo lo que pudieron me han robado. Cuando estaba construyendo la fundación el albañil emborrachaba al sereno y se llevaba las bolsas de cemento”, contó, “entonces no me extraña que esto haya sido una avivada, más vale que es más la gente buena que me rodea y me ayuda, pero bueno, a veces pasan estas cosas”, enfatizó.

Coca hoy tiene 90 años y recuerda el día que tomó la decisión de fundar Ma.kom (Ma por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y Kom, palabra india que significa “nosotros”). “Mi hijo desaparecido, mis dos maridos muertos, mi hija fallecida de cáncer, estaba sola. Entonces lo fui a ver al presidente Néstor Kirchner y me dijo que piense bien lo que iba a hacer con mi vida”, recordó. “Por eso fundé este hogar, para estar rodeada de gente y dar lugar a los mayores, somos una familia”, dijo. “Acá vienen flacos como pescados y yo los engordo, me encargo de comprar los mejores insumos para que estén bien”, contó la Madre de Plaza de Mayo.

Comentarios

- Advertisement -