Partidos historicos: Argentina 3-2 Brasil, Toronto 2015

En esta entrega, el encuentro correspondiente a la final de los Juegos Panamericanos 2015 de Toronto. Gran remontada luego de estar 1-2 y medalla de Oro luego de veinte años. Un ciclo que tuvo el regreso de Julio Velasco al país para asumir el rol de entrenador del seleccionado. Elogios de Maradona luego de la final

Por Ricardo Baldoni

«Tengo una emoción increíble, un orgullo increíble. Hace un montón de tiempo que no ganamos nada en fútbol, pero ganar este oro es como ganar una Copa del Mundo. Tenemos que aprender del coraje y los huevos que pusieron los chicos argentinos». Diego Maradona se mostraba emocionado en una conversación telefónica con TyC Sports luego de la final. «Tenés que estar orgulloso, pero recontra orgulloso de lo que hace tu hijo adentro de la cancha con la camiseta argentina. Porque él también, como vos, tiene la camiseta tatuada», le expresaba Maradona a Hugo Conte, presente en aquella transmisión.

Los XVII Juegos Panamericanos se disputaron en Toronto desde el 10 hasta el 26 e julio de 2015. La delegación argentina, que estuvo compuesta por 472 deportistas que se desempeñaron en 35 de las 36 disciplinas, tuvo como saldo la obtención de 74 medallas, y la última de ellas fue lograda por el vóley masculino en el día de cierre de competencias.

Julio Velasco retornaba a la selección mayor. Luego de su paso como entrenador asistente del entrenador Young Wan Sohn en el proceso que abarcó la preparación y la disputa del Mundial 82, esta vez asumía como entrenador principal. En febrero de 2014 inició el ciclo y duró en ese rol hasta 2018. Los Juegos Panamericanos serían la segundo competición que afrontaba el seleccionado en 2015.

Argentina arribó a la cita final luego de haber disputado cinco partidos en el certamen. Por fase de grupos quedó en segunda posición tras haberle ganado a Cuba y Colombia y haber perdido contra Brasil. Luego, en cuartos, el seleccionado triunfó frente a Estados Unidos y en semis repetiría el festejo ante Canadá para asegurarse la medalla.

En la final esperaba Brasil, que si bien reservó a sus principales figuras para la Liga Mundial -actual Liga de Naciones-, había demostrado mucha solidez a lo largo del torneo, ya le había ganado al seleccionado en fase de grupos y contaba con la estadística nada despreciable de no perder una final en mayores ante Argentina hacía 33 años, desde la final por los Juegos Suramericanos de Rosario 1982.

El 26 de julio el partido arrancó muy parejo. Argentina se llevó un trabajado primer set por 25-23, sin embargo Brasil equilibró la balanza a su favor para manejar el ritmo del partido y llevarse los dos siguientes parciales. Argentina se mostraba con nerviosismo y no lograba fluidez en el juego.

El cuarto set quizás fue el más vistoso de todo el certamen: duró 32 minutos. Allí Argentina estaba abajo en el marcador de 13-16 y poco a poco logró acercarse hasta igualar las acciones en 20. Un muy oportuno saque ganador del opuesto Martín Ramos puso al equipo 24-23 y Argentina no desaprovecharía su primer set ball para forzar las acciones hacia un quinto set, donde llegó a través de un bloqueo del recién ingresado Luciano Zornetta.

Con la misma concentración, Argentina aprovechó el envión del parcial anterior y salió al tie break decidido a llevarse el partido. A la ofensiva efectiva de Conte se le sumó bloqueo -se destacaron Gauna y Solé- para que Argentina lograra una ventaja que no la largaría hasta que el pitazo final. La defensa colectiva para neutralizar los desesperados intentos de Brasil y la tranquilidad en ataque en un momento clave, resultaron vitales para que se desatase el festejo argentino. Después de 20 años, Argentina se consagraba campeón panamericano. Fue triunfo 3-2, con parciales de 25-23, 18-25, 19-25, 25-23 y 15-8.

«Claramente es mi logro más importante. El panorama estaba negro, veníamos perdiendo como en la guerra, pero entraron chicos desde el banco y dieron una energía nueva», expresaba un emocionado Facundo Conte una vez terminado el partido. El punta jugó un partido consagratorio al anotar 23 puntos en la final para luego ser elegido MVP -jugador más valioso del torneo-.  Cabe destacar que el seleccionado se volvería a alzar con el trofeo Panamericano en Lima 2019, ya con Marcelo Méndez como entrenador.

También fue el triunfo de una generación de jugadores de vóley decidida a escribir su propia historia en el seleccionado mayor. Un proceso que tuvo en los Juegos Olímpicos de Río 2016 quizás su mejor versión, pero en aquella ocasión Brasil tuvo su revancha y se quedó con el partido en los cuartos de final. Muchos de aquellos jugadores continúan en este presente buscando poner a la Argentina en lo más alto, tal como lo hicieron en Toronto.

El plantel que disputó aquellos Panamericanos estuvo compuesto por: Nicolás Uriarte, Luciano De Cecco; José Luis González, Martín Ramos; Sebastián Solé, Maximiliano Gauna, Pablo Crer; Javier Filardi, Facundo Conte, Luciano Zornetta, Ezequiel Palacios; Sebastián Closter.

Fuentes: FeVA, Diario La Nación, TyC Sports

Comentarios

- Advertisement -